8.9.08

Ya está bien: yo no quiero escribir

Tanto tiempo diciendo y pensando que quería escribir, o, mejor dicho, que quería ser escritor, como si nada. Con tono de trascendencia y cara de llevar mucho, pero mucho, dentro.

¿Cómo mi pasividad de años no me hizo ver mucho antes que era mentira, que era todo un engaño a mí mismo y a los demás?

Puede que a mí me gustase ser escritor, pero por el personaje, por la vida que les imagino, por la pose, por la fama, porque soy un esnob. Pero escribir no, no puede gustarme tanto, porque yo, como cualquier otra persona de nuestro mundo, no tengo ninguna excusa para no hacerlo; y aun así no lo hago.

Si quisiera ser escritor, o al menos escribir, lo intentaría: escribiría. Es más, no habría casi nada que me lo pudiese impedir (y menos las estupideces de razones que me suelo dar como excusas).

No digo que no vea en la escritura un medio para expresarme y ayudarme a darle vueltas a mi forma de vivir y de ver la vida, y sé que por eso me daría ciertas satisfacciones sinceras. Pero no escribo; en realidad no escribo nada.

Es falso que a mí lo que más me gustaría ser es escritor. Estaría bien, claro que sí, y desde luego estaría mucho mejor que ser lo que soy ahora. Pero ya está bien de cuentos (nunca mejor dicho). Es mentira. Otra más. Y ya va siendo hora de tener claro qué quiero.

(Bueno, yo lo que quiero es ser feliz)

63 comentarios:

  1. Pero tú ya eres escritor, ¿no? ¿Qué es un escritor? ¿Quien escribe o quien se gana la vida con lo que escribe? ¿Es más escritor Paulo Coelho que tú? Tsk, tsk, tsk... ¿Tiene más él que decir que tú? ¿No llevas mucho dentro? ¿No sigues escribiendo, a pesar de todo? ¿No llamas a esto escribir? ¿Estaría mejor ser lo que ya eres que lo que eres de verdad?

    ¿Te estoy liando?

    Un abrazo, Porto. Un abrazo de los reales: muy fuerte y de mucho rato.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y no le parece harto difícil evitar ser infeliz?

    ResponderEliminar
  3. A veces, Gregorio, a veces.
    Unas veces soy feliz, otras no; unas veces es por motivos ajenos a mí, pero pocas(porque he tenido bastante fortuna, supongo). Y sé que habrá momentos en que nada impedirá la infelicidad, pero espero que sean pocos y no los cause yo.

    Ahora estoy bastante bien, ¿sabe?

    Excusa, yo no soy escritor, no. Así lo creo. Porque ni he publicado jamás nada (y eso es fundamental), y porque no escribo (llamarle escribir a esto es absurdo; y no porque sea malísimo, ni nada parecido, sino por una simple cuestión cuantitativa: yo no le dedico casi ningún tiempo ni energía a escribir).
    Ese abrazo lo acepto tal cual, con mucho gusto :)

    ResponderEliminar
  4. Yo con ser moderadamente feliz ya me conformo. Y si además de ser moderadamente feliz algún día soy un escritor moderadamente bueno y consigo unas ventas moderadamente aceptables ya sería la leche.
    Pero sobretodo hay que saber evitar los excesos, moderadamente eso sí.

    ResponderEliminar
  5. bueno...
    yo ni siquiera soy arquitecta...
    solo proyecto mezquitas, y antes hacía castillos en la arena.

    ResponderEliminar
  6. "Puede que a mí me gustase ser escritor, pero por el personaje, por la vida que les imagino, por la pose, por la fama, porque soy un esnob." (...)"Es falso que a mí lo que más me gustaría ser es escritor. Estaría bien, claro que sí, y desde luego estaría mucho mejor que ser lo que soy de verdad."

    Querido Portorosa, si conocieses a algunos de los escritores que he conocido yo (muy pocos, es verdad, pero algunos me impresionaron mucho) no pensarías de ese modo. Te aseguro que, salvo honrosas excepciones, lo peor del mundo literario son los autores y sus vidas, frecuentemente más miserables y enfermas (de celos, de envidias, de megalomanías, de sectarismos familiares) que las de cualquiera de nosotros.

    Por lo demás es útil recordar que dentro de varios miles de millones de años, cuando nuestro planeta sea absorbido por el sol, no quedará memoria de ti ni de mí, ni siquiera de Shakespeare, de Cervantes, de Homero o de Altamira (tampoco de especie animal o vegetal alguna que haya existido en este planeta fugitivo). Y no es un consuelo, es un ejercicio de realismo para quienes piensan en términos de gloria o fama eterna a la hora de querer escribir.

    Un abrazo.

    (Tratar de ser moderadamente feliz, ese acto de la voluntad, sí que es un proyecto interesante y de resultados visibles)

    ---

    Antes de que alguien se adelante: sí, estoy seguro de que existen escritores ajenos a las insinuaciones de mi diatriba, sí, en alguna parte, supongo (es broma, también he conocido a alguno), pero ellos no sirven para desacralizar la figura del escritor, que es lo que yo pretendía.

