25.2.09

Elecciones gallegas

En un caso, por el candidato.
En otro, por el partido.
En otro, por el partido y el candidato.
Y en el otro, por la candidata.

Sin opciones.

Y de pura desmoralización y descreimiento me planteo no votar.

35 comentarios:

  1. A mi no me gusta ningún candidato ni ninún partido. Solo los peores llegan a lo más alto de la política.

    ResponderEliminar
  2. ¡Noooooooo!

    Querido Portorosa, estoy en desacuerdo total contigo. ¡Hay que votar! Es un derecho por el que se ha luchado muchísimo (y se sigue luchando, claro).

    Aunque sea en blanco. Hay que votar.

    C.

    ResponderEliminar
  3. Ya, Cal, pero...
    Es que votando, aun en blanco, me siento un tonto útil, de verdad.

    Porque mi desencanto afecta a algo más que a las opciones: afecta al sistema, a la falacia en que se ha convertido.

    (Pero lo pensaré.)

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creo que, dadas las circunstancias, es lo mejor que se puede hacer: no votar.

    Y, hombre, decir que se está luchando por votar ¿no es un pelín exagerado?

    Un saludo

    PD: No soy gallego ni vivo en Galicia, así que mi opinión, claramente y en este caso, no vale un pimiento.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido, Orisson.

    Lo que más me repele de no votar son los compañeros de viaje que me hace tener.

    ResponderEliminar
  6. Tiene una gran similitud el seguimiento de los resultados electorales con las puntuaciones del festival de Eurovisión.

    ¿o no?

    ResponderEliminar
  7. Como te entiendo... Una reflexión similar, en otro contexto, he escrito en mis Lentejas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Miss Calamity, me encanta su grito.
    Siempre que hay elecciones me entra la tristeza ante la duda de votar o no votar.
    Se debe votar,es lo importante.El color es lo de menos.
    Por si alguien lo ha olvidado: aquí,en la piel de toro hay una lista inmensa de gente muerta, torturada y encarcelada por pedir la democracia, por tener un voto, una elección. El que lo podamos hacer en libertad se lo debemos a ellos, a sus muertes, a sus heridas y soledades.
    Trabajo muy cerquita de una cárcel muy famosa. Cada día, cuando veo como poco a poco va cayendo, pienso en ellos e imagino muchas de las cosas que allí sucedieron.
    Cada ladrillo que cae es un lamento, una tortura o una muerte violenta por pedir la libertad de la que ahora gozamos.

    No votar, es una falta de respeto hacia miles de españoles de cualquier lugar.
    No hace falta e incluso no importa sentirse tonto útil o inutil, lo grave es olvidar nuestra cercana historia.
    Y no sigo, que me enfado.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Supongo que tienes razón, Luna. Eso ya lo sé; casi todo el mundo lo sabe, por poco que sepa.
    Y no me olvido, no te enfades.

    Pero hay momentos, o circunstancias, en las que tan irrespetuoso hacia los que lucharon por la democracia como no votar me parece poner cara de bueno y comprometido y seguirle el juego a toda esta panda; un juego que, creo sinceramente, los traiciona (a todos aquellos) nueve de cada diez veces.

    Votar, si el voto se convierte en algo simbólico que sólo sirve para tenernos contentos y legitimar un sistema que puede llegar a ser tan malo, no es algo irrenunciable. Y hay veces en que creo que es así, que sólo sirve para eso.

    (¡Joder, es que aquí hay cada joya!)

    Un beso.
    Y saludos a todos.

    ResponderEliminar
  10. Buenas tardes.

    Estoy con Miss Calamity: aunque sea en blanco, hay que votar. Y en el fondo creo que el Sr. Portorosa también, aunque comprendo su desazón (¿desilusión?). Y los compañeros de viaje que deciden no votar...

    Quizá la protesta civilizada sea el voto en blanco. Pero se alza entonces la amenaza del voto útil (qué jugada maestra, los cabrones...): si no nos votas, vendrán ELLOS! ¿Qué hacer? Nos pesa la responsabilidad, porque sabemos que la mayoría en blanco (utópica) nada haría y que los partidos tienen sus huestes disciplinadas que, por número y participación, decidirán ufanos el futuro TAMBIÉN de los descreidos.

