2.3.07

Nobles sentimientos

La novia de De Juana Chaos ha dicho que cuando la ambulancia entró en el País Vasco Iñaki de Juana se emocionó.

Y lo peor, lo que da una idea más clara de lo que tendrá esta gente en la cabeza, de hasta qué punto estarán sumidos en la sinrazón más espeluznante, es que será cierto.

- Iñaki, mi amor, ya estamos en Euskadi, ya estás en tu tierra, cariño.
- Euskadi, Euskadi... ¿Ya estamos de vuelta?
- Sí, cariño, ya estás de vuelta.
- Euskadi... - ella le toma una mano entre las suyas- Mi tierra, mi país.
- ...
- Lo he logrado.
- Sí.
- Resistiendo.
- Sí.
- Ya estoy en casa.
- Sí, Iñaki.
- (Snif, snif)
- No llores, pobrecito mío.
- Es que, es que... lo he pasado muy mal.
- Ya lo sé, mi amor. Pero ya ha pasado todo, ya se ha acabado. Nunca más te van a hacer daño. Malditos...
- Lo he pasado tan mal, he sufrido tanto.
- Ya, ya.
- He echado tanto de menos Euskadi. Amo tanto, tanto, a Euskal Herría.
- Ya lo sé, tesoro. -
Ella sonríe, conmovida.
- Y pensar que hay gente que no la quiere, que no la ama.
- Es gente mala. Gente vendida, sin sentimientos. No son vascos.
- No, no lo son. -
Él mira por la ventanita los verdes valles y los hayedos. Le corre una lágrima por la mejilla y ella se la seca. Poco a poco él relaja el gesto; parece que va apareciendo una sonrisa.
- Ppfff...
- ¿Qué pasa, amor, de qué te ríes ahora?
- No, nada, que me estoy acordando del Chemari, que me dijo que me iban a hacer una fiesta, con tarta y todo.
- Ay va.
- Sí, y ya sabes cómo es el Chemari, que es un cachondo mental...
- Sí.
- ... y en la tarta iban a poner ¡veinticinco velas!
- ¡¿Veinticinco?! Ja, ja, ja.
- Ja, ja, ja...
- Ja, ja, ja... Ay, Iñaki, estoy más orgullosa de ti, tengo tanta suerte... ¡cuánto te quiero, cielo mío!

No se rían, porque es para llorar. Es para empezar a llorar y no parar.

-------------------------------------------------------

Nota del 03.03.07:

Publiqué este post con dudas, porque no estaba nada seguro de haber conseguido expresar lo que tenía en la cabeza, y en un día he tenido tiempo de comprobar que las dudas estaban justificadas. Creo que el resultado deja bastante que desear y por mí suprimiría esta entrada, pero eso borraría también los comentarios (algunos verdaderamente interesantes), y prefiero no hacerlo.

Así que déjenme decirles en claro, ya que no he sabido hacerlo literariamente, que mi propósito no era otro que llamar la atención sobre lo aberrante que es que alguien de esa calaña hable de sentimientos. Oírle decir a la señorita de marras que su querido novio se había emocionado etc., etc., por mucho que tras sus palabras hubiese la intención de dar un titular a la prensa y conmover a su manada, me hizo preguntarme, con tanta indignación como pena, si sería cierto, si el asesino de veinticinco personas y su orgullosa novia, o cualquiera de los que lo esperaban para darle el recibimiento de un héroe, estarían tan desquiciados como para, a la vez, emocionarse con su tierra y creerse buenos por ello.


46 comentarios:

  1. El humor (después de la ley) es la mejor arma. ¡Lástima que el asesino y su novia no sepan leer!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/3/07 22:52

    pero...¿de dónde ha salido esa estúpida conversación?