    ResponderEliminar
  7. ¿Por que esa mania de etiquetarnos una y otra vez? ¿Por qué esa manía de preguntarnos sobre nuestra felicidad? Seguramente, no como etiqueta sino como manera de disfrutar de tus pequeños momentos de felicidad te sientes a escribir lo que brota de tu interior como escritor,como padre, como amante, como amigo, como observador... Así como observadora, desde el otro lado de mi pantalla te leo y lo que escribres me agrada, me hace sonreir, me hace pensar...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Aunque no quieras escribir, intuyo que no puedes evitarlo... pero si lo haces casi cada dia!
    Por favor no pares, que nos hace felices a muchos.
    En serio...

    ResponderEliminar
  9. Buenos días a todos.

    Parece que estamos de acuerdo en que vale más la pena dedicar nuestros esfuerzos a ser feliz. Claro que eso sólo, aun siendo mucho, es incompleto, porque hay que decidir cómo; e incluso escribir puede ser un medio (aunque no sea el mío).

    Jesús, muchas gracias por tu dosis de sensatez.

    Carolaine, es precioso que te digan algo así; muchas gracias. Y a ti, Nena.

    A Celia y a Arrebatos también les saludo, está bieeeen...

    ResponderEliminar
  10. ..
    cómo que también nos saludas?
    entendería que a Arrebatos lo saludaras moderadamente, pero yo...? debo darte más jabón para merecerme un bien saludo?.

    Porto, escribes bien. Escribe porque te apetece, y no porque te sientas obligado. Escribe si eso te hace feliz.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Celia, muchas gracias.

    ¿Ves como si quieres eres amable? :P

    Está bien: un besazo, Celiíta querida.

    ResponderEliminar
  12. Creo que lo primero es distinguir entre "me gustaría ser escritor" es decir, esta es mi vocación, mi pasión, lo que persigo con tesón, y "tengo la capacidad y los conocimientos para escribir bien".

    Cuando se dan ambas circunstancias, y una buena dosis de suerte, uno puede llegar a escritor. Si no, resignación. A mucha gente le gustaría darle a la raqueta como Nadal, pero sólo algunos privilegiados pueden llegar a emularle.

    (Perdón por hacer siempre el papel de cenizo) ;-))

    ResponderEliminar
  13. ¿Que no lo hagas quiere decir que no lo quieres hacer?, ¿seguro?

    A mí se me ocurren infinidad de razones para que no te lances: pereza, falta de tiempo, miedo al fracaso, ...

    Sí, también es posible que te falte motivación, también.

    Y sí, también puede ser que ahora te importe menos el supuesto "estatus" que te otorgaría ser escritor (lo cual va muy en sintonía con tu cierre de post).

    Pero, ¿realmente no te gustaría?, ¿no te produce satisfacción?, ¿no disfrutas componiendo un texto y viendo el resultado?, ¿no te parece alucinante la cantidad de reacciones diversas que unas palabras tuyas pueden causar?

    ResponderEliminar
  14. No estoy de acuerdo.
    Escritor es el que escribe.
    Lo de publicar es otra cosa.
    Y tú publicas: estos textos son públicos.
    Pero, aunque no publicaras, escritor es el que escribe.
    Otra cosa es que me digas que te quieres ganar la vida con la escritura: que quieres que te contraten, editor con contrato en mano, para escribir libros de tal o cual tema, con plazos de entrega y demás: eso, yo, también lo llamo de otra manera. Por muy escritores que sean. O por mucho que se lo crean. Que también.
    Pero tú mismo, oye: cada uno se define como quiere.

    ResponderEliminar
  15. No, Brian, en el anterior post no lo hiciste, fuiste muy positivo :)

    Creo que tienes toda la razón, y yo aquí me refiero a la primera de las dos condiciones que citas. En cuanto a la segunda, tampoco creo que yo valga para mucho más que para hacer algún que otro texto resultón, o para hacer una carta inteligible.

    Un abrazo, como siempre.

    María, creo que te he hablado alguna vez del amigo de mi tío que lleva años escribiendo prácticamente para él mismo, y que, cuando le pregunté si eso ya le satisfacía me dijo sin ambages que no escribía por satisfacción sino por necesidad, y que si yo no lo necesitaba ni lo intentase.
    Supongo que es discutible, pero a mí no me lo parece, a mí me parece una verdad como un templo.
    Y yo no lo necesito. A la vista está. Hasta que tuve blog y, por tanto, algún lector asegurado a los cinco minutos de terminar un texto, no escribí casi nada en toda mi vida.

    Claro que me gusta, ya sabes que me gusta mucho comprobar que algún post puede tener cierta repercusión entre algunas personas, que gusta y que llega a alguien. Pero yo sí creo que es una prueba irrefutable: si no escribes, es que no es tan cierto que quieras hacerlo.

