7.3.07

Permítanme dos recomendaciones

Nada que ver la una con la otra, como no sea que ambas se asoman a las miserias de la humana condición. Curiosamente (o no), ya he recomendado alguna vez los dos blogs en los que están.

La primera es de Ismael Rozalén y se titula Pasó anoche:

Yo estoy empezando a pensar que lo de no poner comentarios es un truco de Ismael para que sus admiradores nos veamos obligados a elogiarlo públicamente en nuestras casas. Acepto. Lean este minirrelato y verán qué bien escrito está y qué sensación de desasosiego consigue transmitir.


La segunda es del blog de Santos Domínguez y se titula Doble moral:

Enlazo este post y no el que ha levantado la liebre, el del archifamoso Escolar.net, porque Santos Domínguez incluye varios artículos y comentarios sobre el mismo tema que me han parecido interesantes. Y que nadie se confunda, ese tema no es la prisión atenuada de De Juana Chaos, ni la política antiterrorista, ni el Gobierno, ni Zapatero ni el PP, aunque a todos toque de refilón; es el periódico El Mundo y su inefable director, que en mi opinión lo ha convertido (al margen de sus tendencias políticas, compartidas por otros diarios que no caen en estos errores) en un ejemplo palmario y vergonzoso del amarillismo más descarado y la manipulación informativa más dañina.


Les aconsejo leerlos en el orden inverso, así se quedan con buen sabor de boca.

17 comentarios:

  1. En esta noche pasada de insomnio he visto las dos cosas que mencionas. Y me sumo a la recomendación, sin matices. Merecen la pena. Y nos indican por dónde vamos. La realidad que se hace ficción y la realidad que transforman en ficción. Y la segunda no se refiere, necesariamente, a el minirrelato de Rozalén.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Quise decir, "al", claro es, estoy un poco dormido.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por las referencias, Portorosa. Y gracias por el impecable texto Ismael. Me guardo el blog, todo un descubrimiento.

    El de Santos Domínguez lo guardo para leerlo en otro momento del día más apropiado. Me quema la estulticia torticera, no la opinión política. El ambiente político de este país es hoy en día tarbernario, de copa de coñac a las ocho de la mañana y, palillo en diente, empezar a salvar el mundo.

    ResponderEliminar
  4. Es muy sabio tu consejo, Porto, respecto a que el orden de lectura debe ser el inverso: el regusto que deja Rozalén siempre es una delicia.

    De lo otro, lo que me resulta absolutamente eufemístico es el adjetivo "inefable".

    Enhorabuena por la recomendación, son ambos blogs espléndidos y uno los sigue siempre con interés y cariño.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7/3/07 12:48

    Por culpa de la falta de tiempo y de tu recomendación me queda aún por leer el texto de Ismael, pero las otras 2 referencias son alucinantes. ¿Hasta cuando se podrán sostener las patrañas demagógicas del PP y del diario sensacionalista? El otro día leía en un blog de los que tienes conectados como se trataba de estúpidos a los que apoyan al gobierno, es muy probable que los sean, pero a los que tienen enfrente se les suma a la estupidez la maldad. Como decía algúien, el PP considera que España es su cortijo, y hasta que pueda hacer con él lo que le de la santa gana no parará de mentir, crispar, tergiversar y espero que ahí se quede

    ResponderEliminar
  6. De nada, a todos.

    (Anónimo, he suprimido la repetición de tu mensaje, dando por supuesto que era un error, claro)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Dices, y dices bien, que "el tema no es la prisión atenuada... ni... ni..., es el periódico El Mundo y su inefable director". De acuerdo, pero no sólo el Mundo, Pedro J y la compaña.

    Amarillismo lo ha habido siempre, el problema empieza cuando esa amalgama de amarillismo, fanatismo y trepas, con FJL y Alcaraz a la cabeza, además del "inefable", parece haber engullido al partido de la derecha -el único partido de la derecha- que se ha convertido en rehén de esos fantoches. Yo estoy convencido, por puras razones estadísticas, que en este país hay una derecha moderna y civilizada, pero, ¿donde se ha escondido?. Han alimentado el monstruo y ahora el monstruo les tiene cautivos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Brian, has vuelto! No sabes lo que me alegro.

