15.10.06

Un provinciano en Madrid: la llegada

Hoy he llegado a Madrid. Voy a estar aquí un mes y medio por motivos de trabajo, haciendo un curso.

Aunque pienso ir a casa todos los fines de semana (excepto uno, en el que probablemente vengan mi mujer y los niños), me ha costado un poquillo despedirme. Por los tres, pero especialmente por Carlos; es la primera vez que me separo de él, y además es tan pequeño que en cinco días seguramente ya lo notaré cambiado.

Y, ya que me he tenido que levantar de mi silla, si me lo permiten, y sobre todo si me lo permiten los residentes en Madrid, voy a aprovechar que estoy aquí para contarles qué veo.

Espero no ser muy previsible y evitar los tópicos comentarios que cualquiera de los que venimos de un sitio pequeño hacemos sobre la vida en la capital. Aunque no puedo resistirme a comenzar diciéndoles que:

- De Barajas a donde estoy viviendo (en el centro de Madrid) he tardado exactamente el doble que desde mi casa hasta el aeropuerto de Santiago, que está a más de 100 km; y el doble que desde Santiago a Barajas.
- El trayecto en bus desde la T4 hasta la T2 ha supuesto hacer más kilómetros que los que hago de media en una semana en casa.
- Más de una hora de metro me ha servido de tratamiento de choque: sudor, olores, aire de dudosa procedencia, y paisaje humano variopinto.
- Tengo la nariz completamente seca.

Mañana empiezo el curso, y me temo que intentarán hacerme trabajar; pero, a pesar de todo, trataré de estar con ustedes un rato cada día.

26 comentarios:

  1. Las ciudades deberían tener entre Trscientos y quinientos mil habitantes.
    La cantidad justa para disponer de todo. Y la comodidad de las distancias razonables con un servicio público decente.

    ResponderEliminar
  2. Ya sólo falta que pilles un par de taxis.
    Ya verás ya...

    No hay gremio más facha en ningún lugar del mundo. Ni más pelma, porque eso de que según te subes se te pongan a hablar de política (con la COPE a TOPE) es ya la leche.

    Otrosises...no hay taxis más mierdosos ni más malolioentes... tampoco.

    AJ!
    M.

    ResponderEliminar
  3. A pesar de los muchos inconvenientes (sobre todo en tiempo) y de los tópicos, Madrid te encantará. Viví nueve años en esa ciudad que creo que sigue siendo, como dijo Machado, "rompeolas de todas las Españas". Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  4. Así que por los madriles, ¿eh? Pues a ver qué nos cuentas tú que ya no nos sorprenda a los que aquí (sobre)vivimos.

    Muchos besos. C.

    PD. Sí, sí, Miranda. Toooooda la razón. Sólo he pillado, en siete años, un taxi decente en la capital del reino. Me puso a Nick Cave (un "cantautor" australiano) y todo. Casi lo fliplo.

    ResponderEliminar
  5. Que conste, Juan, que ya conozco Madrid; no he vivido nunca aquí (sí en la provincia), pero he estado bastantes veces, algunas de varias semanas.

    Calamidad, tendrás noticias mías...

    Miranda, un abrazo; me temo que no salgo del metro.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  6. Ah, Juan, y que me gusta. Eso sí, siempre y cuando tenga suficiente dinero y no tenga que trabajar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Uy, me iría ahora mismo con los ojos cerrados...

    Cómo me gusta Madrizzzz. Una curita de globalización, aturdimiento, mogollón de movimiento nunca viene mal. Es como pisarle un poquito al coche de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  8. Has venido en la mejor época posible, Porto. Madrid, para mí, es más Madrid en otoño. No te pierdas el Retiro, por ejemplo.

    Y sigue usando el metro, es el mejor del mundo con mucha diferencia aunque tengo que decir que yo no tengo tan mala suerte con los taxis, las veces que los cojo, me tocan, en un porcentaje elevado, taxis limpios y taxistas educados que hasta atienden mi petición de que me apaguen la radio si, por casualidad, están escuchando la SER.

    ResponderEliminar
  9. Muy agudo el comentario de Pau.

    Y para solaz propio y envidia cochina de los habituales de este blog, decirles que comparto curso con el Señor de Portorosa, que estamos sentados codo con codo, y que espero que se me peque algo de su fina ironía y sentido estético de la vida. Amén de compartir el carretón de trabajos que hoy mismo, de una sola tacada y con alevosía y diurnidad, nos han encargado.

    Yo, a diferencia de él, ya vivo en Madrid, que me ha adoptado como hijo putativo suyo.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  10. Lo que pasa, T, Donna, es que, como he dicho y ha remachado Rythmduel (¡vaya principio de curso, se adivina un verdadero tostón!), poco tiempo libre preveo tener. Si no fuese así, pues encantado (lo que pasa es que echo de menos a los míos...).

    Hoy, para que no se dijese, me he bajado del metro un par de paradas antes, en Sol, y he venido a casa (de unos amigos que me acogen) andando y mirando.

    ResponderEliminar
  11. Ah, no me hables de la T4, por favor. Esta semana les comento a un par de alemanes que si te toca tránsito por Barajas ahorras tiempo tirando a la basura la maleta, porque total la van a perder igual. Ellos me dicen "pero si ahora tenéis terminal nuevo y moderno, ¿no?". Contesto: "Pues por eso".