    Viajes, yo creo que lo de qué es ser escritor es un tema de siglos, pero que desde que hay internet y, concretamente, blogs, se ha hecho omnipresente y recurrente a más no poder.
    Cada uno puede tener su definición: escritor es el que escribe, aunque nadie más en el mundo se entere; escritor es el que escribe y publica, el que escribe libros; o escritor puede ser, ahora, también, alguien que utiliza internet para hacerlo, si tiene lectores. Yo me decanto por la tradicional, por la segunda, y desde luego es de ese tipo de escritor del que estoy hablando; y aunque admito que la última tiene cada vez más sentido, me parece que hace aguas por algunos sitios (el criterio para "publicar" es el de quien escribe; nunca se escribe "a largo plazo", con el sacrificio que eso supone, sino para enseñar ya, etc.).

    Besos y abrazos, y que tengáis todos un buen día.

    ResponderEliminar
  16. Me encanta eso que dice el amigo de tu tio...
    Yo lo hago a menudo y tengo la carpeta del ordenador a puntito de explotar. No me siento nada escritora, por cierto, pero estos ultimos meses mi vida se ha convertido en una especie de pelicula extranha, y el otro dia con una amiga hablabamos de "publicar" nuestras historias de risas y lagrimas.
    La idea me atrae, no te creas, pero de momento me lo quedo todo para mi, que ya me va bien volcar en esa pagina (de Word) en blanco todo lo que se me va pasando por la
    cabeza...
    En fin, historias para no dormir...
    Sigue escribiendo, por favor...
    Un beso (hoy desde Shanghai)

    ResponderEliminar
  17. Ya, ya he visto la visita desde Shanghai. Y, desde aquí, me parece que ya sólo estar donde estás debe de dar para escribir un libro.

    Sí, a mí también me encanta lo que me dijo. Aunque fue un enorme jarro de agua fría sobre mi cabeza, para qué negarlo.

    Gracias, Carolaine.

    ResponderEliminar
  18. No sé, yo creo que tampoco tiene mucho sentido planteárselo, a no ser que uno tenga sólo ese afán: no de "escribir", sino de "ser escritor", alcanzar esa posición absurdamente mitificada (pese a su supuesto glamour, suele ser una realidad bastante triste, como ha dicho Miramón).
    ¿Escribir por necesidad? Bueno, también hay mucha mitología en eso.
    De lo que se trata es de hacerlo cuando a uno le apetezca (te puede apetecer a todas horas, como la cosa esa que ¿cómo se llamaba?... el sexo, ¿no?). Y si en un momento dado tienes algo que podría ser un libro, te puedes plantear enviarlo a sitios para que lo publiquen. Y ya se verá...
    Lo demás, comeduras de tarro que sirven, eso sí, àra escribir un post. Algunos han escrito libros enteros sólo con eso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Supongo que sí, que tienes razón.

    Pero yo llevo tiempo diciendo que ésa era mi pretensión, una meta. Y creyéndomelo, que conste. Y ahora creo que debe de ser falso, y me parece importante ser consciente de que no es hacia ahí hacia donde debo proponerme caminar (porque de hecho no lo estoy haciendo). Más que nada por dejar de pensar y decir tonterías, vamos.

    En cuanto a lo de la necesidad, a mí me parece casi imprescindible para escribir con constancia y dedicación sin la recompensa de que te lean. Llámalo necesidad, llámalo que te hace falta para estar bien y lo haces para ti.

    Un abrazo, Conde.

    ResponderEliminar
  20. Pues yo no estoy de acuerdo.

    Sí, me habías contado lo del amigo de tu tío, y creo que refleja la personalidad de ciertos escritores, esos que no pueden vivir sin escribir, la escritura es todo para ellos, es el centro de su vida, es su motor (y muy probablemente su obsesión).

    En todas las profesiones hay personas totalmente volcadas en su trabajo, que convierten el trabajo en su razón para vivir, en una necesidad. Probablemente sean estas las personas más motivadas, las que más rindan, las que consigan objetivos más brillantes. Sin embargo, yo creo que se puede hacer un trabajo muy decente sin llegar a esos extremos.

    Para mí un buen trabajo es aquel que puedes hacer medianamente bien y que además te gusta, te produce cierta satisfacción, no te cuesta un enorme esfuerzo ponerte cuando tienes que hacerlo, te gusta el trabajo en sí y no sólo lo que representa de cara a la galeria. Yo creo que eso es aplicable también al mundo de la escritura. Evidentemente si pretendes llegar a ser un premio nobel, entonces olvídate, la escritura tendría que haberse convertido en una necesidad para ti ya hace mucho mucho tiempo (siendo ello una condición necesaria pero no suficiente, claro).

    Un beso chico.

