16.1.12

Nuevas fotos y nuevos fotógrafos

Este año, los Reyes me han traído una cámara de fotos.Y no ha sido la única en la familia. En una apuesta arriesgada, Sus Majestades les trajeron otras dos a Paula y a Carlos; y les encantaron, como me imaginaba.

Este fin de semana en Vicedo era la ocasión ideal para dar rienda suelta a nuestras ganas de hacer fotos. Como pueden ver (por cierto, si pinchan sobre las fotos no solo aumentan de tamaño, sino que mejora ostensiblemente la calidad de la imagen; de hecho, a mí me sale una especie de presentación de blogger), empezamos bien temprano. También, que no todo en Vicedo es idílico.







Antes de desayunar. Observen la combinación pijama-botas de agua





Fábrica abandonada






 

Después el dueño les dejó coger un cabritillo en brazos



Hizo frío, mucho frío. Tanto, que dormimos los tres juntos. Y el radiador, que teníamos al lado, no nos sobró nada.

Por lo demás, todo fue bien, salvo a ratos mi humor; que aunque les parezca mentira a la vista de estas fotos, no fue todo el tiempo el mejor. De lo cual me lamento, claro; me lamentaba ya en el momento, me lamento ahora, y más, mucho más, me lamentaré dentro de unos años.

Al volver, de noche, se durmió solo Paula (algo insólito), y Carlos y yo vinimos hablando. Tanto él como, antes, ella, me volvieron a dar varias lecciones.

20 comentarios:

  1. ¿Sí? Es que estás en la edad, Lara :-D

    ResponderEliminar
  2. Mucho frío, ¿cuánto es? En grados.


    Sirwood

    ResponderEliminar
  3. Uy, a ciertas horas menos de 5. Ya sé que para un continental como usted eso no es nada, Sir, pero dese cuenta de que aquí somos suaves atlánticos.
    De todos modos, lo malo no son esos grados en el exterior, sino que la casa, que es de madera y está deshabitada salvo uno o dos fines de semana al mes, está helada.

    Buenos días.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que lo peor, no es el frío, dudo mucho que dada la cercanía al mar que se intuye baje de esos 5 ºC, lo peor es la humedad.
    Cuando se metieron en cama, no tenían la sensación de que las sábanas estaban mojadas...

    ResponderEliminar
  5. Pues fíjese que no; que en esta casa, no sé por qué, no tengo esa sensación de humedad por lo demás tan habitual aquí cuando las casas están mal aisladas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Muy chulas! ¿Alguna es de los niños?

    ResponderEliminar
  7. No, Mary. Aún no las han descargado; pero en cuanto lo hagan intentaré hacer una selección.

    Beso.

    ResponderEliminar
  8. Que bonitas fotos, Porto. Me gustan todas, pero las de la fabrica abandonada me gustan mas (por supuesto).

    Seguid haciendo mas, son muy bonitas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Carol.

    ¿Por supuesto? ¿Por qué?

    Un beso grande. Y seguiré, seguiré.

    ResponderEliminar
  10. Porque a mi siempre me gustan mas todas esas cosas viejas, rotas, abandonadas...

    Se me van los ojos cada vez que tropiezan con algo asi!

    Buenos dias y un beso.

    ResponderEliminar
  11. Pues este sitio (una antigua conservera, donde quedan miles de latas vacías, aún) te encantaría.

    Igualmente.

    ResponderEliminar
  12. Jo, pues ya me gustaria verla, ya...

    Bona nit :-)

    ResponderEliminar
  13. Mi pequeña hijita que ahora duerme, me regaña entre sueños(porque no voy a su lado a acompañarla). Aun así, decidí pasar para ver en qué andaba este hombre sentado en una silla... Recuerdo que hace años aprendí lo que quería decir "rocambolesco" gracias a ti. De aquí en más, me dedicaré a vichar de vez en cuando tus notas y ver qué puedo tomar para desempeñarme mejor en este nuevo rol (el de madre). Y de paso, retomo el contacto. Feliz 2012 :) ¡Salud!

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. Por ahora, sí... Un gran abrazo desde el otro lado del océano :)

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué alegría!
    ¡¿Y eres madre?! Pues enhorabuena, Jan, muchas felicidades.
    Espero que estés muy contenta, y que todo os vaya muy bien.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  17. Puedes decirme Ja, si así lo prefieres. Resulta que en este momento tan particular de mi vida, la identidad es algo que seguidamente se desdibuja... Cada vez más a menudo me encuentro preguntándome: ¿Quién soy? Aún no he encontrado respuesta o tal vez he hallado demasiadas; tantas que no me permiten definir nada. En fin, todo esto, para explicarte que si bien feliz, estoy en tiempos de mucho movimiento. Mas todo viene bien, creo yo.
    Y tú ¿Cómo estás?
    Te dejo otro abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, Ja, el cambio no es para menos. Parece normal que te sientas removida (remexida, que decimos en gallego), ¿no?

    La ma/paternidad puede hacernos descubrir cosas insospechadas; incluso de nosotros mismos.

    Yo estoy muy bien, la verdad. Muy bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar