21.2.07

Vivir


El regalo de la felicidad pertenece a quienes eligen desenvolverlo.
Anónimo

Cuando tu mano encuentre lo que debe hacer, hazlo con todas tus fuerzas.
Eclesiastés

Tú eres tu propia barrera. ¡Sáltala desde dentro!
Hafiz (poeta persa del s. XIV)


Hace unos días alguien me preguntó cómo me veía yo a mí mismo, cuál era el rasgo principal de mi personalidad. Bueno, en realidad la pregunta fue mucho más original: ¿a qué tiendes tú?, me dijo. Y yo le contesté algo tan tonto como que tendía a pensar; que me consideraba, antes que nada, una persona reflexiva.

Esto, que así a bote pronto suena bastante pretencioso, no lo es. Esa característica nada tiene que ver con los resultados. Me considero alguien reflexivo porque reflexiono mucho, no porque lo haga bien. Tiendo a pensar mucho tiempo y sobre casi todo; ahí se acaba el rasgo. Distinta cuestion es si de ese pensar sale después alguna idea que valga la pena; y hasta el momento no parece que sea como para echar cohetes.

El caso es que así me veo yo. Y no sé muy bien por qué, pero me gusta.

Ocurre, sin embargo, que ésta, como todas, es una herramienta que por sí sola no permite a quien la posee ir por la vida con garantías de nada. Con frecuencia esa tendencia a analizar, esa obsesión por tener en cuenta cualquier dato, cualquier circunstancia importante, lo único que hacen es crearme dudas y atenazarme. Pero aun en las ocasiones en que me vale de algo y soy capaz de entender qué me pasa y qué pasa a mi alrededor, lo normal es que me sienta cojo. A lo largo de los años he comprobado una y otra vez que me quedo en la teoría. No actúo; al menos no tanto como debiera. Y las ideas, aun las buenas, se marchitan sin dar fruto [confío en que el lirismo de esta frase no les pase desapercibido]. Me falta voluntad, unas veces en forma de valor para dar el golpe de timón [¡otra!] que exige la situación, y otras en forma de constancia y capacidad de sacrificio para no salirme del camino que creo correcto.

La vida es difícil. Aun la mejor lo es. Y como ya he dicho antes aquí, a pocas cosas temo tanto, yo que no sé lo que es sufrir grandes desgracias ni he tenido nunca la suerte demasiado en contra, como a la frustración, a mirar atrás dentro de unos años, cuando ya sea demasiado tarde, y comprobar que no he vivido, que he malgastado mi única oportunidad.

Y poco a poco me voy dando cuenta de que mi principal enemigo en esa lucha por vivir soy yo mismo.

31 comentarios:

  1. Hola portorosa,
    Leí lo que has escrito, tan bien escrito, y me da un poquillo de timidez decirte algo por si se estropea lo que dices tan bien dicho.
    También me encanta a mi pensarlo todo, pero por intuición.
    Solo eso, que me gustó lo que escribiste esta vez.

    ResponderEliminar
  2. Pues sabes qué?
    Que yo también te veo MUY BIEN.
    Así que..
    Ejm...¿tienes un clon a la vista?
    (Porque me molas tú..!)
    PaquiLou.
    Te beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, sois las dos muy amables. Bueno, PaquiLou es más que amable...

    (Arroba, nada de timidez, por favor. Para hablar está esto.)

    ResponderEliminar
  4. "Y no sé muy bien por qué, pero me gusta". Si me permites la pedantería... decía Aristóteles que ahí está la máxima felicidad del hombre, porque en el pensamiento realizamos lo más humano que hay en nosotros. Así que cuando quiere imaginarse a Dios sólo lo puede imaginar pensándose a sí mismo sin ninguna distracción exterior.

    ResponderEliminar
  5. Por lo que conozco, cuando uno se prepara para una actuación -en el teatro, con un grupo de música- los mejores momentos se viven durante la preparación, en los ensayos, cuando los fallos son inevitables.