    ResponderEliminar
  21. Si se me permite pondré unas citas…

    George Simenon afirmaba que “escribir no es una profesión, sino una vocación de desdicha» y Jean Paul Sartre hablaba de que el hombre escribe porqué es un “develador”: busca mostrar lo que hay oculto en nosotros, en nuestras realidades y nos impulsa a comprometernos con el mundo, hacernos reales ante él y ante los demás.

    A saber, escribir podría ser un punto de inflexión en nuestra existencia para respirar profundamente, y ver cómo ella nos conforma y nos limita. Escribir nos muestra en parte cómo somos, y como sentimos y revela nuestros miedos y anhelos.

    Escribir pudiera ser la mejor manera de entender aquello que desconocemos, o pudiera ser una manera de descubrirnos, o pudiera ser la mejor manera de sociabilizar nuestra identidad, o… Ves a saber.

    Una cosa más, he escrito esto para paliar algunos de mis miedos, para mostrar al mundo parte de lo que le oculto y quizás para sociabilizar mis ideas con ustedes… En fin.

    Saludos a todos.
    Gracias

    Referencias:
    http://notasmoleskine.blogspot.com/2008/05/simenon-y-camus.html

    Y del libro:
    Preparando el regreso a lo real: Introducción a cinco pensadores existencialistas: Kierkegaard, Nietzsche, Sartre, Camus, Jaspers

    Autor Celedonio Ramírez
    Publicado por EUNED, 1999

    http://books.google.es/books?id=JYo9zPT_xlwC&pg=PA131&lpg=PA131&dq=qu%C3%A9+es+escribir+camus&source=web&ots=bVODDia-sl&sig=JG38GyepeIyc3syOV9meOHOP678&hl=es&sa=X&oi=book_result&resnum=10&ct=result#PPA131,M1
    (a partir de la página 131)

    ResponderEliminar
  22. Si me hago la pregunta, quiero o no quiero ser escritor, la respuesta es: quiero las dos cosas. Y no encuentro esta respuesta absurda o ilógica, porque lo que me indica es que aún no sé el modo en que quiero ser y lo que quiero dejar de ser, cuando escribo.

    Me gustaría ser escritor si lo que escribiera fuera haciendo lo que soy y deshaciéndome en lo que no soy. Llegar a ese punto en que se encuentra el ser y el no ser en lo que se escribe. Muchos escritores debieron de tener intuiciones como ésta y llegaron a pensar que ser escritor era una manera de ganar la eternidad. En mi caso, mi aspiración sería el poder dejar de ser al dejar de escribir y poder observar cómo se constituye mi ser efímero. Con este planteamiento ¿quién se atreve a pergeñar una sola liña?

    Es por eso que me demoro en mi decisión, porque aún no me experimento como el ser que se transforma en la escritura.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Mary.

    Que conste que no estoy hablando de un trabajo. Al menos, no necesariamente. Ni siquiera al hablar de "ser escritor" tiene uno por qué referirse a un escritor
    profesional. Ni, por tanto, hablamos de una ocupación pensada para ganarse la vida, y encaminada a ello.

    Hablamos, o hablo, de una actividad a la que quieres dedicar tu tiempo, una parte no insignificante de tu tiempo, y además del tiempo libre. Voluntaria y libremente ("necesidades" mentales al margen).

    Puedes no dedicarte en cuerpo y alma, por supuesto, sólo faltaría; pero tienes que dedicarte algo, ¿no?

    No creo que hablar de necesidad implique esa completa dedicación. Ni creo que signifique que la escritura es el centro de tu vida, tampoco.

    Y, tanto si es una actividad laboral como si no, yo no encuentro excusa para quien dice querer escribir y no escribe: si no escribes, entonces es mentira que tú lo que quieres sea escribir.

    Un beso.

    Bienvenido, Hume. Sociabilice usted, libérese de miedos y airee sus ideas, también aquí.

    ¡Taliesín, esta vez te has pasado...!

    ResponderEliminar
  24. Yo me refería a la segunda acepción: “escritor es el que escribe y publica, el que escribe libros”. Es decir, alguien que vive de exponer y vender sus ideas, en verso o en prosa, de ficción o de ensayo. Esto, como decía, requiere una sabiduría del oficio y una aptitudes que no están al alcance de todos. Lo otro, para mí, es tener un hobby. Hobby que, con la llegada de internet y los blogs, se ha puesto al alcance de todo el mundo y, claro, unos lo practican con más fortuna que otros. Creo que la mayoría de los comentarios que se han producido entienden ser escritor en el sentido en que yo entiendo tener la afición de escribir; bueno, no pasa nada si nos entendemos.

    Curiosamente España es uno de los países donde más títulos se publican y donde las tiradas son más cortas. Es decir, tenemos, en proporción, más escritores que lectores. ;-)

    ResponderEliminar
  25. Porto,
    Y yo que pensaba que me quedara moderadamente corto en mis excesos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Sr. Porto ¿Se había puesto la meta de escritor?
    No le veo alcazando metas
    de momento...
    No sé explicarlo bien y espero que me entienda.

