17.6.08

El color del cristal con el que se mira

Un matrimonio de unos 70 años se sienta. Él tiene el pantalón manchado en el culo, como de grasa, y el cuello de la cazadora metido hacia dentro. Está colorado. Mueve sin parar una pierna, subiendo y bajando el talón. Ella tiene cara de deprimida, con la mirada fija en la mesa vacía de delante de la suya, y de vez en cuando le dice algo en voz muy baja sin cambiar de postura. Él pide una cerveza sin alcohol y un zumo, también sin alcohol, y se ríe. ¿Del tiempo, el zumo?, le dicen desde la barra; sí, del tiempo, sí, y sin alcohol, y vuelve a reírse mirando alrededor sin dejar de menear la pierna.

Él camina delante con un niño de la mano, con la barbilla alta y jersey al cuello. Mira, ahí está no sé qué; mira, eso es no sé cuántos. Unos pasos por detrás va una mujer sin barbilla y de ojos tristes que mira al suelo. Le da la mano a una niña y con la otra se cierra la chaqueta de punto sobre el pecho. Van las dos calladas.

Tres parejas en una mesa. Ellos ven el fútbol y con sus barrigas y sus cañas sueltan algún pero hombre no condescendiente. Ellas hablan sobre camas para personas enfermas y hay momentos en que, todas a la vez y con ansiedad, levantan la voz para dejar claro que saben pedirlas, y manejarlas, y todo muy bien, y después vuelven las tres a apoyarse en sus respaldos con la misma expresión de profundo aburrimiento.

Un borracho ya mayor le dice algo a un chico que se cruza en la acera. Llevo las ventanillas cerradas y no oigo, pero el borracho abre los brazos y grita, se encoge y grita desesperado. Le suplica al chico, que lo esquiva y sigue andando, que le explique por qué, por qué ha sido todo así, por qué.

24 comentarios:

  1. Creo que de todos ellos me gusta más el borracho. Y no voy a decir que el alcohol da lucidez, pero sí que no sé si a algún chico, o a los padres, o a algún dios, habría que preguntarle por qué ha sido todo así.

    ResponderEliminar
  2. Tu prima la de Almería17/6/08 14:31

    Pues a mí me gusta más el primero, por lo menos él ya ha dejado el alcohol y no ha perdido el sentido del humor. El borracho habrá perdido el sentido del humor y a su mujer.
    Se nota que es una escena gallega, en otro sitio el zumo lo pediría natural; no veas cuando hay que especificar que sea de naranja esprimida, si lo pides de naranja natural te lo ponen del tiempo y de bote. Un lío.

    ResponderEliminar
  3. Quizás si todos fuéramos un poco borracho-sentado-en-un-portal un día de nuestra vida, también acabaríamos preguntándole a un chaval por qué, el porqué de todo, y no sólo de por qué hemos acabado borrachos, sentados en un portal y pidiéndole explicaciones a la vida.

    Pero seguramente ni yo, ni la mujer sin barbilla, ni el hombre del pantalón manchado -mientras no enferme de alzeimer-, ni las mujeres que hablan de camas de hospital para tener en casa acabemos durmiendo nunca junto a un cajero automático (condición indispensable para poder gritarle a la vida del otro lado de la ventanilla cerrada de un coche) haciéndole preguntas a quien no tiene respuestas.

    Yo por eso escribo, y creo que eso me proteje de tener los ojos tristes, de los portales y, si dios quiere, de mancharme el pantalón.

    ResponderEliminar
  4. El color lleva el nombre de “conformismo”…
    ¿acaso asusta reconocerlo?

    Por todos lados….Bueno,es verdad …si bien “No se nace conforme ni obediente”, ambas son conductas “actitudinalmente aprendidas.”

    Me encanta la palabra “actitudinal”….

    los que se apartan de la norma o van contra ella son considerados como disfuncionales y no adaptativos…¿qué tremenda carga,no, a quien no le es difícil? (pobre borracho)…pero…

    pero…..siempre habrá algunos que muestran una aceptación pública aunque mantienen sus propios criterios y su desacuerdo en privado solo para minimizar o evitar el conflicto que supone el desacuerdo. (los depresivos acaso?)A esto se le ha llamado "conformismo simulado" y comparte algunos elementos de conducta con lo que Freire(por ej) llamaba "la ideología del silencio" pues ambos dejan una impresión pública distinta a lo que en privado las personas piensan….

    No es necesario preguntar a otro “POR QUÉ?”

    Cuántos,cuántos se atuuuurden en silencios !!!!

    P.D:lo que describías se me armó desde la primera oración como en una película mental.No sé como lo logras pero ví cada personaje y muchos tenían rostros conocidos...aunque lo disfruté me dió miedito...

    Saludos,Lord

    ResponderEliminar
  5. Hola, buenos días.

    Yo por eso escribo, y creo que eso me proteje de tener los ojos tristes, de los portales y, si dios quiere, de mancharme el pantalón.
    Pues no es mala razón, ¿verdad?