    Probablemente la vida se nos va en eso, en el ensayo. Tal vez el truco consista en aceptarlo como tal, y no esperar al estreno para disfrutar. Escribes el guión, tienes a tu alrededor un escenario magnífico, escoges la música e incluso a tu troupe. ¿Importa todo eso menos que los supuestos aplausos que, cuando caiga el telón, no oirás?

    ResponderEliminar
  6. Buenos días.

    Sabía que Aristóteles decía eso, Gregorio, y es algo con lo que siempre me he sentido muy de acuerdo. Tus "pedanterías" son muy bienvenidas (porque no lo son).

    Neogurb, probablemente tengas toda la razón. Y además lo has dicho de un modo brillante, creo yo.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  7. "La lógica es buena para razonar y mala para vivir" Rémy de Gourmont.

    En cualquier caso, a mí también me gusta que seas tan reflexivo, y tampoco sé por qué.

    ResponderEliminar
  8. ¿Porque te doy contestación y contesto a tus preguntas...?

    Yo no estoy de acuerdo con Gourmont. Lo que sí pienso es que la lógica es insuficiente: intuición, sentimientos, fuerza de voluntad, etc., deben complementarla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Buenos días:
    A veces en la vida, hay que dar un golpe de timón.
    No se trata - a mi entender - solo de reflexionar y seguir sentado en una siila o en una playa del Caribe con un mojito.
    La vida es demasiado corta, tan bonita, tan dura....que hay que ser valiente para poder sacar la cabeza por un agujerito..es dificil, pero hay que hacerlo.... a veces.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Ya, Luna, estamos de acuerdo... en la teoría :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es que la teoría se me da genial,
    en la práctica, seguro, no sabría hacerlo...creo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. ...de la selva22/2/07 13:02

    Creo que neogurb tiene toda la razón. Además, y perdona Portorosa, todos alaban tu forma de escribir y tu reflexión –algo con lo que estoy de acuerdo– pero tal vez crees que eso es algo maravilloso, reflexionar y pensar, sobre todo, en que tienes que actuar y tomar decisiones. Lo importante, bajo mi punto de vista, es que actúes, sí, pero no que esa actuación sea una decisión que te vaya a cambiar la vida y evitar que el día de mañana tengas que arrepentirte de no haberla tomado. Tal vez la decisión sea lo que te arruíne la vida –metafóricamente–. La reflexión está bien, pero creo que hay que vivir, más de lo que haces y sin pensar que todo lo que vivas tiene que ser trascendental. Tu reflexión puede llevarte a un pesimismo que, ya que dices que afortunadamente no tienes graves problemas, puede ser el que te lleve a arrepentirte el día de mañana de no haber sido feliz cuando podías. Perdona el rollo, seguro que no dice nada pero está escrito por una “new” optimista. Je, Je!

    ResponderEliminar
  13. Bueno, mi padre Bob Dylan decía "ayer es sólo un recuerdo y el mañana nunca será como pensábamos que iba a ser"

    Somos novatos en la vida, en cada segundo que pasamos por ella. Y sin una segunda oportunidad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. ¿Tú crees que ME contestas? ¿Tú crees que TE contestas?

    Creo que hoy no nos vamos a poner de acuerdo ...

    Yo sí estoy de acuerdo con Gourmont (aunque no practique).

    ResponderEliminar
  15. Amigo Portorosa,no creo yo que "el oficio" del pensamiento sea en nada malo,ni implique una pérdida de tiempo.El mundo,entiendo,que tiene que ser pensado,antes de ser actuado...unas veces se actúa más y otras menos pero no creo que haya desperdicio en nada de lo que nos pasa y,en este caso,le pasa.
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  16. Qué bien explicado, :-)

    A ver, reflexionar no te asegura actuar. Eso es cierto. Pero actuar sin reflexionar tampoco es propio de ti, de tu carácter (y en general, de cualquiera que haya cumplido el montón de años que tú tienes). Perdónate. Déjate llevar por ti. Y que pasen cosas o que no. La línea entre lo que llega a pasar y lo que no, es muy delgada, y sobre todo (fíjate en esto) no siempre depende de ti. Me refiero a que actuar no es siempre "saltar tu propia barrera", abrir un regalo, hacer algo "con todas tus fuerzas". Actuar es más natural, no hay que ser un superhéroe. No hay saltos al vacío.