    ResponderEliminar
  27. Hola. Informamos que se puede descargar el último número de nuestra revista sobre literatura y cine en:

    http://shangrilatextosaparte.blogspot.com/2008/09/shangri-la-n-6-mayo-agosto-2008.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Pues yo sí necesito escribir...

    Aunque sean palabras que sé que nadie más va a leer, si no a saber dónde y como estaría. ¿Será una locura? A lo mejor... Y yo que sé, pero lo hago y me siento mejor, así que con eso ya me vale. Total, es por y para mí...

    Ah! Y saludos ahora desde Hong Kong, acabadita de llegar, oiga!

    ResponderEliminar
  29. No me he entendido ni yo...
    No es mi día.
    ¿Me perdonas?

    ResponderEliminar
  30. Buenos días, a todos, incluso a los de Hong Kong.

    Suficientemente excesivos tus excesos, tal vez. Al menos para mí, T.

    Luna, creo que yo tampoco entiendo del todo lo que quieres decir; pero nada, nada de disculpas :)

    ResponderEliminar
  31. Buenos dias para todos los de ese lado, buenas tardes para los del otro, que ya estaremos a puntito de ternimar nuestra jornada.
    Porto, gracias por pensar en todos!!!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  32. No sé, no sé ... no me convence ...

    No siempre nos dedicamos a hacer lo que queremos hacer y las razones para no hacerlo son muy diversas.

    Tengo una pregunta, si a ti no te interesa escribir ¿por qué tienes un blog?

    ResponderEliminar
  33. No siempre nos dedicamos a lo que nos interesa.

    Pero es que en el caso concreto de la escritura y, más aun, en mi caso concreto, sé, como tú, que si no escribo es porque no me da la gana, que no hay nada que me lo impida, además de que no me dé la gana.

    Claro que algo me gusta, es evidente; de lo contrario sería masoca. Y eso, unido a mi egotismo, son suficientes razones para tener un blog. Y yo añadiría un interés "comunicativo", un intento de hablar con gente interesante.

    ResponderEliminar
  34. Porto,
    Mi pequeño exceso se entiende cuando se ha leído a Heidegger: "el lenguaje es la morada del ser". No pasa nada por no haberlo leído, además hay que entenderlo y no es fácil, al menos para mí.
    Con mi intervención pretendía explicar la manera en que me enfrento al hecho de escribir: me pido elaborar textos que sean auténticos y de momento no creo conseguirlo.

    En fin, procuraré no excederme aquí para no molestar.

    ResponderEliminar
  35. Al menos ahora sí lo he entendido.

    Y, por supuesto, excédete cuanto quieras, que aquí no molestas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Más bien: si no publico es porque no me da la gana, ¿no?

    Pero creo que en este tema tú y yo no nos vamos a poner de acuerdo...

    ResponderEliminar
  37. Porto, el acercamiento más honrado que puede tener un escritor por su oficio es el dinero. El resto (la Obra, la Posteridad, la Vanidad) es puro veneno. Yo admiro profundamente a la gente que escribe por algo tan humilde, tan terrenal como el dinero.

    ResponderEliminar
  38. Buenos días.

    En absoluto podría yo decir eso, Abriéndome; te lo digo con toda sinceridad.

    M., como Valle, ¿no? Pues sí, pues visto así parece que tienes razón.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  39. Un joven fue a ver a un sabio maestro y le preguntó:
    -Señor, ¿qué debo hacer para conseguir lo que yo quiero?.
    El sabio no contestó. El joven después de repetir su pregunta varias veces con el mismo resultado se marchó y volvió al día siguiente con la misma demanda. No obtuvo ninguna respuesta y entonces volvió por tercera vez y repitió su pregunta:
    -¿Qué debo hacer para conseguir lo que yo quiero?
    El sabio le dijo:
    -Ven conmigo.
    Y se dirigieron a un río cercano. Entró en el agua llevando al joven de la mano y cuando alcanzaron cierta profundidad el sabio se apoyó en los hombros del joven y lo sumergió en el agua y pese a los esfuerzos del joven por desasirse de él, allí lo mantuvo. Al fin lo dejó salir y el joven respiró recuperando su aliento. Entonces preguntó el sabio:
    -Cuando estabas bajo el agua, ¿qué era lo que más deseabas?
    Sin vacilar contestó el joven:
    -Aire, quería aire.
    -¿No hubieras preferido mejor riquezas, comodidad, placeres, poder o amor?
    –No, señor, deseaba aire, necesitaba aire y solo aire -fue su inmediata respuesta.
    -Entonces -contestó el sabio-, para conseguir lo que tú quieres debes quererlo con la misma intensidad que querías el aire, debes luchar por ello y excluir todo lo demás. Debe ser tu única aspiración día y noche. Si tienes ese fervor, conseguirás sin duda lo que quieres
    -----------

    Cuento sufí.