    ResponderEliminar
  3. la del serrin2/3/07 23:23

    Vi en televisión una entrevista (con camara oculta, claro)que le hacían a un etarra que había matado a un hombre ,que a su vez, le había salvado la vida de niño.Decía que no tenía nada contra él,solo que era un chivato y que como estaban en guerra le había tocado a él.No satisfecho con todo esto,monta una cristalería en el bajo de la vivienda de la viuda para que vea todos los días la cara del asesino de su marido.¡Otro asesino hijo de puta!

    ResponderEliminar
  4. No ha salido de ningún sitio, obviamente.

    FPC, chica del serrín, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El que esta conversación ficticia pueda ser real forma parte del problema y de la solución. Resolver la situación sin más daños de los que ya se sufren, no debe ser fácil y creo que con proclamas y declaraciones de principios --suficientemente claros ya-- no hacemos más que complicar un asunto en el que pescadores de toda ralea esperan hallar un pez gordo que les sacie para siempre.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3/3/07 00:45

    La eurodiputada socialista Bárbara Dürkhop, viuda del senador del PSOE, Enrique Casas, asesinado por ETA en 1979, considera que la concesión del segundo grado a De Juana ha sido “correcta y muy valiente”. Califica de “inmoralidad” los ataques de Rajoy al Gobierno a costa de las víctimas, ya que no puede “hablar en su nombre”, y menos en su caso: “él excarceló al asesino de mi marido cuando no había cumplido ni 17 de los 57 años de su condena”.

    ResponderEliminar
  7. Con todo esto de las "apatrias" y los viajes y demás, hemos perdido la fabulosa ocasión de conocer las tierras, los mundos y las personas de España.

    Querido Porti, si piensas que por lo más remoto alguien nacido en euskadilandia puede mantener esa conversación de "novios" es que estás en la más absoluta inopia.

    No tienes ni la menor idea de cómo se comunican, luego manifiestas, evidencias en ese diálogo, que ignoras absolutamente lo que pueden sentir.
    Ni idea.

    Lo que no quita para que mi opinión respecto a ese asesino sea la que és, la que parece que tenemos todos.
    El resto... son la leyes de este Estado de Derecho, que desgraciadamente son las mismas para todos, lo que pone difícil a los "hombres de bien" ejercer la venganza.

    Beso.
    M.

    ResponderEliminar
  8. Si alguien se cree que este post pretende algo parecido a protestar por la decisión del Gobierno está equivocado.

    Miranda, creo tener una idea aproximada de lo que toda esta gente, su mundo, piensa sobre el tema, su tema, pero ya me suponía (y tú me lo has confirmado) incapaz de ponerme en la cabeza de estos dos, probablemente no sólo en esto sino en cualquier faceta de la vida.
    Desde luego, tienes razón al decir que no sé cómo se expresan. Y seguramente eso me impida tener una idea precisa de cómo sienten; pero no sé si mi empatía llega hasta querer conocerlos más íntimamente...
    En cualquier caso, no prentendía ser un diálogo realista.

    Me sorprende más eso que dices de que ningún vasco puede mantener esta conversación de "novios"; ¿por qué, exactamente?, ¿te refieres al tono, al fondo, o a todo?

    (Me iba a meter al fondo del asunto, pero creo, por lo que tú y yo hemos hablado desde hace tiempo, que no es necesario.)

    Sobre lo último que dices, te remito al primer párrafo del comentario.

    Beso, M.

    ResponderEliminar
  9. Pues hace tiempo más o menos por encima te conté la forma de ligue local, que trasladada a una relación estable, varía mínimamente.
    Comentaba que aquí te das cuenta de que le gustas a rabiar a un chico cuando te hace "eup!" desde la acera de enfrente. Y que si un día en el colmo del amor te da un empellón "aupa!" que te saca de la acera, es ya de casar...
    Así que eso con el roce se transforma en un tipo de conversación corta, parca más bien de apelativos cariñosos, que como mucho sería cosa de llamar "lastana" a la propia.
    Esa larga conversación bajo esos parámetros (recuerdos, montes y valles y patrioterío, y cucamonas entre ambos) es un tipo de relación de mariconeo impensable.