    Pero el cristal no es de conformismo, Alter, el cristal es algo así como gris, y me hace ver, algunas cosas, algunos días, así.

    Es interesante eso del conformismo simulado. Además así ya tenemos excusa, algunos...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. La excusa sería por si te tildan de hipócrita?

    Sabés que yo creo que para cada silencio hay una buena razón o por lo menos algo que proteger...Yo tambien a veces por eso escribo,por eso pintaba y dibujaba...mis paletas eran en tonos ocres,siena sombra y tostada....mucho claroscuro....más oscuros...el claro siempre aparecía pero ...a lo lejos...pero aparecía y por allá ...era precioso....

    ResponderEliminar
  7. No sé si el cristal de tus gafas es un poco oscuro, Porto. ¿Era alegre la risa del anciano? Y la mujer que iba con una niña, ¿era hermosa?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Porto, me parece a mí ue usted sólo observa, y participa más bien poco.

    Reflexione sobre ello.

    ResponderEliminar
  9. Yo quería aclarar que no me quise referir al color de tu cristal en todo caso....hablo desde las miradas de los personajes que describías...pero en definitiva quién soy yo para tidar a alguien de conformista,no? tampoco de hipócrita por lo antes dicho.

    Leo y releo -por eso a veces vuelvo o escribo algo en mi blog al respecto.Leer sobre las miradas de otros tambien inspira y ...acompaña....mejor aún o más "objetivo" cuando se es nadie para nadie....porque las miradas son más puras....sin tanto filtro....no,no del solar....

    ResponderEliminar
  10. El cristal con el que miramos, muchas veces se colorea con los tonos de las vivencias que acontecen en los escenarios comunes. Digamos que pasa como con el bostezo que se contagia. Desde este punto de vista, se me ocurre Porto, que tu observación es muy participativa.


    Por mi parte, es frecuente que desconecte o por lo menos intente desconectar, de eses estados de humor "colectivos". ¿temor a ser contagiado?

    ResponderEliminar
  11. Buenos días.

    No, es una buena excusa para cuando somos conformistas.

    A mí la sonrisa me parecía tonta, sobre todo, como si bajo ella no hubiera nada, para qué voy a disimular; pero yo qué sé, a lo mejor el hombre aquél tenía dentro más alegría que todo el resto de la cafetería (yo incluido, por supuesto).
    Y la mujer no, no era bella. Lo siento, Malambruno. Aunque su cara permitía pensar que en otras circunstancias, si la alegría estuviese más presente, lo podría ser.

    Bueno, Celia, tengo mis días, supongo. Aunque le diré que observar así a la gente me parece cualquier cosa menos una ocupación pasiva.

    Bueno, T., pues supongo que tienes razón. Aunque resulta un poco paradógico achacar mi visión al color de mi cristal, y éste a lo que veo. Es la famosa pescadilla viciosa...

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  12. El color del cristal con que se mira no sólo influye en cómo se ve lo que se ve, influye también en qué es lo que se ve. De todo lo que nos rodea hay infinidad de cosas que nos pasan desapercibidas y otras en las que nos fijamos sistemáticamente. Eso es lo que hace que tengamos diferentes percepciones de la misma realidad.

    MUA

    ResponderEliminar
  13. Por supuesto.

    Lo bueno es que el color del cristal cambia (al menos el mío lo hace).

    Pero, en cualquier caso, siempre (te) digo que las diferencias empiezan por nuestras realidades. Y a partir de ahí el encuentro es, demasiado a menudo, imposible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. "demasiado a menudo"?, seguro?

    Yo sigo creyendo que no, mi cristal (para eso) tiene cierto tono rosado.

    ResponderEliminar
  15. Si dejamos de lado el pensamiento causal, eliminamos la paradoja de la pescadilla. Tiendo a pensar que ambos sucesos, mi percepción del estado anímico de un ambiente y el propio ambiente con su estado anímico, son un solo acontecimiento. Siendo así la cosa parece simple ¿no?

    ResponderEliminar
  16. El "demasiado" es muy personal. Quizá para mí un solo caso es excesivo.
    Pero que conste que yo, lo que quería decir, es que sí, que hay muchísimos casos en los que el encuentro, aunque a veces no lo parezca, en realidad es imposible.

    Taliesín... Creo (bueno, estoy seguro) que no te he entendido, pero ¿no es eso que dices incompatible con la presunción de que nuestras percepciones son distintas?

    ResponderEliminar
  17. Por to, creo que tu punto de vista es éste:
    Que nuestras percepciones sean distintas implica que las realidades son distintas. Y esa es la razón por la que resulta, a menudo, imposible el encuentro. Es decir, somos mónadas aisladas cuya preocupación básica es hacerse entender, promoviendo un consenso sobre la realidad, a sabiendas de que esa "realidad" es solo éso, un consenso.