    --------

    Sirwood

    ResponderEliminar
  40. Me ha gustado mucho este cuento sufi, pero a veces con desearlo con todas tus fuerzas no es suficiente... a veces no solo depende de nosotros mismos... no? Al menos yo lo veo asi...

    Buen fin de semana a todos.

    Por cierto, Porto, te imaginas la cantidad de comentarios que nos perderiamos si dejaras de escribir?
    Sigue...por favor.

    ResponderEliminar
  41. Gracias, Sirwood, me ha encantado.

    Yo no sé si llega con desearlo, Carolaine. Tiendo a escapar del voluntarismo, que me parece un poco infantil (aunque cada vez confíe más en la capacidad de cada uno para tomar decisiones; y, sobre todo, desconfíe de ciertas supuestas incapacidades, empezando por las mías). Pero no me parece necesario definirse; lo que este cuento me deja claro es que, si no es así como deseas una cosa, como le dice el sabio, no hay nada que hacer. Y está clarísimo que escribir, para mí, no tiene esa importancia. Y eso es lo que acabo de aceptar y asumir.

    Una cosa es escribir, así en general, tratar de escribir un libro, o algo, y otra hacerlo aquí; y esto último, por ahora, pienso seguir haciéndolo. Muchas gracias por tu interés, C.

    ResponderEliminar
  42. Tu prima la de Alicante12/9/08 12:02

    No sé si tiene sentido mi opinión sobre este cuento:
    El joven quería aire y lo recibió cuando el sabio lo soltó, de lo contrario se habría ahogado; entonces...no le llegaba con desearlo con fuerza, dependía de que el sabio lo quisiese soltar.
    Para realizarte laboralmente no llega con estar preparado, ser constante y trabajador; yo pienso que hay que estar en el momento y el sitio preciso. Y desgraciadamente, en muchas ocasiones dependes de terceras personas, que ni siquiera tienen una buena vara de medir.
    Tú puedes querer escribir un libro y que te lo publiquen pero no creo que para ello llegue con desearlo con fuerza.
    Siento parecer pesimista pero creo que soy realista.
    También creo que sí lo escribirás, seguramente cuando tus niños sean mayores y no te necesiten tanto. Pero cuanto antes empieces con el boceto, mejor.

    ResponderEliminar
  43. No, no, Porto, gracias a ti.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  44. Prima viajera, tu opinión sobre el cuento me parece de lo más lúcida. La enseñanza está bien, es muy gráfica, pero si no lo llega a soltar...

    En cualquier caso: no dependemos sólo de nosotros mismos. Pero lo primero que debemos asumir es que nosotros mismos, nosotros solitos, podemos impedirnos cualquier cosa antes de empezar.

    Gracias por tu opinión, N. Y un beso enorme.

    ResponderEliminar
  45. Distingue, amigo Porto, escribir de ser escritor. Deseaba, según confiesa, la prestancia de la profesión. Y sin embargo se ve incapacitado para la disciplina que requiere. Toma de la dedicación del escritor la parte que le es útil, a la que le saca provecho. La que le permite reflexionar sobre la vida. La que nos pone en la pista de cómo somos realmente. Descarta, sin embargo, las exigencias del método que lleva a lo que se entiende por “obra literaria”. No se aflija. No merece ello cuita alguna. Cuando las renuncias no duelen, cuando no alteran la dicha que se procura, no hay por qué lamentarlas. Quizás haya niveles de felicidad —no sé, lo dudo—. Quizás aspirar a los escalones superiores de la felicidad precise de constancias esforzadas. En cualquier caso, doy por cierto que tener claro hasta dónde nos queremos exigir nos pone en la pista de cuáles son nuestras reales aspiraciones. Ser feliz no es mala ocupación. Preferible sin duda a muchas otras. Incluso a la de escritor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Querido Diarios, por ahí iban los tiros: no me lamento; me desengaño, que siempre es bueno; y pretendo asumir esa verdad para que deje de amargarme no lograr algo que creo no desear en realidad (distinto es que me ofreciesen "¿Quieres ser un escritor cojonudo, y vivir de eso, y dejar tu trabajo?"; pero es que también lo aceptaría con músico, pintor, actor, politólogo, etc., etc.).

    Saber lo que uno quiere (o, dicho de otro modo, conocerse) es la primera condición para lograrlo. Y eso incluye deshacerse de deseos irreales e identificar los de verdad.

    Por lo demás, la escritura sigue a mi lado, y supongo que seguirá. Y si el día de mañana cambio, espero verlo.

    Gracias, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Sí lo has dicho, Porto. Que escritor es el que publica. Entonces, si leo que no escribes porque no te da la gana, debo entender que no publicas porque no te da la gana.

    Pero la verdad es que no entiendo a dónde quieres llegar y por eso no creo que nos vayamos a poner de acuerdo.