    Poquito a poquito. Tú piano, piano. Pero haciéndote caso.

    Un beso, cabecita pensante.

    ResponderEliminar
  17. Yo no busco ser trascendental, ni un héroe; busco acostarme contento después de un día normal, e ilusionado pensando en el siguiente. Y a veces conseguir eso exige algo más que darse cuenta de que no se tiene.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  18. ...Pero reflexionar no es solamente sobrevivir, también es vivir ¿no? Y qué bueno ir sumando días sin tener que suscribir los versos de Gil de Biedma: "Que la vida iba en serio..."
    PD: No pude asomarme al post del segundo aniversario del blog. Desde aquí me sumo a las felicitaciones. Y un abrazo. (No sé si el nuevo sistema ha guardado ya este comentario. De ser así, mejor: a felicitación por año).

    ResponderEliminar
  19. Qué quieres que te diga, amigo. Que esta vez tu autoreflexión (no sé si existe esta palabreja) ha surtido efecto. ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO. Pero también añado que en ese continuo diálogo interior, más o menos espeso, radica tu especial valía como persona.

    ResponderEliminar
  20. "Que la vida iba en serio
    lo supimos màs tarde"

    Bicos.

    ResponderEliminar
  21. Buenos días.

    Qué versos más tristes, ¿verdad? Tal y como yo los entiendo, expresan de maravilla ese miedo mío a la frustración.

    Gracias, Juan. Me alegro, Rythm; y gracias.

    Un abrazo a los tres.

    ResponderEliminar
  22. The fool on the hill27/2/07 23:33

    Suscribo al 100% tu reflexión. Y créeme si te digo lo sorprendido y contento que estoy de poder leer algo que podría haber escrito yo (aunque yo no conseguiría hacerlo así). Podría aburrir con mi lista de planes pendientes, y no precisamente por estar realizando otras cosas que no me dejan tiempo. A veces he llegado a pensar que mi verdadero placer es simplemente "hacer planes" y no el hecho de ejecutarlos. La sensación es bastante frustrante, porque realmente pienso si estaré perdiendo el tiempo ensimismado en mis fantasías, y a la vez siento cierta envidia sana de la gente que es capaz de mostrar actividad cada minuto de sus vidas.
    Seguramente podremos pasarnos la vida entera pensando si estaremos en el camino correcto, pero creo que no está tan mal comparado con la gente que toma un camino a ciegas y nunca se pregunta a dónde le llevará; al menos nosotros podemos ver varios caminos posibles, y aunque tardemos en escoger el bueno seguramente acabaremos por dar con él y disfrutarlo al máximo.
    A mí personalmente hay algo que me acentúa este carácter, y es el miedo a cometer errores, creo que esa es la clave para explicar por qué soy así, pero creo que hay cosas que no se pueden cambiar porque me prometí hace algún tiempo intentar disfrutar cada día como si fuera el último y aprender de los errores sin miedo a caer en ellos, y sin embargo sigo siendo el mismo de siempre...

    ResponderEliminar
  23. Sé muy bienvenido, Loco (ya te he visto en el Jardín; espero que te guste la entrada sobre los Beatles de hace unos días).
    El miedo a equivocarnos, tienes toda la razón. Es paralizante, al menos para mí.
    También creo que es mejor pensar de más que de menos (de hecho, ya he comentado que me gusta ser así), pero el problema, al menos en mi caso, no es pensar demasiado, sino sólo pensar y no actuar.

    Un saludo, y gracias.