    Hay que tener en cuenta que el poder legislativo lo forman precisamente los políticos: ellos hacen la ley y la trampa.

    ¿Qué nos queda? ¿Prostituirnos a favor del "voto útil" o darnos de cabeza contra el muro de la utopía? Llámenme necio, pero el lunes 2 de marzo luciré con orgullo mi chichón: que sepan que no me gusta ninguno.

    Saludos desde la irónica realidad.

    ResponderEliminar
  11. Sr. de Portorosa, le pierden los colores: ¿por qué menciona cuatro opciones (sin opciones)? Si es objetivo, tendría que limitarse a tres (por eso creo que le pierden los colores). De mencionar a cuatro, debería mencionar a seis. Y lo correcto, sería en cualquier caso a los 15 partidos de su circunscripción electoral. ¡Reivindique votos para el AVE (Asamblea de Votación Electrónica)!

    Saludos desde la irónica realidad.

    ResponderEliminar
  12. Buenos días.

    Menciono cuatro opciones porque el resto, como decía en la primera versión del post, ni me las planteo.

    ResponderEliminar
  13. Una vez no voté. Andaba con la repugnancia. Y los que se instalaron, que me asqueaban todavía más, siguen, desde hace casi 20 años, jodiéndome la ciudad y la comunidad. Y sus posibilidades de futuro incluso aunque cambiara el signo, porque las deudas contraídas y las privatizaciones han atado ciudad y comunidad para 30 años.

    Aprendí que mi aguante a lo mefítico debió ser mayor.

    Pero hablo de mí, claro. No me atrevería a ponerme de ejemplo para nada.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo creo que no votar es una opción tan lícita como las demás. Los que lucharon por el derecho al voto estaban luchando por la libertad. Ejercer o no ese derecho es parte de esa libertad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. No María, no se trata de algo como abortar.

    Hay un error en todo esto.

    El voto no es un privilegio obtenido. Es una obligación que tenemos con nosotros mismos. Nos guste o no, hay que pronunciarse.

    ResponderEliminar
  16. Votar supone otorgar una legitimidad al sistema y a sus resultados que yo no siempre tengo claro que merezcan.

    El razonamiento del mal menor, de la mejor de las alternativas, tampoco puede hacernos comulgar con piedras de molino.

    Que conste que hay veces en las que no soy tan derrotista...

    ResponderEliminar
  17. Pues está claríiiiiiiiiiisimo. Los el PP son muuuuuuuuuuuuuuuy malos. Ellos llenaron Galicia de chapapote y creo que son responsables de todo lo malo qeu ha ocurrido en España desde los reyes católicos.

    Los del PSOE, oye, chicos, los del PSOE son otra cosa. Si ellos hacen lo mismo que los del PP, bueno, no es lo mismo porque ellos son de izquierdas y eso es muuuuuuuuuuuy diferente.

    Los del BNG son el mal menor. Esos chicos ayudan a que el PP no gobierne que es de lo que se trata. Y eso justifica todo. Si el PP gana, no pasa nada, porque como necesitan mayoria absoluta pues los fantasticos chicos de izquierda del PSOE, se alian con los del BNG aunque se lleven a matar. Tendrian que presentarse juntos a las elecciones porque van a gobernar juntos, pero no, hacen el paripé de que son distintos.

    No os preocupeis, buenos chicos de la izquierda, que el PP no va a gobernar. Así que todos tranquilos.

    ResponderEliminar
  18. Daniel, por qué hablas de "buenos chicos de la izquierda" si aquí nadie ha hablado de ninguna opción política. A no ser, claro, que creas que defender el derecho al voto es de izquierdas, lo que sí que me preocuparía mucho, que digo, muchísimo

    ResponderEliminar
  19. Buenos días.

    Mientras el sistema electoral no compute la abstención (sería bueno que se declarasen nulas unas elecciones donde la abstención superase a la participación, por ejemplo, en mi opinión) el no votar conscientemente se equipara al que "pasa" de votar. Estoy con Cel.lia en que votar es una obligación, por eso defiendo el voto en blanco como protesta, que sí computa aunque tampoco tenga consecuencias más allá de la estadística.

