4.6.08

Lavavajillas

De la infancia se ha dicho ya todo, y no para de repetirse. De su pérdida, de patrias, de refugios que nos acompañan y traumas que nos lastran; todo.

Pero... es que es verdad. Si no se lo creen, psicoanalícense y verán: todo, todo, acaba en el principio.

En cualquier caso, hoy sólo les venía a contar que yo, como cualquiera, relaciono mi niñez con ciertos olores: una colonia, la crema que se ponía mi madre en la cara antes de acostarse y que yo notaba cuando nos venía a dar un beso a la cama (a fresa, olía), o el armario de la ropa de mi padre, que abría cuando él estaba de viaje.

Y así como a la señora del anuncio lo que le recordaba el hogar materno era el jabón de Marsella, a mí, entre todos esos olores, el que me recuerda a mi casa es el del lavaplatos funcionando, por la tarde, en la cocina recogida y limpia y ya vacía.

Yo entraba, seguramente a beber agua, a lo mejor en un intermedio de Primera Sesión, y notaba, además del ruido, el olor a agua caliente y a plástico que, por esos misteriosos mecanismos de la mente, tan agradable me resulta.

20 comentarios:

  1. no lo entiendo
    en tu infancia tenías lavaplatos?
    o los modernos lavaplatos cuando funcionan huelen igual que el jabón que se utilizaba en tu infancia...?

    ResponderEliminar
  2. En mi infancia tenía lavaplatos. No en mi más tierna infancia, pero en mi infancia (pongamos a partir de los 8 o 9 años) al fin y al cabo.

    ResponderEliminar
  3. La "washing machine"en mi casa era mi mamá en persona... Para promocionarse su slogan sería:

    "y por aquí no ha pasado nada"...

    Llevo 4 años de terapia.

    Pero bueno...hoy voy a recordar a mi abula.Falleció hace año y medio.Los 4 de junio eran su cumple y practicamente la única fecha en el año que tooodos sus nietos la visitábamos juntos....El dpto de mi abuela olía a chocolate caliente y ella nos hacía unas tortitas especiales que despues nos llevaríamos a casa tipo souvenir...La receta se perdió con ella....
    Pero si hacia la tarde-en algún momento- cierro mis ojos podría asegurar que una vez más.... "en algún lugar" me vuelven a esperar con chocolate y torta.

    Saludos a uds

    ResponderEliminar
  4. walla!!!
    lavaplatos a partir de los 8 o 9 años!!!??

    Ni siquiera ahora en casa de mis padres tenemos un chisme de esos. Lo más parecido que tenemos es a mi padre, que de joven trabajó como lavaplatos en algún hotel de Madrid. Siempre lo dice. Y nos lo recuerda.

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy igual. En mi caso el lavaplatos se llamaba Concha y era del Campo de Calatrava, el pueblo de Sarita Montiel.

    Concha se habia hecho novia del de los ultramarinos, por que él le decía que le gustaba mucho su morrillo.

    La imagen de Concha es eso, de espaldas con una bata corta por encima de las corvas, sobre las que se veian una medias rebujadas sujetas con una liga por encima de las cuales Concha vestía unos pelos monstruosos.

    Ya ves lo que en medio siglo cambió España.

    ResponderEliminar
  6. Sí.

    Un abrazo, Carlos. Me alegro de verte.

    ResponderEliminar
  7. La parte sensorial más primitiva de nuestro cerebro es la relacionada con los olores. Tiene un sentido evolutivo. No es de extrañar que se fijen de esa forma en nuestra memoria.

    En mi infancia sólo veíamos el lavavajillas en las películas americanas

    ResponderEliminar
  8. ¿Lavavajillas? ¿Qué demonios es eso?

