2.7.08

Me voy haciendo mayor

Ayer comprendí que mis enseñanzas sobre cuándo vivieron los dinosaurios y el tieeeeeempo que hace que desaparecieron habían quedado claras, cuando mi hija, con uno de juguete en la mano, me explicó que cuando yo era pequeño existían, ¿verdad, papi?

19 comentarios:

  1. No sé si igual o peor es lo mío. Una vez, le dije a mi madre: "He visto a un viejo con un chándal igual que el mío". "Pero viejo, ¿cómo?" "Como papá".

    Mi padre tenía entonces 36 años.
    Ahora yo tengo 32 y, cuando me llaman señora por la calle (joder, no tengo ni una arruga), me cabrea.

    No somos naide.

    Estás de lo más prolífico últimamente. Y me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/7/08 22:46

    Lo de las arrugas lo arregla el tiempo.

    Otrosí: ciertamente, no semos naide.

    Sirwood

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay, amigo! El tiempo que corre. Y lo malo (o lo bueno) es que todo lo confunde. Por ejemplo, hace unos veinte años entre un alumno (espigado y rubito) y su profesor de Literatura había un abismo insalvable, y hoy, al parecer, están en el mismo cajón: el de los dinosaurios.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días.

    Ante todo: Malambruno, ¡qué cabrón! Pero tienes toda la razón. Me ha encantado tu comentario, verdad como un templo, me temo.

    Los niños es lo que tienen, Viajes (¿cómo prefieres que te llame, Viajes o Unaexcusa?). Aunque, fíjate, mi hijo de (en dos días) 2 años llama chico/a a todo el que no sea un anciano.

    Y gracias.

    Como decía Cabrera Infante que había leído en unos baños públicos, o escolares: no somos nalga.
    Un abrazo, Sirwood.

    A todos, abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Yo cuando era pequeña pensaba que cuando mi padre era pequeño existían los mamuts.

    ResponderEliminar
  6. ¿Y ahora qué te digo? ¿Que eres como mi hija?

    ResponderEliminar
  7. uy, entonces volveríamos a aquello de "te odio, porque me pongo roja por dentro"
    o algo así

    hoy me siento vieja para las pataletas

    ResponderEliminar
  8. Pues, para que no te sientas vieja, te digo que eres como una hija para mí.

    :D

    ResponderEliminar
  9. Mi nene de 7 años salió del colegio pidiéndome:-Mamá ,por favor mañana me cambias la cara? Es que tengo dos amigas que dicen que soy muy lindo y hasta me escriben cosas .....

    Lo abracé y le dije que sí....vos sos lindo sólo para mamá...ajajjaaaaa .....

    El viernes anterior dejé a mi hijo y a un compañero en el cumpleaños equivocado ¿que tal? Todavía lo cuento y no me lo creo....

    Mamá-me dice-no te preocupes...en cuanto nos dimos cuenta,avisamos y estuvo todo bien....

    ResponderEliminar
  10. vos sos lindo sólo para mamá.

    ¡Muy bonito, tú empieza así y ya verás qué problemones de mayor! ¿Es que no has visto "Psicosis", o qué?

    ResponderEliminar
  11. Ajajajajajjaaa....

    Bueno ayer pregunté como siguió el cuento...y nada lo cambiaron de banco...ajajaja

    Parece que la niña le ha escrito que lo ama y él entonces la ha mandado al reino de la indiferencia total..........a la merda va

    Le he dicho -para que sepas-bueno...tampoco es cuestión de andar rompiendo corazones así por la vida...O sea no !

    Me encanta que mi hijo ya provoque esas cosas...En fin...todavía tengo al peque de tres que dice que soy su novia....ajajajaa

    ResponderEliminar
  12. Hay un segundo momento, aún peor. Sucede cuando los hijos saben ya perfectamente cuándo vivieron los dinosaurios y qué lejos queda eso. Y sin embargo, siguen creyéndonos dinosaurios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A mí los dinosaurios me encantan y me parecen estupendos compañeros de cajón.
    (Si en mi primer comentario había cierto tonillo de anciano vengativo, lo retiro.)

    ResponderEliminar
  14. Porto, llámame como quieras (qué ganas tenía de decir esta frase).

    ResponderEliminar
  15. a mí, que con 12 años ya unos pequeñajos me llamaron señor en la grada de un estadio.

    a esa edad, pues te aprovechas de la autoridad sobrevenida, no te sientes ni viejo ni arrugado.

    hasta que llega uno de 11 el doble de grande y pone las cosas en su sitio

    ResponderEliminar
  16. Lo cierto es que los dinosaurios duraron mucho... así que no es raro que coincidieran contigo: no es tu edad, es la suya :-))
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. El ser mayor a ojos de otros no tiene importancia, si no es como amplificador de nuestra propia percepción del tiempo.

    Eso es lo que falla, los niños no tienen esa percepción del tiempo pasando, de que es el tiempo el que hace mallores a los mallores y viejos a los viejos. Simplemente son categorías del ser: hablan distinto, están ahí arriba, huelen distinto, y por supuesto, no pueden vestir chándal igual que el nuestro. Iría contra lo natural.

    Aun recuerdo claramente que en mi cabeza (creo que tendría unos cuatro años) estaba claro que mi padre y mi madre lo eran en relación a mí, como lo era mi abuela y mi abuelo... pero se produjo un shock brutal cuando alguien se refirió a mi abuela como: "la mamá de tu mamá". No, ahí hay algo que no cuadra... "sí, claro, era su mamá cuando ella era pequeña". Ahí me dejaron totalmente destrozado, no podía entender que mi mamá hubiera sido niña, que hubiera tenido su propia madre, y el abismo del tiempo se me hizo insoportable. Imaginé a mi abuela teniendo también madre, y no lo soporté. Me negué en redondo, y continué con una realidad más cómoda, más lógica, donde todo lo antiguo lo es por naturaleza y no por tiempo, donde los padres y los dinosaurios están ahí porque ese es su sitio.

    ResponderEliminar
  18. Cuando despertó el dinosaurio todavía estaba allí.

    ResponderEliminar
  19. Perdón por no contestaros, aunque sea imperdonable (perdón por pedir perdón, Celia). Pero es que no estaba de humor.

    No es que estuviera mal, pero simplemente no estaba para esto.

    Besos y abrazos a todos.

    ResponderEliminar