1.1.12

Año nuevo

Anoche, a la una menos cuarto, cuando aún no había casi gente por la calle, iba caminando y eché un vistazo al cielo.

Y aunque, bueno, ya se sabe que el trocito de arco que describió ayer nuestro planeta no tiene nada de particular salvo porque así lo hemos decidido, tuve la sensación de que algo había cambiado.

Uno se convence de lo que sea, y anoche por un momento me pareció que el aire era nuevo.

Y en cierto modo así es, ¿no creen? Todo cambia y todo es nuevo, y no tenemos por qué limitarnos a darle vueltas a los mismos materiales. Podemos construir algo diferente si no damos demasiadas cosas por sentadas. Si no nos damos, sobre todo, a nosotros mismos por conclusos.

Les deseo a todos ustedes, de todo corazón, que este nuevo año sepan vivir. Que sepamos vivir.

Besos y abrazos.

12 comentarios:

  1. Me ocurre que cuando miro al cielo, al trocito que me dejan ver las casas, siento que mis ojos no son los mismos.

    Pero seguimos, seguimos vivos con proyectos para intentar ver un horizonte más amplio.

    Feliz año.

    ResponderEliminar
  2. "Mientras bajaba hacia los bulevares, miraba sobre mi cabeza el río negro y lleno de estrellas recortado en el cielo por los tejados de la calle, que se curvaba y ondeaba como un auténtico torrente, un caudal rodante de astros."

    La noche
    Guy de Maupassant

    ResponderEliminar
  3. "Podemos construir algo nuevo si no damos demasiadas cosas por sentadas".

    No es un buen año para acomodarse pero, a pesar de todo, es nuestro año.

    felicidades

    ResponderEliminar
  4. "El trocito de arco que describió nuestro planeta" dispara flechas y parece que una te ha alcanzado: es el espíritu del año nuevo!
    Que tengas un año de renovación!

    ResponderEliminar
  5. Feliz Año nuevo Porto....un beso grande.

    ResponderEliminar
  6. Yo eché un vistazo al cielo ayer, el primer día de este año nuevo. Estaba en el huerto de mis padres y en la casa todo estaba preparado para la comida que nos reunía a veinte personas entre padres, hijos y nietos. Me alejé un poco hacia los pinos y fue entonces, bajo sus ramas, cuando levanté la cabeza y miré el cielo. Enseguida me di cuenta de que, efectivamente, era un cielo nuevo, perfecto y tan bello como si envolviese un planeta deshabitado.

    Feliz año nuevo, Porto. Nada está escrito. El futuro, por mucho que se empeñen en que creamos lo contrario, es nuestro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2/1/12 11:04

    Que este año nos traiga Salud y Sabiduría, que como dice una amiga mía, es la base para que siga todo lo demás.
    Un abrazo!!

    http://madredemarte.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  8. Suscribo ese deseo, Porto, que sepamos vivir. Ojalá logremos la transformación en nuestro interior para, de algún modo, tranformar el mundo.
    Un abrazo desde el corazón de Madrid de una seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar
  9. Un abrazo a todos y gracias por los buenos deseos.
    Tratemos de hacerlos realidad, en la medida en que de nosotros dependan.

    Buenos días.

    ResponderEliminar
  10. Feliz Año a todos.

    Pues a mi las lágrimas no me permitieron ver las estrellas, aunque, creo que por esta parte del pais, las nuves tampoco me habrían dejado verlas...

    He cerrado el año más difícil de mi vida y solo espero ser lo suficientemente fuerte para afrontar lo que me depare el futuro.

    ResponderEliminar
  11. Ojalá sea así. Mucha suerte, y mucho ánimo.

    ResponderEliminar