3.3.12

Manolo

Para algunos, Pepiño. Se fue ayer a casa, retirado.

Perdemos un compañero entrañable, una persona solícita y amable. Yo pierdo sobre todo a alguien con quien charlar, un conversador culto y curioso que sabía escuchar.
De Manolo se podrían contar muchas cosas. Muchas. Unas circunstancias muy particulares y nada fáciles hicieron de él alguien muy peculiar, con una personalidad muy poco común y una vida incluso difícil de concebir desde fuera.

Una vida sobre todo solitaria (si por el spam no fuera, mi casilla de internet estaría muerta, oxidada, olvidada..., escribía ayer) que probablemente ahora lo será un poco más. Aunque los gorriones de su terraza, a los que les desmiga magdalenas, estarán más alegres.

A por la prensa

(...) para mi es como un preámbulo de mi futuro camino hacia el cielo.
Digo camino hacia el cielo porque la calle y la acera por la que voy subiendo caminando aparece con una luz tenue y bellísima de las farolas que me iluminan, para terminar en las cúpulas de la concatedral, donde me bautizaron con los tres nombres de José, de Manuel y por mi abuela (...) también María.

Todo lleva a una simbología divina, etérea... celestial.


Lo que es seguro es que nosotros vamos a estar mucho más solos sin él.

8 comentarios:

  1. A mí me va a dar pena no saber de él.
    Espero que os escriba y así, seguir sabiendo de su vida.

    Feliz jubilación, Manolo, que la disfrute usted mucho.

    ResponderEliminar
  2. Manolo lee el blog. Y te conoce, Filla, y conoce a NáN, le gustan las fotos de David, sabe de La Independiente, y sigue, sobre todo (tiene querencia por Chile) a Rociolat.
    Así que seguro que no andará muy lejos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Fer pero quien es Manolo que no me entero...Oye supongo que es de por alla de Ferrol!

    A proposito no entendi aquello que me pones en tu mail de lejano y exotico, luego pienso que quiza seamos los judios un poco de emblematicos en todo, en como vivimos, en donde vivimos, que queramos o no, son verdaderos guetos, nos apoderamos de sitios, nos identificamos con estilo propio, estamos siempre en la palestra, y creeme que siempre he pensado que he tenido una vida normal hasta que otros, como tu me recuerdan que no...

    Si Manolo lee el blog, pues que se ponga en contacto conmigo y se venga a Chile de vacaciones que vera como quieren en Chile al amigo, cuando es forasteroooooo!!!!(8)(8)...

    Fer

    ResponderEliminar
  4. Ro, Manolo era hasta hace dos días un compañero de trabajo. Vía internet, ha tenido algún que otro contacto con paisanos tuyos, y lo chileno le toca especialmente; supongo que por eso te sigue con interés.

    Hablar de una comunidad judía en NY es lejano y exótico para mí; y saber que has compartido calle con Woody Allen, más.

    ResponderEliminar
  5. Manolo, Pepiño, suerte. Porto, le vas a extrañar mucho.

    ResponderEliminar
  6. Hasta pronto "Pepiño".
    Para los que te conocemos y para mí particularmente, me gustaría dejar constancia aquí de que, ha sido un placer compartir contigo momentos de café (que tú no has tomado) que siempre amenizabas con una excelente conversación, siempre interesante y entretenida.

    Ahora sobre todo tienes "Tiempo" para acordarte de tus compañeros.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Manolo Pepiño: lo de "si no fuera por el spam" me ha llegado. No puede ser solitario quien tiene una excelente conversación. A no ser que lo busque a propósito, que no cruce la calle para llegar a compartir palabras.

    Me tengo que enterar ahora que sabías de mi existencia, que habías leído comentarios míos. De ti, solo sabía algunas cosas que contó Portorosa, que te aprecia.

    Yo estoy en el paro, esperando la pronta jubilación, tengo todo el tiempo para hacer lo que siempre deseé, así que te puedo decir que nunca había sido tan feliz.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias, de su parte, NáN, Aroa, 1730. Os digo yo que os lo agradece.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar