18.12.06

Kafka se quedó corto

Caso real, en el que los nombres de los (organismos de la Administración) personajes han sido modificados para evitar posibles e indeseados reconocimientos:

  • Imagínense que hay una oficina que se ocupa de comprar cosas; a ella le hacen las demás las peticiones de material: COMPRAS.
  • Otra que lleva la contabilidad de todas las oficinas y centraliza la documentación relacionada con los contratos (entre los que se incluyen las compras), los haya hecho quien los haya hecho: CONTABILIDAD.
  • Y otra más que se ocupa de fiscalizar e intervenir los gastos, comprobando que se ajustan a la legalidad; y que para ello debe comprobar toda la documentación que gestiona CONTABILIDAD y, en caso de observar alguna irregularidad, pedir que se revise y se modifique o, si ha lugar, se explique: INTERVENCIÓN.

Pues bien, secuencia:

  1. CONTABILIDAD necesita algo, por ejemplo una mesa; se la pide a COMPRAS.
  2. COMPRAS le pide cierta documentación preceptiva a CONTABILIDAD, como peticionario; y una vez la recibe realiza la compra.
  3. Una vez comprada la mesa, COMPRAS rinde toda la documentación a CONTABILIDAD, como responsable.
  4. CONTABILIDAD le envía todo el expediente a INTERVENCIÓN para su fiscalización.
  5. INTERVENCIÓN comprueba dicha documentación y le dice a CONTABILIDAD, como responsable, que hay un fallo, y que qué pasa.
  6. CONTABILIDAD, como hace siempre, mira quién ha hecho el contrato: ha sido COMPRAS, así que le hace llegar la documentación, con la notita de INTERVENCIÓN, pidiendo explicaciones.
  7. COMPRAS la recibe y comprueba quién pidió la mesa: CONTABILIDAD, así que le manda todo y le dice que se explique.
  8. CONTABILIDAD, como peticionaria original, recibe todo y dice ah, sí, no, es que..., y se explica, y le envía la explicación a COMPRAS.
  9. COMPRAS, habiendo recibido esa explicación, se la remite a quien se ocupa de hacérsela llegar a INTERVENCIÓN: CONTABILIDAD.
  10. CONTABILIDAD, como responsable (no como peticionaria, claro) recibe todo (por fin, dice, ya era hora) y lo envía a INTERVENCIÓN.
  11. INTERVENCIÓN ya tiene la explicación que buscaba. Si está conforme, bien; si no, le preguntará a CONTABILIDAD (responsable), ésta a COMPRAS, ésta a CONTABILIDAD (peticionaria), etc., etc., etc.

Yo creo que, al lado de esto, lo que le sucede al protagonista de El proceso es un paradigma de lógica administrativa, diligencia profesional y eficiencia.

18 comentarios:

  1. A qué me suena.
    Te escribo desde la oficina (Servicio de Prespuestos y Tesorería).
    A menudo me aplico aquello que se decía en el Libro del desasosiego por Fernando Pessoa: “Sólo dos cosas me ha concedido el destino: unos libros de contabilidad y el don de soñar.”

    ResponderEliminar
  2. Ya. No me extraña, Diario; a veces yo también lo he pensado (lástima que por mucho que uno sueñe no llegue donde don Fernando).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Te juro que lo he leído con atención varias veces, pero a partir del punto en el que la parte contratante de la otra parte... le devuelve el hilo a Ariadna para el visto bueno, no he sabido salir del laberinto... ¿Es real?

    ResponderEliminar
  4. Juan domingo, te garantizo, con conocimiento de causa, que es terriblemente REAL y COTIDIANO.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Juan es real, sin exagerar ni distorsionar ni un ápice.
    Ocurre, de todos modos, que si no conoces el funcionamiento de todo eso, al sinsentido que trato de describir hay que sumarle el engorro de acordarse de qué hace cada uno de los que aparecen, y todavía es más complicado.
    Pero, en cualquier caso, te aseguro que incluso "desde dentro" resulta demencial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ah, nos hemos cruzado. Bueno, esperaba el comentario de Rythmduel para corroborar mi historia.

    ¿No es de locos, Sebas? Lo he visto hoy, en lo que me ha parecido el no va más del absurdo burocrático. Pero por lo menos me he reído yo solo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A mí me gustaría conocer al que ideó este tipo de procedimientos. ¿Entre qué grupo de personal del manguito y la visera estaba el Gutiérrez que saltó voluntario: yo, yo, yo me sé cómo organizar este caos, para separando el grano de la paja, iluminar a la masa con sus: a esto lo vamos a llamar notificación, a esto acta, a este señor de Murcia, Jueves? ¿Y cómo llegó este buen hombre a sus conclusiones? ¿Cómo antes de poner once o doce o trece o veinte días, dijo, no, diez, los plazos para tatatá tienen que ser de diez —un poner— y se quedó más ancho que largo?