    ResponderEliminar
  48. Luego de que uno identifica lo que "cree" que quiere, bueno es hacerse algunas preguntas: ¿Por qué lo quiero? ¿Qué estoy buscando? Paz, amor, comprensión, libertad...
    A veces buscamos fuera, lo que debemos encontrar dentro de nosotros mismos.
    No sé si es tu caso, Porto, pero seguramente el mio sí...
    Así fue que me dí cuenta de que me gustaba mucho viajar, porque me hacía sentir libre y descubrí, con el tiempo, que no era necesario moverme de la silla para estar en libertad.

    Un beso y un abrazo (¡Muax!¡Hug!)
    ¡Ah! Te envié un e-mail.
    Y por cierto, aunque siga firmando "Jandi", me gusta que me digas "Ja". =o*

    ResponderEliminar
  49. Jandira, bonito nombre. Lo que dices de encontrar en nosotros mismos lo que buscamos fuera bien es verdad, yo me tuve que ir muy lejos para darme cuenta...

    Porto, lo de escribir, ¿que más da si publicas o no? que si eres escritor o sólo escribes, o lo que sea... si te apetece hacerlo, bien, creo que a muchos nos gusta, y si no pues te pasas unos días sin colgar ningún post hasta que te vuelva a apetecer, no? ¿no crees que a veces nos complicamos la vida más de lo que debemos? Yo sí lo hago, contínuamente, porque soy así, aunque a veces aparece alguien que hace que me de cuenta de ello y entonces me relajo (sólo un poco) hasta que me vuelvo a "desrelajar", y así voy viviendo... Como en una montaña rusa, pero me siento viva, y eso no tiene precio, ¿sabes?

    Escribe, o no, piensa, disfruta, diviértete, duda, vive, es lo más bonito que hay, y si además puedes hablar con gente tan distinta de todas partes, ¿no te parece un regalo?

    Uff! Me acabo de levantar y me sale todo esto, me parece que hoy puede ser un día peligroso;) Buenos días desde HK. Hoy hace sol.

    ResponderEliminar
  50. Gracias Carolaine.
    Sobre lo que dices, estoy muy de acuerdo.
    Por apegarnos al pasado o enloquecernos por el futuro, muchos perdemos momentos (algunos, toda la vida) en que podríamos disfrutar y aprender del presente.
    Vivir es un arte...
    Saludos

    ResponderEliminar
  51. Buenos días:
    Me sumo a la contestación de Diarios.
    Las cosas han cambiado porque ha cambiado usted y ha descubierto cosas que antes desconocía o las creía inalcanzables, la apatía era su mejor amiga
    Antes -me parece - veía la vida pasar sentado en una silla. Ahora se ha levantado y nada es igual, todo se mueve de forma diferente para usted y entiendo que haya cosas que ya no le apetezca y otras que le atraigan mucho más.
    Es probable que antes le gustara que le leyeran y leer a los demás y puede que ni lo uno ni lo otro lo necesite tanto...

    Podrá se lo que quiera seguramente, menos actor....No le veo, por más que quiera imaginarlo.

    También estoy de acuerdo con sutío...me asustaría que me leyeran y cerraría el blog.

    Saludos y buen día

    ResponderEliminar
  52. Excusa, yo había entendido la frase como que no publicaba porque yo no quería, pero que con sólo querer ya estaría chupado. Y eso es lo que no dije, ni digo; porque no lo creo ni por asomo.
    Yo digo que no escribo (físicamente, sentarme ante el ordenador y escribir, y así tratar de hacer algo decente, de que me salga algo que me guste) porque no me da la gana, ya que tiempo y medios tengo. Que la mejor prueba de que no me importará tanto como solía decir ha sido, precisamente, que no lo he hecho, que no lo intento; con independencia del resultado y de si éste es lo suficientemente bueno como para llegar alguna vez a servir para ser publicado.
    Yo lo veo claro, pero a veces los términos que usamos nos llevan a confusión.

    Pues (Ja, Carolaine, Lunita) de eso, de aclararse y estar cada vez más cerca de conocerse y saber qué se quiere y por qué cosas está uno dispuesto a esforzarse se trata todo esto.

    Luna, ¿pues sabes que hay quien me ve como actor, y no es sólo una persona? De todo hay, en la viña del Señor. Un beso.

    Ah, Carolaine, y claro que es una suerte poder hablar con quien hablo gracias al blog. Desde el principio ha sido su principal atractivo.

    Besos a todas, y abrazos. Y buenos días.

    ResponderEliminar
  53. El cuento sufí no dice que si deseas una cosa con todas tus fuerzas la conseguirás, dice, a mi entender, que si no la deseas con todas tus fuerzas y de verdad no se consigue. La vida no es lo que uno quiere y lo que uno desea _que me lo digan a mí_ pero si uno no sabe ni tan siquiera que quiere realmente, nunca lo tendrá porque lo "querido" no está claro y hoy puede ser una cosa y mañana otra, según las circunstancias.
    Querer algo por esnobismo, por el envoltorio o porque parece mejor lo que no se tiene que lo poseído sólo refleja que uno no sabe lo que quiere o, en todo caso, que lo que quiere (tamnién los ladrones o estafadores tiene claro lo que quieren) no es tan digno como otras cosas.