    ResponderEliminar
  9. Yo, cuando recuerdo, oigo música.
    Me encanta tu blog

    ResponderEliminar
  10. Eres un niño, Porto. Yo, el electrodoméstico que recuerdo de mi infancia es una lavadora que era poco más que un barreño y que para escurrir la ropa tenía dos rodillos entre los que había que pasarla (la ropa) y que se hacían girar con una manivela. Pero es un recuerdo que debo haberme inventado porque no puede ser verdad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Malambruno, eso quisieras tú, que yo fuera un niño. Así tú serías un jovencito... Un abrazo.

    Mercedes, muchas gracias, y bienvenida. Bienvenido, Can sem dono. Un abrazo, Barbeiro de Occam.

    A todos, buenos días y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  12. Tu prima la de Almería9/6/08 16:44

    Tu madre si que ha sido una mujer inteligente. Yo siempre digo que el lavaplatos es un pedazo de invento. Yo no podría vivir sin él.
    Me encanta comer y cenar con amigos y eso es implanteable si después tienes que estar dos horas fregando.
    Así ella habrá podido sentarse a ver primera sesión con vosotros en lugar de perder el tiempo con los platos.
    Seguro que habrá prescindido de cosas para ella para poder comprar el aparatito. Esta es una aclaración para los que después de esta entrada pensarán que eras un "niño bien".

    ResponderEliminar
  13. Tu prima la de Almería9/6/08 16:47

    Me olvidaba: anuncios de jabón de marsella, primera sesión...
    Te he pillado, la tele ha marcado tu vida...confiésalo no te perdías "V" ni un sábado.

    ResponderEliminar
  14. Tu prima la de Almería9/6/08 16:47

    Me olvidaba: anuncios de jabón de marsella, primera sesión...
    Te he pillado, la tele ha marcado tu vida...confiésalo no te perdías "V" ni un sábado.

    ResponderEliminar
  15. Tu prima la de Almería9/6/08 16:49

    Tu blog está loco, no lo he escrito dos veces

    ResponderEliminar
  16. Hola, prima.

    Pues sí, tú ya lo sabes, pero los demás no: mi familia es clase media pura y dura, pero con una madre al frente de la economía doméstica que, por un lado, era una máquina de ahorrar en el cada día ("en las cosas grandes no se puede ahorrar", decía y dice ella), y por otro, tenía y tiene muy claras sus prioridades: en contadas ocasiones nos fuimos de viaje en vacaciones, pero, eso sí, su lavavajillas lo hubo en cuanto se pudo.

    La tele, de pequeño, era el pan nuestro de cada tarde, salvo cuando estábamos en Santa Marina (disculparán los demás las referencias internas).

    Un beso.

    Por cierto, buenos días a todos.

    ResponderEliminar
  17. En casa de mi vecina del tercero olía a pimientos. A veces su madre en la cocina, se sentaba en la mesa a preparar algarrobas. En casa de mi vecina del octavo olía a ambientador. En mi casa a perro, pero yo eso no lo notaba porque vivía dentro. Recuerdo el olor a perro mojado, eso sí, porque a mi perro le encantaba bañarse. En mi casa de Estados Unidos olía a madera. Por eso a veces, cuando me viene a la nariz el olor de un mueble, me digo que huele a verano en América y a tener siete años y a cereales con marsh mellows.
    A veces puede oler a lunares. A cuando te caíste. A una tarde, un autobús, y el chicle que masticaba tu compañero de asiento y así, cada vez que vuelva otra vez la menta, pensar, que queda mucho más poético, que huele a niño de doce años con postillas en las rodillas y una partida de súper mario en casa de tu vecino.
    Los olores...

    ResponderEliminar
  18. Qué comentario tan bonito, Lui Lu. Bienvenida.
    Voy a echar un vistazo a tu blog; me tiene muy buena pinta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Olvidé decirte que mi casa huele a jazmines
    (tengo muchas clases de ellos en mi jardín)....

    ah!mi blog está muy bueno tambien ,eh!

    ;)

    ResponderEliminar
  20. Me encanta el olor a jazmín.

    ResponderEliminar