    Tú fíjate. También. Ahora me quedo yo con la duda.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Pues si te cuento la que tengo yo liada por la convalidación de una mísera asignatura de francés...

    ResponderEliminar
  10. Yo, durante muchos años funcionaria de la Generalitat, añado a este despropósito el dramatismo de ser consciente de lo absurdos e inútiles que son muchos de los pasos que damos y lo sereno y centrado que debe ser uno para no mandarlo todo a...

    ResponderEliminar
  11. Si yo quiero usar un texto, lo fotocopio y se lo reparto a los alumnos para discutirlo en clase. Sin embargo, ahora, en los institutos afectados por la "calidad" he de guardar un ejemplar para adjuntarlo en el módulo de actividad (diario) y en la memoria del curso; documentos normalizados en los que debo justificar el uso y "trazado" de dicha fotocopia. Resultado: ya no fotocopio y ahora me dedico a dictar el texto para ahorrarme el incordio de la estúpida burocracia que me roba el tiempo de preparar clases sin mejorar nada el resultado académico de los alumnos.

    ResponderEliminar
  12. Siempre digo que por la vida que llevo, un día me divorcian....
    si tuviera que hacer algo así....dejaría que me suicidaran incluso.....que horror.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Buenos días.

    Supongo, Donniña, que no hay ni ha habido individuo con capacidad y alevosía suficientes para idear todo esto él solito. Esto sólo ha llegado a ser lo que es tras generaciones y generaciones de burócratas pensando (en su tiempo libre en horario laboral) cómo justificar sus puestos de trabajo muelle.

    Antonia, es que llega a hacerse tan cuesta arriba seguir el absurdo guión, ¿verdad? Es una tortura psicológica en toda regla. Me río yo de Sísifo y su provechoso subir piedras montaña arriba.

    No soy capaz, Alexandrós, de tachar de un plumazo todas estas iniciativas de mejora de calidad, porque yo he vivido algunas de cerca que en mi opinión habrían sido útiles... si no se hubiesen encontrado con la férrea oposición de los TRABAJADORES INERCIALES UNIDOS, que no dan un palo al agua porque reservan todas sus energías para defenderse con uñas y dientes de cualquier cambio.
    Pero, no me malinterpretes, el caso que tú cuentas (que conocía más o menos) sí me parece un claro ejemplo de vamos a marear la perdiz mucho mucho hasta que parezca que estamos haciendo algo. Como si alguien pudiese o quisiese leer esos exhaustivos informes que os piden (o piden a otros en otros ámbitos), y, mucho menos, fuese a extraer conclusiones.

    Danae, en el blog de Colin Davies que tengo enlazado ("Thoughts from Galicia"), este inglés afincado en Pontevedra se harta de contar laberínticos procedimientos burocráticos, que a él, con más razón, le resultan abominables e incomprensibles.

    Luna, tú da ánimos, mujer, da ánimos...

    Besos y abrazos a todos... por triplicado (y perdón por las siempre injustas generalizaciones; léase en clave de humor, s.v.p.).

    ResponderEliminar
  14. Mi felicitación para los días y el nuevo año:

    A todos os deseo:

    Que las palabras más hermosas os acompañen durante el 2007,2008,2009 y más....

    Es un placer compartir,

    Luna

    ResponderEliminar
  15. Porto, totalmente de acuerdo en los TIU, pero que todo documento tenga a su vez dos subdocumentos para corroborar la existencia del primer documento, conlleva algo más que un criterio burocrático-normalizador. Implica también --en la enseñanza--un concepto previo del sujeto que puede ser normalizado (aenorizado).
    Lo que puede ser muy apropiado para determinados procesos productivos en los que la relación con el objeto (mercancía) está suficientemente estandarizada, en un proceso de educación implica que la educación ha de ser "traducida" a una lengua que encaje en el proceso productivo que convierte a los estudiantes-clientes en objetos de una cadena de producción externa a ellos. Educar se entiende, entonces, como una actividad administrativo-productiva intercambiable con otros procesos, porque la "calidad" tanto sirve para una lavadora como para un alumno. No en vano los inspectores son los mismos.
    Una anécdota para terminar: en el insti que tú tan bien conoces, el porcentaje de aprobados en la selectividad fue 100%. En el que ahora estoy un 37%. Seguro que, aunque sea poco, algo tiene que ver.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Igualmente, Luna. Un beso.

    Alexandr�s, totalmente de acuerdo. Es m�s, creo que la extensi�n de criterios y procedimientos econ�mico-empresariales a otras actividades tiene algunas consecuencias francamente negativas. He discutido alguna vez de esto con un amigo economista, a prop�sito de la gesti�n, por ejemplo, de los hospitales, y jam�s nos ponemos de acuerdo. Creo que las cosas se desvirt�an, y las prioridades cambian a peor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Genial!.

    Un abrazo.

    Shlomit.

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Shlomit. Y bienvenida.

    ResponderEliminar