    Bueno... disfruta del cambio, si puede ser. Madrid es una ciudad cómoda que se deja usar (siempre que no conduzcas), pero es cualquier cosa menos carismática o atractiva. No viví demasiado tiempo allí, pero el recuerdo que guardo es curiosamente neutro. Muy buenos conciertos, eso sí.

    Lo que dice pau... estoy intentando imaginarme esas ciudades chinas de quince millones de habitantes. Curiosamente dicen que ahora son muy seguras, agradables, modernas, cómodas. Pronto las conoceré (hoy Porriño, mañana el Mundo).

    ResponderEliminar
  12. Bienvenido de nuevo a mi pueblo, un poco escacharrado ahora y siempre a pesar de los pesares y de lo que estamos sufriendo y de lo que sufren nuestros bolsillos con el "mariquita" del alcalde.
    También vivo en el centro de Madrid.
    Tiene lo bueno y lo malo de una gran ciudad y salvo que me confunda, la gente es acogedora y amable, aunque hay de todo, es normal.
    Desde luego, poco te vas a poder sentar en tú silla.
    Las despedidas duelen.
    Si necesitas algo, me das un toque por aquí y me hago visible en un plis -plas.
    Saludos
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Que conste que no me perdieron nada de nada, y que todo fue bien. ¿Conciertos? ¡Si es que no tengo tiempo!

    Gracias, Luna. A mí también me parecen simpáticos, una vez estableces contacto (antes, por ejemplo si tropiezas con alguien en el metro, parece que hablar estuviera prohibido).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Lo que pasa en el metro, Porto, es que es un lugar de recogimiento y acercamiento de unos con otros de manera intensa en horas punta, je.

    No sé donde se te puede escribir al correo, no lo encuentro.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. la anónima anterior...luna

    ResponderEliminar
  16. En mi perfil lo tienes, Luna.

    ResponderEliminar
  17. La T-4 no tiene la culpa. Es un edificio extraordinario, muy bien concebido. Otra cosa es que AENA lo gestione de pena y que las compañías de handling hagan lo propio con los equipajes.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, pero que quede claro que yo de la T4 sólo he dicho que estaba lejos, ¿eh? Y a mí también me gustó.

    ResponderEliminar
  19. Portorosa, creo que Sabina compuso esto para esta ocasión.


    Allá donde se cruzan los caminos,
    donde el mar no se puede concebir,
    donde regresa siempre el fugitivo,
    pongamos que hablo de Madrid.
    Donde el deseo viaja en ascensores,
    un agujero queda para mí,
    que me dejo la vida en sus rincones,
    pongamos que hablo de Madrid.
    Las niñas ya no quieren ser princesas,
    y a los niños les da por perseguir
    el mar dentro de un vaso de ginebra,
    pongamos que hablo de Madrid.
    Los pájaros visitan al psiquiatra,
    las estrellas se olvidan de salir,
    la muerte viaja en ambulancias blancas,
    pongamos que hablo de Madrid.
    El sol es una estufa de butano,
    la vida un metro a punto de partir,
    hay una jeringuilla en el lavabo,
    pongamos que hablo de Madrid.
    Cuando la muerte venga a visitarme,
    que me lleven al sur donde nací,
    aquí no queda sitio para nadie,
    pongamos que hablo de Madrid.

    ResponderEliminar
  20. Dicen que de Madrid al cielo... porque es imposible sobrevivir a esta ciudad. De amarla con fervor he pasado a odiarla con ardor. Hoy lleva lloviendo todo el día, cosa poco habitual, y la ciudad se colapsa más de lo normal. Se cortan las lineas de metro, hay atascos que impiden moverse, las aceras están levantadas y es inevitable llenarse de barro. Si yo viviera en Santiago no me asomaba por aquí ni por prescripción facultativa. Es más, estoy manos a la obra, a ver si consigo salir de aquí antes de cumplir los 30.

    ResponderEliminar
  21. Porto pásate por el Ayuntamiento que creo hacen unos tours turísticos estupendos y totalmente gratis para visitar la 'M-30'
    Mucha paciencia Porto, el tiempo pasa rápido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Hola Porto,
    Bienvenido a mi ciudad. Aunque no he nacido aquí, es la mía. Como de tantos.

    Y su centro, justo mi sitio.

    Bienvenido.

    Xavie

    ResponderEliminar
  23. Espero que mis paisanos te traten bien. Depende de la suerte que tengas, porque hay de todo (es uno de los encantos de Madrid).
    A mí, me encanta pero claro, voy de vacaciones, la familia nos recibe como a hijos pródigos, puedo pasear por el Retiro, pasarme una mañana o una tarde en La Casa del Libro, ir al cine, al teatro...
    (Por fin he recuperado oído y habla)

    ResponderEliminar
  24. Buenos días.

    Gracias a todos por los ánimos, aunque os aseguro que vengo con espíritu positivo y espero pasarlo bien, como siempre que he estado en Madrid.
    Así que, Xavie y Malambruno, disfrutaré de vuestra ciudad todo lo posible.

    ResponderEliminar
  25. jajaja, espero que ahora nos comprendas mejor

    ResponderEliminar
  26. Lo de la nariz es verdad, todos los años cuando vuelvo de Vilagarcia es lo primero que me dice que ya he vuelto. Y eso que con la lluvia la cosa mejora.

    ResponderEliminar