    Es más, ya puestos, no verás nunca a ninguno de la famosa mesa de Batasuna, hablar de la Tierra Vasca así, ni mucho menos del amor que sienten por ella.
    Eso lo hacen los poetas y los cantautores, ese gremio. Un gremio que colocan en la apala (balda, estantería) cerca del titiriterismo pepero. Lo respetable es el bertzolari, eso sí.

    Pues eso...eup!

    M.

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que yo tampoco alcanzo a entender muy bien el sentido de tu post. No comprendo su ironía, su fondo ni su forma. Hoy, de todas formas, estoy espeso y no tengo mi mejor día, así que lo volveré a leer mañana.

    Sí que comparto contigo un sentimiento: las ganas de llorar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. No me parece que haya que convertir el blog de un anfitrión tan generoso e inteligente como Portorosa en la urna de un referéndum, pero a mí, que conste, me ha parecido divertido el comentario. Y creo que las razones ya se han dado: la primera, por lo que dice FPC acerca de la fuerza del humor; la segunda porque el humor les vendría de maravilla a esos que Miranda describe (y supongo que con toda la razón) como practicantes de unas artes amatorias tan particulares (¡lo que me hubiera gustado aquí una ilustración del profesor Luri acerca del amor y del cortejo desde los tiempos de nuestros padres de Grecia!) y la tercera razón, porque si es verdad, como dice Alexandrós, que “con proclamas y declaraciones de principios —suficientemente claros ya— no hacemos más que complicar un asunto en el que…”, tu comentario Portorosa me parece un guiño distendido, que desdramatiza con ironía el problema y no añade más ruido al canto de grillos general. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¿Qué quieres?
    Pues yo aun tengo la sonrisa en la boca con el chiste que has montado.

    ResponderEliminar
  13. Todos, en un momento dado, podríamos sentir emoción al regresar a nuestra casa. Y todos quiere decir todos, los buenos, como nosotros, y los malos, como De Juana Chaos, Ramón Mainar y Farruquito. La cuestión es otra y tiene que ver con el Código Penal, ese instrumento tan eficaz contra ladrones de supermercado, tiradores de bolso y drogadictos, y tan ineficaz para asesinos, maltratadores y concejales de Urbanismo. De Juana, nos guste o no, ha cumplido su condena, ha estado un año y medio en prisión preventiva por dos artículos de prensa, patéticos pero artículos, para los que se pedían 13 años. Es decir, que si matas a 25 personas pasas 18 años en la cárcel; si escribes dos artículos, por muy mierda que sean, te caen 13. Muy triste y revelador de la situación de esta España que mi admirado Henry Kissinger definió de la mejor manera que se puede: "África empieza al sur de los Pirineos". Pues eso. De República bananera. O chocolatera.