    Entiendo al Sr. de Portorosa, decepcionado con el sistema al que cree legitimar con su voto pese a que no se lo merezca. En mi opinión, se legitima igualmente al sistema cuando se "pasa" de él, aún cuando el pasotismo sea una forma de protesta. Creo, entonces, en dos opciones para cambiar el sistema: o se combate (y sí, incluyo medios de lucha física, por mucho que los repruebe en una sociedad democrática) o se participa para intentar cambiarlo siguiendo las reglas del juego. Vivimos en sociedad (el sistema), así que participemos, sea desde una asociación de vecinos o cultural, un partido político o sindicato o una ONG. Lo vemos en internet: la participación permite unir intereses diversos en un fin común, de eso se trata. Sería genial y una gran señal de salud democrática ver, por ejemplo, a Quintana en un mitin de Feijoo o viceversa. Es fácil imaginar lo que la ignorancia haría en este caso: insultos, zarandeos, violencia en definitiva. Así nos va. Pero creo que está en nuestra mano mantenerlo o cambiarlo.

    Lo fácil (y en casos de compromiso entiendo que puede ser la decisión más difícil) es "pasar", porque a veces uno se cansa tanto... Señor de Portorosa, si da un paso a trás para coger impulso, ánimo, pero no se quede. No nos conocemos (creo, con internet nunca se sabe), pero creo que se arrepentiría.

    Y estoy con Chapi: nadie ha hablado de ninguna opción política, no hay buenos y malos (el post -que no comentario ;-D-comienza con que no hay ninguno bueno, precisamente), afortunadamente la discusión -examinar atenta y particularmente una materia, según la RAE- no es tan simplista y absurda.

    Saludos desde la irónica realidad.

    ResponderEliminar
  20. Y me atrevo a sugerir la mezcla de culos y política en las elecciones gallegas. Al menos se me ocurre uno para poder admirar, si me lo permiten.

    Saludos desde la irónica realidad.

    ResponderEliminar
  21. me duele decirlo.
    Pero me parece mal ponerse "por encima" de los políticos.

    No solo les alimentamos, a veces hasta nos esquilman.

    Es que, como si tú no te ocupas de la política la política se ocupará de ti, hay una responsabilidad. Que no digo que sea fundar "otro" partido, sino achicharrarles todo lo que podamos.

    Pasado el tiempo de la crítica y la acción, el día de las elecciones creo (repito, en mi opinión) que hay que votar.

    Aunque solo sea para no mostrarse moralmente superior.

    ResponderEliminar
  22. No votar pone en evidencia la distancia entre los votantes y los votados.

    Lo que entiendo que es absolutamente legítimo.

    Y lo que merecerían los candidatos es que el voto en blanco se transformase en escaños vacíos en los respectivos parlamentos.

    Para ahorrar gasto público.

    Y para que se sientan un poco solos.

    Y voto útil... útil para qué? o para quién?

    ResponderEliminar
  23. unoquepasaba26/2/09 22:34

    Útil para el que no gasta yate ni quiere que privaticen la sanidad y la educación. Si os parece poco hablamos de la emigración de jóvenes; con Fraga se largó todo quisque, y no era sólo "por afán de aventura" como llegó a decir el benemérito ex ministro una vez sobre las razones históricas de la emigración gallega.

    Al candidato deberíamos pedirle que sea un buen gestor, sí, y si es simpático o no ya no nos incumbe, si acaso a sus amigos...

    ResponderEliminar
  24. Irónico anónimo, me parece bien su comentario. Excepto en lo de la lucha física, la cual, en mi opinión, necesita de un sistema infinitamente peor que el nuestro para encontrar algún resquicio de justificación.
    (Y yo que creí que nos conocíamos...)

    NáN, casi me convences. En mi defensa te diré esto, para que veas :)
    Pero casi me convence más Morelli cuando habla de distancia entre votantes y candidatos.
    (Y sí, si la abstención supusiese menos asientos ocupados y menos sueldos, ya harían ellos por acercársenos)

    Que conste que, por supuesto, no soy capaz de hablar de sistemas alternativos. Y que a quienes considero culpable, en primera instancia, es a los partidos, no al mencionado sistema; son ellos los que están alejados años-luz de los electores, y de ahí el resultado.
    Pero, como dije en el post enlazado aquí arriba, los partidos son obra nuestra...

    Buenos días a todos.

    (Una vez más compruebo que no hay como hablar de sexo para animar el debate.)