    Yo opino lo mismo, incluido lo de que en realidad tiene que haber millones de conservadores "normales", pero reconozco que el tema me recuerda a una poza de arenas movedizas, y me da pereza zambullirme en él y en alguna posible discusión derivada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Sólo he tenido tiempo de leer el relato de Ismael: magnífico, lo he enlazado. Sobre el director de "El Mundo" no hay mucho que que añadir, él se retrata cada día con su público y penoso proceder.

    PD: nada has comentado de mi reciente vena gráfica, y eso me duele. Te pego el tirón de orejas públicamente, porque a veces hay que darte una pequeña colleja para que reacciones (cariñosa, por supuesto)... ;-)

    ResponderEliminar
  10. Y bien que se retrata. Pero no solo el sino también quien lo lee.
    Hablamos de El Mundo, su director y de otro periodista con tendencias claramente fascistas, del partido de la oposición... y todo es uno.

    El PP se rige sobre lo que estos medios le dictan, de eso no hay duda. Y sus votantes sobre lo que el partido manda, de eso tampoco hay duda.
    En España no existe una derecha moderna y civilizada, de existir la veríamos. El PP consiguió gobernar en el momento que se derechizó en extremo, en el momento que la ultraderecha tomó el poder del partido. Anteriormente no se comía un rosco y eso solo tiene un significado: el conservadurismo típico español es antidemocrático y ultraderechista, aun sueña con Franco, Pinochet y Videla, que por algo esos últimos eran amigos de Fungairiño.
    No, no es bueno engañarnos. Mientras sepamos quien es nuestro vecino y como piensa, las cosas las podremos tener algo encauzadas, pero de distraernos y creer que en el fondo son demócratas, podemos terminar destruyendo lo que tanto nos ha costado.
    Mirad lo que ocurre en Polonia, Un país gobernado por familias ultraconservadoras, ultracatólicas y neonazis que antes de gobernar se llenaban la boca con la palabra "democracia".
    Este puede ser nuestro final.

    ResponderEliminar
  11. El de Santos Domínguez ya lo había leído/ visto.
    El relato de Rozalen es una maravilla. Buenísimo.

    Por cierto, me acordé de la librería Michelena, en Pontevedra, la mejor librería literaria de esta parte del Universo, incluido el norte de Portugal.

    Lo de El Mundo, qué decir, todo eso es descorazonador, esa gente, esas manifestaciones con un solo objetivo, desgastar al gobierno... Lo peor es que en realidad el tema del terrorismo se las trae floja. Lo usan para sus propósitos, como un clinex.

    ResponderEliminar
  12. Ambas recomendaciones me parecen muy acertadas. Ismael escribe tan bien como fotografía y es un fotógrafo excelente. Después ofrece, además, el valor añadido del ‘francotirador’ literario, capaz de acertar siempre en el blanco de las emociones. En cuanto a Santos Domínguez, sirva el dato de que en nuestro periódico dedicamos no hace mucho tiempo un ‘tema de apertura’ al mundo de los blogs y al que se citaba como paradigma y referencia (con amplia ilustración gráfica) era el suyo. En todo caso, dada la reconocida condición de poeta y de crítico literario de Santos Domínguez, confieso que a mí me interesan más sus juicios y apreciaciones en ese terreno (donde es casi un estajanovista, dado su ritmo de trabajo) que las estrictamente políticas. En fin, me sumo a los elogios. Un abrazo, amigo Portorosa.

    ResponderEliminar
  13. Buenos días.

    ¡Sebas, hombre, que es de ayer...! No lo había visto todavía, me había quedado en tu cita de García Márquez. No puedo creer que abras otro frente, que te saques de la manga otra faceta más; veremos qué eres capaz de ofrecernos.
    Un abrazo.

    Yo creo, Pau, que hay conservadores demócratas; y que hay gente de derechas antidemócrata (muchas veces incluso inconscientes de que lo son, de que sus ideas y sus actitudes muestran claramente que no asumen en absoluto lo que significa que seamos una democracia). Y lo creo porque conozco ejemplos de los dos tipos, y muchos.