    ResponderEliminar
  14. javier castro3/3/07 21:23

    Un verano que andábamos a la quinta pregunta en vez de acercarnos a Camboya a ver los templos de Ankor, mi Inma y yo nos fuimos a Tenerife una semana (en un hostal residencia que en invierno debía ser un nido de estudiantes). Allí notó molestias al tragar y yo bromeaba que sería cosa del mojo picón o de un resfriado cogido por enseñar el etcétera en las playas nudistas del sur. Pero no. Resultó ser un cáncer de esófago en fase 3, extendido con catorce metástasis por ambos pulmones y toda la cadena linfática llena de no se sabe el qué. Los médicos la dieron seis meses de retozar. Pero yo creo que las charlas en las que yo le hablaba al tumor y le decía que no fuera maligno, que fuera Benigno (Inma tiene un tío que se llamá así) y besos y risas, o la pura y dura suerte hicieron su efecto y parece que la cosa de la quimio y la radio funcionó para extrañeza de los propios médicos. Así que se pudo intentar una operación increible (más peligrosa y dificil que un trasplante de corazón) que se llama esofagectomía completa con interposición de colon. Vamos un cortar y pegar de muy señor mío. Diez horitas de pasillos en el gregorio marañón batiendo mi propia marca de maratón.
    Pensareis que a cuento de qué suelto este tomate.
    Es por lo del caldo. Hoy todos los periódicos hablan del famoso caldito que se tomó anoche de Juana Chaos. Como aquel otro de mi Inma.
    Estaba la pobre llena de tubos por todos lados y después de semanas de alimentación parenteral y con sonda gástrica, ante todo el equipo, él médico mandó que tomase su primer caldo. Para qué voy a contaros la expectación. Era como un derbi Atlético-Madrid. Y el caldo aquel milagroso, en vez de irse por los costurones o descosidos le cayó a mi santa hasta los piés, como decimos por aquí. Fue glorioso. Las manos todas huesecillos sosteniendo el caldo en una especie de tuperware y cucharada a cucharada hasta el fondo (días más tarde ya pedía que le pusieran fideos cabellín que son los que prefiere) . Llamé a mis hermanos, a mis amigos, a todo el mundo para contarles lo del caldo. Llamé a uno al móvil y me contestó medio dormido desde Los Angeles donde estaba de vacaciones. Yo lloraba con lo del caldo y recordaba a mi abuela que siempre decía que una comida sin sopa no es comida, o a mi madre que de estudiantes nos llevaba a madrid caldo casero.
    De Juana se tomó anoche su primer caldo.
    Espero que aprenda a saborearlo, a saber lo frágil que es la vida y lo bueno que sería una bañera sopera para todos: que los 25 que mató también pudieran tomarse su caldo.
    Que nada vale más que la vida.
    Un saludo a todos, que tengo que hacer la cena.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, lo primero, con perdón, es lo primero: Javier, me has puesto la piel de gallina con tu historia; me alegro infinito de que todo saliese tan bien entonces, y, en fin, ojalá alguno de aquéllos energúmenos te hiciese caso.
    Un abrazo enorme. Y, si me lo permites, un beso para Inma.

    Miranda, tienes razón, ya me habías dicho algo. Pues parece bien triste, al menos desde fuera; aquí los gallegos no es que vayamos piropeando en verso, pero bueno, eso que cuentas suena fatal. El hecho es que esa frase de la dichosa novia, que yo creo que tenía toda la intención mediática, me hizo imaginarme algo como lo que he contado, poco más o menos.

    Si os parece, voy a añadir un párrafo al post, porque creo que necesita alguna aclaración.
    Ni pretendía hacer gracia, ni pretendía ser un acertijo. Quería expresar algo bien claro, pero se ve que no he sabido hacerlo.

    (Manuel, si no eres el escritor fácil, creo que no sé quién eres; así que, por si acaso, bienvenido.)

    Besos y abrazos a todos.

    ResponderEliminar
  16. A mi me gustó el post. Y además ponía el dedo en la llaga de la perplejidad. ¡Resulta que no son monstruos las 24 horas del día! ¡Tienen novias, emociones, ayudan a cruzar las calles a las viejecitas, etc, etc...!

    Una vez dije -y me abuchearon por ello- que el terrorismo etarra era fruto de un exceso de amor. Hoy pienso lo mismo: de un exceso de amor a la patria. Algunos aman tanto a la patria que no les queda en el corazón espacio libre para los compatriotas. ¡Y mucho menos para los españoles, que por definición son los que odian a la patria humillada!

    Por cierto, me ha emocionado la confesión de Javier.

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Gregorio.
    No sé si será sólo exceso de amor; parece también defecto de otras cosas.
    Lo de Javier es muy emocionante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Homo sum, humani nihil a me alienum puto.

    Esa es la declaración de intenciones de este blog, sin embargo, y sin ánimo de enmendarte la plana, parece que el caso de De Juana no lo has llevado a la práctica del todo.