    ResponderEliminar
  54. Pues..a estudiar el Ser o no Ser...
    Te avisaré para el próximo casting.

    ResponderEliminar
  55. Porto, no nos conocemos, y quizás nunca nos conoceremos, pero ¿sabes una cosa? Encontré tu blog por casualidad, buscaba información de un libro de Fante, y pam! apareció tu blog, ese hombre sentado en la silla que me enganchó de inmediato... (Destilas honestidad por los poros, o a mí así me lo parece...)

    Y desde aquí, desde tan lejos, me encanta escribir algún que otro comentario y que respondas, tú o quien sea, no hay nada mejor como saber que alguien se ha tomado un tiempo para pensar sobre lo que dices, considerarlo y que te tenga en cuenta, para mí a veces es como un milagro.

    Sí, es una suerte que podamos comunicarnos por "culpa" de este blog... ;)

    Un abrazo también. Y un beso. Y buenos días, claro!

    Ah! Y otra cosa: si algún día se te ocurre pasar por este rincón del mundo, avisa, tu avisa... Sería muy curioso...

    ResponderEliminar
  56. Buenos días.

    De acuerdo con el anónimo.

    Primero voy a preparar una obrita que hacemos entre amigos (no llega ni a teatro aficionado, que la hacemos en una casa), y dependiendo de cómo vea la experiencia ya te mando mis datos, Luna... :P

    Es que eso es lo mejor de este asombroso medio de comunicación, el poder hablar a diario con una chica que vive en Hong Kong, y además poder llegar a tener conversaciones que en el día a día de algunos son excepcionales. Me alegra mucho oírte eso, Carolaine; muchas gracias por tu amabilidad.

    ResponderEliminar
  57. Hola Porto,
    Aunque muy tarde, me gustaría hacer mi aportación al debate. Creo que la vida hay que vivirla con ligereza. Que hay que jugar y escribir es fantástico para eso. Que no hay que tomarse demasiado en serio, como dice conde, que las cosas hay que hacerlas de forma natural sin pensar en llegar a ser nada.

    Y que me aburren mucho los que van por el mundo de escritores deprimidos y obsesionados con sus historias y hablan del "parto" de la novela. Buf.

    Y que sigas haciéndolo, hombre. Que nos gusta.

    Anda que... :-D

    X.

    PD: Hacer un puente y que no se caiga sí que es difícil. O atracar un barco que te cagas de grande en un puerto, ya que estamos.

    ResponderEliminar
  58. Xavie, es verdad lo del puente y el barco, eso si es dificil... y contruir rascacielos con andamios hechos de cañas de bambu tambien.
    No veas...
    Es verdad que a veces pensamos demasiado las cosas, y cuanto menos en serio nos tomamos y mas nos reimos de nosotros mismos, mejor nos lo pasamos...
    Digo...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  59. Un escritor es una persona que escribe. Entonces depende de qué es lo que escribes. ¿Escribes novelas o cuentos, artículos o ensayos? ¿Escribes el texto de un anuncio o lápidas grises? ¿O entradas de blog?

    Depende, alo mejor sí eres escritor.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  60. pero entonces que estas haciendo aquí sino escribiendo??? Yo te estoy leyendo, por lo que tienes que estar escribiendo. ¿O es que no estas publicando? Pues, entonces ganas la vida de otra manera, pero escribir, si escribas...y ademas que te cagas.

    ResponderEliminar
  61. Estimado Portorosa,

    Cuando alguien asegura que desea ser escritor dice, simplificando las variables, dos cosas:

    1) Quiero escribir endiabladamente bien (y, para ello, me temo que lo único que de verdad se precisa es talento).

    2) Quiero ejercer como escritor (y, para ello, sólo se precisa fotos en contracubierta, cócteles displicentes y egotismo despiadado)

    Lo primero es un don y una desesperada y soberana pertinacia. Para alcanzar lo segundo, aquí le(s) dejo unos consejillos:

    http://latorredemontaigne.blogspot.com/2008/09/consejos-un-escritor-novel-que-no-nobel.html

    ResponderEliminar
  62. Ya digo, Duke (bueno, creo que lo he dicho), que yo creo que ser escritor es escribir libros; que se publican y venden, claro. Pero acepto la distinción de Francisco; aunque yo creía que quería ser las dos cosas. La segunda responde a lo que ya he dicho del esnobismo, tontería, etc; la primera me encantaría, pero además del talento que no tengo requiere el tesón del que habla Francisco y que también me falta.

    Bluestreak, muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  63. Francisco, he descubierto en tu divertido post la razón por la que no me es posible escribir. La das al final del párrafo que empieza por: Y, ante todo -y esto es imprescindible-...

    Saludos.

    ResponderEliminar