3.2.09

Virtuosos

¿A partir de qué edad empieza el varón hispánico a silbar todo, absolutamente todo, así sea un pasodoble o La noche transfigurada, con gorgoritos?

¿Y por qué, Dios mío...?

23 comentarios:

  1. Más interesante es la reflexión..¿ a qué edad el varón hispánico se da cuenta de que está continuamente haciendo ruido??. Lo de silbar un pasodoble..háztelo mirar.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Pero bueno, es el colmo!!

    ¡A mí no me pasa eso del post, Molinos mía! Es sólo algo que observo desde siempre en los señores.

    Es más, tenía un amigo tan aseñorado que a los treinta y pocos ya silbaba (y cantaba) así.

    ResponderEliminar
  3. - Cariño...estas canturreando..¿ te puedes callar un poquito que estoy intentando leer??.
    - YO??? canturreando??...NI DE COÑA.
    - Si, rey moro..exactamente los coros de Nabuco.
    - de verdad..que te lo inventas todo.


    sin comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/2/09 12:39

    El silbido es anterior al habla. Lo aprendimos del viento, que ruge y susurra, exaspera y calma.


    Sirwood.

    ResponderEliminar
  5. a mí me pasa desde.. los ocho años?, más o menos, diría yo, con el agravante de que nadie que me escuche dice que eso sea cantar

    ResponderEliminar
  6. Pero, Koldo, yo hablo de silbar; de silbar, no de cantar...

    ¿Hoy no me entiende nadie, o qué?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ja, ja!!! Yo tenia un tio que siempre silbaba, y cuando era pequeña me dejaba alucinada cuando hacia esos gorgoritos, me parecian imposibles, y aun me lo parecen...
    Pero no creo que sea cosa de varones hispanicos solamente, el otro dia conoci a un taxista chino, muy simpatico, que estuvo silbando durante un rato y luego, cuando vio que me hacia gracia, me canto el resto del trayecto, nos reimos mucho los dos sin enteder lo que nos deciamos, el en chino y yo en ingles, un cuadro, oye.
    Buenos dias. Hoy esta nublado en HK.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. El silbido es el exceso de varonilidad convertido en melodía musical que nos sale a los señores del interior, del espacio comprendido entre el plexo solar y el diafragma. Existen dos tipos de silbido, el que se produce con el rozamiento del aire al fricar con los pliegues de los labios cuando se fruncen para ese cometido y, el mejor y más varonil, cuando el aire pasa a través de los incisivos centrales superiores, sin ayuda de la lengua o los labios, salvo para conseguir con su movimento, modulación y colocación, la adecuada entonación de la pieza. Es un acto que sirve lo mismo para afrontar una tarea, para desempeñarla o para felicitarse por el trabajo bien hecho.

    He suprimido el comentario anterior por cosa de una errata de esas.

    ResponderEliminar
  10. ¿También los chinos? Bueno, menos mal que hay pocos...

    ¡Harry, vaya tratado silbático, por favor!
    El silbido asociado a una tarea más bien manual, repitiendo una y otra vez, hasta el infinito y para desesperación de cuantos están a su alcance, los mismos dos compases de una canción de hace 50 años... Odioso, para mí.
    (¡¡Y además a menudo la repite cambiándola un poquito, sin saber entonar del todo la música!!)

    Buenos días, señoras y señores.

    ResponderEliminar
  11. Pero... ¡Ay! Los ipods se están cargando esta hermosa costumbre.

    ResponderEliminar
  12. Se la cargará en el futuro, creo yo, porque los que silban así, por edad, no tienen relación alguna con ipods.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. antes que los silbidos
    a mi lo que me fascina es que marquen el compás con los nudillos en la mesa.

    buenos medios días.

    ResponderEliminar
  14. Nunca supe silbar, ni mucho menos cantar, pero lo que jamás se me habría ocurrido es que tuviera una relación con la edad (en cualquier caso ya no estoy a tiempo).

    Quizá porque uno suele admirar aquello para lo que peor dotado está, siempre me fascinó la habilidad con que algunas personas -generalmente hombres, pero también lo he visto en mujeres- se valen de potentes y modulados silbidos para dirigir la maniobra de un camión o de una potente grúa, acotar las evoluciones de un perro pastor o establecer contacto con alguien en medio de una multitud. Había, cuando yo era niño, un señor de sibido prodigioso que se hacia llamar "El Zorro"... Vale, vale, de acuerdo, no les cuento batallitas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. a mi me pasa algo muy extraño con esto del silbo: no tengo oido para cantar. De pequeño intenté entrar en el coro del colegio, pero ni un la, oyes, ni a la tercera.

    Como era más fácil lo intenté en la tuna colegial. No sabía tocar ni un ritmo con la guitarra, asi que lo intenté cantando... ni una oportunidad, oyes

    pero cuando silbo una pieza...la clavo.

    ResponderEliminar
  16. Buenos días a todos.
    Me gusta que escribas sobre algo que es para mi muy bonito.
    Los hombres silban cuando están muy contentos y cuando están muy tristes.
    Un hombre tenía prohibido llorar sin que se le considerase una mujeruca y escondía el dolor en los silbidos.
    Mi padre era un ruiseñor y yo que era una niña muy lista, aprendí perfectamente la diferencia del trino.
    Y creo que la edad.... pues dpende de la felicidad o de la pena y de lo que ahogue.

    ¿usted ha silbado mucho?

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  17. Yo sí, Luna, yo silbo y he silbado siempre mucho.

    Pero sin gorgoritos verbeneros, que son los que me ponen nervioso.

    Un beso.

    Y buenos días.

    ResponderEliminar
  18. Portorosa, va usted camino de convertirse en un prototipo de macho alfa ibérico.

    silbeme una coplita, va...

    ResponderEliminar
  19. Le juro a usted que no, que mucho tendría que torcerse la cosa.

    Aborrezco la copla, querida.

    ResponderEliminar
  20. ¿Los varones?, mi abuela siempre estaba silbando, pero su sonido era muy personal, era como un soplido, como si silbase intentando no molestar.
    Siempre me llamó la atención, era una costumbre muy rara, porque no llegaba a entonar ninguna melodia conocida, tenía una propia y siempre sonaba igual.

    ResponderEliminar
  21. Pues hasta creo que yo me acuerdo de ella silbando, también.

    A mí tu abuela siempre me pareció una mujer, dadas las circunstacias, muy original. Empezando por la forma de hablar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Claro, tienes que recordarlo, siempre lo hacía, cuando caminaba, subiendo y bajando las escaleras...
    Ya me dirás a que te refieres con la forma de hablar, quizás te refieras a las cosa que decía. Siempre estaba intentado sonsacar información con el truco de que se lo dijo un pajarito, una vecina, una en la tienda...

    ResponderEliminar
  23. Hola.
    Bueno, me refiero a todo: creo que decía cosas originales para alguien de su edad y "condición" (comparada con la mía, por ejemplo; claro que estas comparaciones no son fiables, porque seguramente mi abuela cambiaba al estar yo delante); y creo que incluso la forma de hablar, el tono de broma casi constante que yo recuerdo, también me llamaba mucho la atención.

    Un beso.

    ResponderEliminar