    No voy a ser yo el que defienda a alguien que ha matado a 25 personas, pero sí quiero decir que no es el demonio, que es alguien como nosotros: un hombre que en unas circunstancias determinadas decidió hacer lo que hizo; pero, luego, entre asesinato y asesinato, hacía lo mismo que los demás: leía, dormía, reía, amaba, comía, bebía, respetaba a su madre, ayudaba a sus amigos, miraba los partidos de fútbol...

    Es fácil caer en la trampa. Nos presentan a alguien como malo, como insuperablemente malo, para que podamos descargar sobre él todas nuestras frustraciones y no miremos los problemas que generan esos actos de maldad o simplemente no miremos a otro lado. Porque es un hecho que la supuesta independencia de Euskal Herria no afectaría lo más mínimo a ningún españolito que vienes/al mundo te guarde Dios. Es fácil decir que De Juana es un asesino, en presente, cuando en la mayoría de los casos después de un tiempo, que coincide con el cumplimiento de la pena, se les llama, como mucho, ex-convictos. Con De Juana, no.

    Pinochet,por ejemplo, que mató a muchísima más gente que De Juana, no era considerado asesino por la mayoría, incluido Manuel Fraga. Ni siquiera fue juzgado.

    Y por los asesinatos del GAL, que mató a más personas que De Juana, nadie ha cumplido ni siquiera la mitad del tiempo que De Juana ha estado en prisión.

    ¿Hay asesinos más asesinos que otros? ¿Hay asesinos que dejan de ser asesinos cuando cumplen la pena o incluso sin cumplir ninguna pena?
    ¿Es más secuestro el de Ortega Lara que el de Publio Cordón? ¿Es perdonable que Pío Moa fuera de los GRAPO pero no que Otegi fuera de ETA?

    En fin, no hay verdades absolutas, ni siquiera estoy seguro de que lo que digo sea cierto, pero la unanimidad en temas concretos me mosquea, sobre todo, cuando se aplica en unos casos y en otros no. Y, sobre todo, cuando alguien quería sacar beneficio de este ejercicio maniqueo.

    Hay un vieja historia que dice que Alejandro Magno capturó una vez a un pirata, y que le dijo:

    -¿Cómo osas molestar al mar?

    -¿Cómo osas molestar al mundo entero?-contestó el pirata-.Yo tengo un pequeño barco, por eso me llaman ladrón. Tú tienes toda una flota, por eso te llaman emperador.

    ResponderEliminar
  19. Muy bien el post, Porto. Yo también me fijé en eso; el tío se emociona al entrar en su tierra. Qué buen patriota; ¿habrá un cielo para estos aberztales?

    Y felicito a Javier Castro por su comentario; no hay nada más qué decir. Un saludo a Inma, también. Gracias.

    "Que nada vale más que la vida."

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Mabalot, a eso me refería.

    Tato:

    Distinto, muy distinto, es comprender por qué alguien hace algo, por malo que me parezca, o saber que yo en otras circunstancias podría haber caído tan bajo como cualquier demonio, o apiadarme de él a pesar de mi desprecio porque sé de la vulnerabilidad de todos nosotros, distinto es todo eso, a considerar inaceptable hacer juicios, a no creer que sea posible, en algunos casos, señalar qué está mal, por muy consciente que yo sea de no estar en posesión de la verdad, por muchas dudas que tenga mire a donde mire.

    Y a este hombre lo señalo.

    También señalo a otros, y, Tato, no creo tener que hablar de todos ellos, que abrir el post con una lista de todos los demás malvados, para referirme a éste.

    Fíjate, ya sé que era un ejemplo, por decir algo, pero parece que de Juana a veces comía y bebía celebrando muertes (que sí, que no ha sido el primero ni el último, pero es), y que la madre de Chaos, ésa que debería respetar, se pasó muchos años cuidando a la viuda (o madre, no recuerdo) de un asesinado por ETA. Y no ha intercedido nunca por él. No parece que, cuando no estaba matando a alguien, fuese un hijo más, un buen chaval.

