22.9.08

Microrrelato: En amor y compañía

- ¡Ay, no sé qué tomar!
- Yo un café; con leche.
- ¡Un café! ¡Pero cómo vas a pedir un café! Después no duermes.
- Sí, mujer, que sí que duermo.
- El café te hace daño, que es muy excitante.
- Pero si nunca me hace daño.
- Si quieres pídete una infusión, que es más sana. Porque el café te va a hacer daño.
- No sé, por uno que me tome...
- Te tomas una menta-poleo; o una manzanilla, que sienta muy bien al estómago.
- Pero si no me gusta.
- ¿Qué van a tomar?
- Dos manzanillas.
- ...
- No me gusta, no me gusta... ¡Pareces un niño pequeño!


21 comentarios:

  1. Que triste.....y que real!
    Bs

    ResponderEliminar
  2. De los periódicos:

    "La crisis enfría la fiebre de divorcios y obliga a reabrir acuerdos pactados"

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Sr. Portorosa, muy bueno. Y muy real, me temo. Tiene un oído excelente para los diálogos.
    No terminé el libro de Yates. No me dio tiempo a hacer todo lo que me propuse en verano, pero estoy en ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. nueve nubes22/9/08 23:24

    Me refería a:

    "¿Y a usted, si le concediesen todo cuanto deseara, qué le gustaría hacer en sus vacaciones? - ¿A mí? Estar sentado en una silla."

    de donde sale? Quien es el autor??

    Gracias..
    a proposito... luego de la "crita" a auster... creo que tendrè que elegir con mucho cuidado el libro para comenzar con este tipo...
    saludos muchos!

    ResponderEliminar
  5. Pues yo estoy leyendo a Auster. Por primera vez. Y bueno: hay algunas cosas que quitaría del todo, pero me está enganchando... medianamente.

    Sobre el microrrelato. Me ha recordado a un cuento de Dorothy Parker.

    ResponderEliminar
  6. Buenos días.
    Me alegro de que os haya gustado (a los que os ha gustado).

    Nueve Nubes, eso no es de nadie; lo saqué de una especie de cuento con moraleja, en el que el más sabio de los sabios daba esa respuesta, y lo puse con mis palabras.

    Pues ya contarás, Miguel, que tenía muy buena pinta lo que decías.

    En fin, esto es ficción.

    En cuanto a Auster, resumo lo que en su día escribí: está bien, pero tampoco es para tanto.

    Ah, buenos días.

    ResponderEliminar
  7. yo todavía estoy riéndome
    jejeje

    ResponderEliminar
  8. Yo diría que la mujer tiene razón, ¿como se le ocurre pedir un café a un niño?

    ¡El amor de madre es incondicional! Y a algunos le dura toda la vida.

    También es cierto que algunas siguen jugando a las muñecas, sin la más mínima muestra de cansancio.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo ahora me río con el comentario de Taliesín.

    ¿Cada oveja con su pareja?

    ResponderEliminar
  10. Además, Celia: ¡esto es muy triste, a ver si te enteras!

    ResponderEliminar
  11. es que a mí los calzonazos me caen simpáticos, jejeje

    ResponderEliminar
  12. Jo, pues qué suerte, ¿no? Puedes matar dos pájaros de un tiro.

    :P

    ResponderEliminar
  13. ...
    no lo he entendido...

    jo...

    ResponderEliminar
  14. Pues que así mandas tú y aun encima lo pasas bien, te ríes.

    ResponderEliminar
  15. ah
    a mi me caen simpáticos
    pero no los quiero como pareja

    calla calla

    si a mí me tienen que preparar el colacado por las mañanas y llevar de la manita a todas partes porque tengo tendencia a perderme

    no podría salir con un calzonazos
    mi psicóloga dice que yo necesito a alguien que sepa ponerme "límites"

    tampoco la entiendo a ella cuando me dice eso...

    ResponderEliminar
  16. Pues no sé, yo veo que tienes una personalidad "desbordante", pero no sé si van por ahí los tiros...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. A mi siempre me cayeron mal los calzonazos, pero aun peor las mamas-esposas :-)

    Por cierto me ha gustado mucho, me lo he imaginado a usted en una cafetería, con el periódico, tomando el café que le de la gana a la hora que sea, con cara de despistado y oreja "observadora"

    ResponderEliminar
  18. tiene usted razón sr. de Portorosa
    mi personalidad a veces también me "desborda"

    :)

    ResponderEliminar
  19. Pero que conste, Divina, que era ficción.

    Dentro de lo que cabe, claro; que ficción no hay, casi.

    Besos.
    Incluso a usted, querida...

    ResponderEliminar
  20. Por eso digo imagino, pero ya se sabe "en ocasiones la realidad supera la ficción" pa lo bueno y pa lo malo ;-)

    ResponderEliminar