    Juan, te doy la razón, creo que la opinión literaria de Santos tiene una altura sobresaliente [bueno, qué tontería, como si hiciera falta que yo dijera algo], altura que en principio no habría por qué suponerle en el resto de los temas (qué error tan común, preguntarle a algún famoso, aun a los famosos prestigiosos, por asuntos sobre los que no tienen por qué saber más que los demás y tomar sus opiniones como si fuesen autoridades); pero, al menos en este caso, yo coincido plenamente con él.

    Conozco "Michelena", Mabalot. Y la recuerdo con pena, porque mientras la tuve cerca no la aprecié en lo que valía. Si ahora volviese allí, creo que me dejaría buena parte de mi sueldo en ella.
    Sobre las manifestaciones, te digo lo de antes: admito que sólo de pensar en escribir algo al respecto me agoto... no sé ni por dónde empezar.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  14. javier castro8/3/07 09:18

    No me acuerdo dónde he leído (tal vez en Cunqueiro que es mucho de este tipo de noticias)que el surgimiento de los totalitarismos coincidió con la invención y generalización de la maquinilla de afeitar (la automática o la manual). Mientras uno tenía que ir a la barbería a remojarse y esquilarse las barbas, debía convivir allí con esa academia de la opinión, el debate, el chascarrillo o la bagatela. Allí barbas de distinto pelaje compartían conversación mientras perdían pelo. El problema es que (mientras se afianza esto de los blogs con comentarios -el otro tipo de blogs son sermoneadoras variantes del púlpito-) ahora cada uno se apaña solito en casa sin escuchar a los demás. Así los sociatas viven como si fueran peces en pecera rodeados de indignados compañeros que no saben más que indignarse con EL MUNDO y de paso con casi todo el mundo en minúsculas. Pau dice que los votantes del PP están a mandar, y que de noche en vez de con Scarlett Johansson como hace un servidor, según parece, sueñan con Videla, Franco y Pinochet. Vaya nochecitas toledanas que deben pasar esos ultras como usted dice. Creo que toda esta miopía y este creen que uno conoce los sueños ajenos se cura fácilmente conociendo y conversando con votantes del PP. No tengan miedo, de momento la intención de voto es como la gripe aviar y no se contagia por contactos interhumanos. Si esto les parece un sacrificio terrible propongo apuntarse al PSOE y militar en el partido. Es a lo que yo recurrí hace una década y gracias a ello puedo asegurar con conocimiento de causa que los antidemocráticos y ultras son como las ratas, que están por todos lados y campan alegres llámese la calle Génova o Ferraz.
    Respecto a las opiniones políticas de los escritores yo las leo y juzgo intentando olvidarme de lo que opino sobre sus libros.
    Un saludo muy atento a todos.

    ResponderEliminar
  15. Hoy, amigo Portorosa, estaba tentado de escribir en mi blog un texto sobre el decrecimiento, sus defectos, virtudes y la posibilidad de llevarlo a cabo sin traumas en calidad de vida.
    Mientras pensaba en ello me daba cuenta que este tema solo puede interesarle a un hombre "no de derechas"... fíjate como lo digo.
    Claro que muchos derechistas o conservadores son demócratas, pero no en este país. O tal vez, al ser catalán no sé ver otra cosa. Aquí tenemos a CIU, de derechas y demócrata, los del PP son los ultras, es posible que eso me lleve a engaño.
    Así y todo te diré que en España la democracia llegó pese a ellos, pese a los que hoy son y votan al PP. No conozco nadie de ellos, ni por asomo, que peleara por ella. En cambio conozco muchos de los que hoy se llenan la boca con esa palabra, que intentaron por todos los medios impedir que llegara.
    ¿Quieres nombres?
    No creo que haga falta. Todos los conocemos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Y los izquierdistas normales ¿están también escondidos? Porque éstos que nos gobiernan son mediozquierdistas acomplejados de nacionalismo agudo y con un discurso bastante plano. MEDIOCRES, en una palabra, no recuerdo un gobierno de tan bajo nivel político.

    ResponderEliminar
  17. Sobre lo que opino al respecto del nivel politico, puede consultar los dos últimos párrafos del siguiente texto.
    Sin por ello querer decir que no vea actitudes y decisiones reprochables en el Gobierno, que conste.

    Bienvenido.

    ResponderEliminar