    ResponderEliminar
  25. Buenos días.

    Sr. de Portorosa: lo de la lucha iba referido precisamente a regímenes totalitarios que vulneran los derechos humanos, no a una democracia. Perdón por no haberlo dejado suficientemente claro. Creo que en democracia tenemos que utilizar las herramientas que estan disponibles, por eso me refiero a la participación.

    En cuanto a lo de conocernos, hombre, con internet nunca se sabe, incluso podrías ser ud. mismo o Vicente Araguas ;-D. Aunque en estos días algo nos vamos conociendo, es lo bonito de internet.

    Por cierto, ¿por qué etiqueta la política como SEXO? No será por lo cochino... (Aunque defiendo el acto sexual como hermosa herramienta de comunicación, si hay amor que lo ampare. Me pongo hortera).

    Y elude como torero la referencia a los culos y la política y eso que leí que los culos lo apasionaban, en cierta medida.

    Saludos desde la irónica realidad.

    ResponderEliminar
  26. lo que llamas "esto" es buenísimo.

    En realidad, aparte de mi "voluntad" de votar (quizá porque me fue mal al no hacerlo, quizá porque sé que si estoy en un pueblo con un médico muy malo y otro malo, y enfermo, no me quedo en casa, sino que voy al malo), lo que me importa es como terminas ese texto.

    Todo está en nuestras manos y quejarse de los políticos en los cafés y los blogs no nos hace "menos responsables" de lo que sucede.

    Entre elección y elección, hay muchas ocasiones para debatir, salir a la calle, ser "pesaos".

    ResponderEliminar
  27. Vale, Irónico-man, ya está claro. Me alegro.

    Lo de los culos se me pasó. De los cuatro casos yo sólo miraría para uno (de hecho, ya lo he hecho), pero tampoco es como para echar cohetes.

    Lo de sexo me hizo gracia; sin más.

    NáN, muchas gracias (lo he releído e incluso me ha gustado a mí :D ). Se ve que ahora estoy "de bajón". Pero que conste que me estáis convenciendo...

    ...a votar en blanco, claro.

    ResponderEliminar
  28. Va a llover.


    Sirwood.

    ResponderEliminar
  29. ¿Ah, sí?

    Jo, pues entonces nada.

    ResponderEliminar
  30. Decidete por Antxó Quintana. A mi eso de "estamos haciendo un cambio transformador" me ha llegao.
    Abrazos con brazos

    ResponderEliminar
  31. Si tuvieramos que votar un culo en vez de votar un candidato todo sería mucho más fácil, y seguro que no había tanta abstención ni votos en blanco.

    ResponderEliminar
  32. Nada, para la próxima se convoca un referendum de Miss Camiseta Mojada.

    ResponderEliminar
  33. Despejado.

    Repito: !Despejado!


    Sirwood.

    ResponderEliminar
  34. mejor mister camiseta mojada, para ponérselo fácil a los partidos mayoritarios.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo1/3/09 18:59

    Obviando la maldad y bondad que Daniel atribuye a PP y PSOE,(con pretensión irónica y como reflejo de la imagen que los votantes de izquierda tenemos de la realidad política en el imaginario del votante de derechas, esto es,en el votante del PP) he de decir que el "paripé" existe unicamente en la imaginación de la derecha. A ver: aqui somos todos mayorcitos y solo se engañan los que se dejan engañar o quieren ser engañados. Por otro lado, no deja de llamarme la atención el empeño que algunas personas ponen en alertar de ese supuesto engaño (o paripé, si lo prefieren). En cuanto a que el PP "gane" y no pueda gobernar, resulta paradójico porque, si eso es cierto, hay algo en la proposición anterior que falla o, más claramente, es falso. Evidentemente se trata de una cuestión de interpretación de los resultados. Yo, por ejemplo, creo que si se repite la fórmula de gobierno "bipartito" puede ser que la mayoría de los votantes no quiere que gobierne el PP. Por otro lado:exactamente lo mismo ha ocurrido en Canarias. Si no recuerdo mal el PSOE fue la lista más votada pero gobiernan PP y Coalición Canaria. Y es que al parecer, a los "maliiiiisimos" chicos del PP solo le molestan los bipartitos cuando son ellos los que se quedan fuera. Lo dicho: cuestión de interpretación.

    ResponderEliminar