    ResponderEliminar
  24. Me ha llamado la atención un punto en concreto de lo que dices: "yo que no sé lo que es sufrir grandes desgracias ni he tenido nunca la suerte demasiado en contra." Creo que el sufrimiento es un termómetro perfecto para medir la temperatura de nuestra vida. ¿Cómo era aquello?: para saber lo que vale un beso debes haber probado el sabor de tus lágrimas...
    Reflexionar está bien, siempre que alguna vez te lances al agua de cabeza.

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Yo he sufrido, Antonia. Creo haberlo pasado mal. Pero sé que lo que me ha pasado a mí, objetivamente, no es comparable a las desgracias que viven otras personas. A eso me refería; a mí las cosas, vistas desde fuera, me han ido más o menos siempre bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. The fool on the hill1/3/07 00:41

    Es que realmente el problema es ese, no actuar. Quien no conozca lo que es ser reflexivo no puede ver la riqueza que tenemos, lo que se suele llamar "vida interior"; cuando el miedo al error o al fracaso te atenazan y te impiden actuar es cuando surge el problema, no por el hecho de pensar o analizar y dar vueltas una y otra vez. El pensar es una de mis actividades favoritas, si no la favorita, pero tienes razón en que el no actuar (por la razón que sea) es lo que nos hace pensar que tiramos la vida por la borda.
    Creo que si por mí fuera nunca habría tomado decisiones, y a veces pienso en que las que en su día tomé siempre fué por coincidencias o casualidad, y eso es tremendo para mí; además siempre estaba en medio la misma persona, que como te puedes imaginar para mí es como un ángel de la guarda o un talismán, mi conciencia, en fin...
    Precisamente el lunes tomé una pequeña gran decisión que llevaba pensando unos cuatro o cinco años (no es coña) y con mas fuerza los últimos diez meses. Y dos días antes se lo había dicho a ella; si no se lo hubiese dicho seguramente no habría actuado, porque créeme que nunca le había comentado en serio que quería intentar hacer eso.
    Sin ayuda y ánimos para actuar me imagino que sería algo parecido a un hombre sentado en una silla. Que no está nada mal...

    ResponderEliminar
  27. Espero que no se haya entendido, en mi texto, que tengo algún problema en reflexionar mucho. Al contrario.
    El problema, como bien dices, es que tras la reflexión no lleguen las decisiones y la acción.

    Gracias por el comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Quizá sea que la vida no es tan dificil pero que nos empeñamos en hacerla así.

    ResponderEliminar
  29. La hemos hecho difícil, la hemos hecho difícil. Al margen de cómo se la tome cada uno y cómo consiga sacarla adelante, la sociedad la ha convertido, al menos en algunos aspectos, en cualquier cosa menos en natural.

    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
  30. Aunque llego tarde me apunto como María a Gourmont. Precisamente porque también me confieso culpable del mismo problema que tú, Portorosa, pienso, medito, lo razono, lo hablo con mis íntimos o no, y luego... siempre tengo que subir al tren en marcha porque estaba pensando mientras arrancó... Y me niego. Aunque siempre busco actividad en mi vida, tengo la impresión de ser demasiado cauta y de haberme perdido cosas por el camino.

    Creo que reflexionar es imprescindible y hacerlo con amigos una terapia. Pero desde hace un tiempo me fuerzo al movimiento cada vez que noto que me paralizo analizando el problema desde el quinto punto de vista. No siempre lo consigo pero voto por el movimiento aunque lleve a un fracaso. Porque incluso esos fracasos dan para reflexionar como tanto me gusta.

    Así que ahí va el reto, un brindis por la espontaneidad, ya que en lo de la reflexión estamos todos de acuerdo. Una terapia: cada día hacer algo sin pensarlo demasiado, aunque sean pequeñas cosas... para ir cogiendo práctica.

    Disculpad las burradas...

    ResponderEliminar
  31. De burradas nada, Nube. No sabes lo que me identifico con esa sensación de no saber si te has perdido cosas por el camino.

    A ver, a ver si es verdad: brindemos, pues.

    Besos.

    ResponderEliminar