18.7.08

Sevilla

No sé si saben que el centro de Sevilla, como la lluvia, es una maravilla (por cierto, que llover llover no es que lloviera mucho, la verdad; ¡qué calor, por favor!).



Monumental pero llena de rincones, cargada de historia pero viva, es una ciudad que hay que conocer. Y, si lo hacen, paseen por Santa Cruz al caer la tarde. Y si se pierden, mejor.

7 comentarios:

  1. Creo que nos hemos cruzado por ahí... Yo también he estado en Sevilla.

    ResponderEliminar
  2. Anda, pues qué pena no saberlo.

    (¿No has pasado mucho calor? Es que yo...)

    ResponderEliminar
  3. yo vivo en Sevilla y me encanta. (Somtimes I pinch myself...de verdad vivo aquí?)

    ResponderEliminar
  4. Bueno. Y después de leerlo, si es que lo has leído, lo de la isla, digo: ¿qué? :P

    ResponderEliminar
  5. me siento casi homenajeada!!

    Vaya, pues nos hemos cruzado, portorosa, porque yo he llegado después a la ciudad. La próxima vez avisa!

    Por cierto, que me he reído con lo de las calles de vírgenes. Tienes toda la razón.

    ResponderEliminar
  6. yo recuerdo de sevilla el calor, el corte inglés en medio de la ciudad vieja (no era su sitio) y los bares de triana, donde apuntan con tiza la cuenta en la barra y, al final, la borran cuando pagas.

    pero no sé por qué

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que estés disfrutando...

    ResponderEliminar