    Pero estoy observando, quizás con la intuición, que además de ese consenso conseguido por el lenguaje, la realidad es creada colectivamente fuera del lenguaje, con otros elementos que suelen vivenciarse en muchas ocasiones inconscientemente. El humor, las emociones, el lenguaje corporal, el ritmo... Todos esos elementos también son comunicados y "mágicamente" construyen una realidad compartida (también se puede compartir la disensión).

    Es decir, acredito en una capa de la "consciencia" (llámala inconsciente, si quieres) que es colectiva y que genera nuestro sentimiento de participar en una realidad común. Esta capa está por debajo y/o por encima de nuestra mente conceptual, responsable de sentirnos tan aislados en el mundo.

    ResponderEliminar
  18. La vida es un viaje con las ventanillas cerradas. Nada está roto, no preocupase, todo está bien...


    Sirwood

    ResponderEliminar
  19. Buenos días, queridos todos.

    Muy sarcástico, Sirwood, y creo que demasiado certero.

    Taliesín, me parece que ahora sí lo he entendido.
    Tu párrafo explicando qué creo yo es exacto.
    Pero me da la impresión, tras tu explicación, que hemos subido, dado unas vueltas, y bajado, para llegar a decir lo que cualquiera diría, a bote pronto, si le preguntaran sobre la realidad y no tuviese el tema muy pensado. ¿Tú qué opinas?
    Y, si es así, no sé si nos deja muy bien... ¿Dónde está el beneficio de esta disgresión (si es que lo hay)? ¿En el camino? ¿En lo aprendido dando ese rodeo?

    En cualquier caso, para mí es un placer, así que algo me llevo seguro.

    ResponderEliminar
  20. La pega que le pones a lo discurrido es que parece de perogrullo y poco práctico.

    De perogrullo no es , porque la mayoría de las personas creen que existe una realidad, independiente de él mismo. Otra parte de las personas cree que la realidad la creamos cada uno de nosotros con nuestras percepciones, entre ellos estás tú. Y lo que yo digo es que la realidad es una co-creación que depende de la interacción (o comunicación) entre los elementos de un ambiente dado (algunos de ellos inconscientes), que se produce momento a momento.

    ¿Y lo práctico?

    Fíjate, Alter dice que el color es el del conformismo y que no debes asustarte por reconocerlo. Luego dice que su comentario es para que no te tilden de hipócrita. Y luego rectifica y dice que se refería a los personajes.

    Celia dice que observas mucho y participas poco. Vamos que miras los toros desde la barrera.

    No se trata de preguntarse por lo cierto de esas percepciones, pero a mí me lleva a reflexionar que cuando uno piensa que la "realidad" está en función del color con que mira, ésta tiende a evaporarse y eso tiene sus consecuencias éticas.

    Si la "realidad" es una co-creación en la que yo participo, automáticamente me siento responsable de mi relación con el mundo. Si veo una mujer con los ojos tristes y en virtud de esa visión me doy cuenta de mi tristeza, puedo darme cuenta del poder de la "compasión". Porque de manera inversa mi alegría puede crear unos ojos de mujer alegres.

    En mi primer comentario reconocí el temor que a veces tengo de ser "contagiado" y mi manera de protegerme, desconectando. Ya ves, eso es lo que hago a veces. Pero gracias a tu texto estoy más determinado a no abatirme tanto y a a intentar llevar al mundo, un poquito de "por favor". Risas.

    ResponderEliminar
  21. Desde la primera palabra de mi primer comentario nombré al borracho, a los depresivos que se describían...etc...tratando de responder ese "por qué?,por qué?," que gritaba el borracho...y del que no había respuesta.La mayoría de la gente no está conforme con su vida, ni con la mirada del mundo sobre las cosas...pero se mantiene ahí...quizás en miradas tristes o se toma ,fuma o empastilla ....yo no juzgo,porque hagan que sus vidas sigan adelante aunque crean que sea una mierda(que podría leerse como unos hipócritas) porque prefiero pensar que no es que lo sean sino que no saben qué hacer y SOLO FLUYEN...

    Esa fue mi idea...siempre hay algún" loco "que nos aclara y vive distinto y somos de señalar....pero nos dá como una envidia que ni te cuento....Esos son los que por lo menos a mí me hacen pensar y admiro porque son puros,transparentes,sin filtros...

    Más claro no lo sé expresar...

    Esto es Hoy en grises nublados por la lluvia y los charcos que va dejando...

    ResponderEliminar
  22. Buenos días.

    Imposible contestar con un mínimo de atención, hoy. Hasta mañana.

    ResponderEliminar
  23. Te respondo, pero el fin de semana que viene... A lo de "tú no eres tu historia", digo. Soy lenta cuando no tengo ordenador a mano...

    Los viajes que no hice

    ResponderEliminar
  24. Muy bien, Viajes. No hay prisa.

    Buenos días, damas y caballeros.

    ResponderEliminar