    De Juana no es alguien como nosotros; podría serlo, y nosotros tal vez podríamos parecernos mucho a él, pero no lo es. Y, desde luego, no es como cualquiera de los que, en peores circunstancias que las suyas, son capaces de no caer tan bajo y consiguen ser buenas personas.

    Nada de lo humano me es ajeno no significa que todo lo humano sea igual de bueno, que no haya buenos y malos comportamientos. Lo que significa es que debemos intentar comprender, y no juzgar desde las alturas sino bajar y tocar, y mirar detrás de las miserias, y no olvidar que algunas vidas son muy duras.
    Pero, teniendo eso muy presente, a menudo (no siempre) es posible distinguir el bien del mal.

    (En fin, no sé si es necesario insistir en esto, realmente.)

    Por último, y por si persiste esa confusión, te remito al primer párrafo de mi segundo comentario, el de la respuesta a Miranda.

    Te agradezco tu comentario, de verdad.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  21. Estamos en el mismo barco. No tengo ninguna duda, amigo. Sin embargo, para mí el tema De Juana está muy claro y me extraña todo el revuelo que se ha montado. (Gran parte de la culpa la tiene el PSOE por no haber hecho lo que ha hecho ahora cuando lo tuvo que hacer).

    De Juana cometió unos asesinatos, fue juzgado y condenado y ha cumplido su condena y tiene que ser puesto en libertad. Eso es lo que le pasa a (casi) todos los que actúan como él, y eso es, en teoría, lo que garantiza el famoso "estado de derecho". Lo demás es buscar votos o intentar sacar provecho de otro modo.

    ¿Cuántos asesinos salen a la calle cada día, cada mes, cada año, después de haber cumplido su condena sin mostrar arrepentimiento por lo que hicieron?

    Un abrazo fuerte, Portorosa.

    ResponderEliminar
  22. Estoy de acuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo4/3/07 13:36

    Hay, además, otra cosa de la que apenas se habla. Siempre se incide en el respeto a las decisiones judiciales, pero se evita admitir en público que la judicatura es fundamentalemnte conservadora y sus fallos (joder con el nombrecito)se verán influidos por ello. El otro día leía en un blog que las cartas de de Juana no distan mucho de los artículos diarios de Jimenez Losantos, porque al fin y al cabo no se trata de hacer un juicio moral de De Juana, sino de juzgar su delito de amenazas; otro ejemplo, en un juicio reciente al propio De Juana Inestrillas fue expulsado de la sala gritandole: "¡mírame a los ojos De Juana, que va a ser lo último que veas!", ¿no es eso acaso una amenaza?, ¿no constituyen delito?. Otra cosa que clama al cielo es que un personajillo como Alcaraz estrecha la mano de Inestrillas sin ningún pudor, aún que se trate de un individuo de una catadura moral que pongo al mismo nivel que De Juana.

    ResponderEliminar
  24. Bueno, Anónimo, pero es que los conservadores también tienen derecho a la vida, y hasta a un trabajo digno, ¡incluido el de juez! Y si coincide que la mayoría son conservadores, pues sus decisiones también lo serán, y no cabe hacer valoraciones al respecto, creo yo.

    En cuanto a las amenazas, yo no sé de leyes, pero creo que tienen distinta consideración dependiendo de si proceden de un individuo cualquiera que las profiere a título individual (valga la expresión), o lo hacen del seno de una organización terrorista, como es el caso. Y a mí me parece lógico, porque no suponen lo mismo, en principio.

    No sabía lo de Alcaraz e Ynestrillas, pero contribuye a perfilar la catadura moral, como tú dices, del primero.

    Un saludo (y, si repites, sería mejor que firmases con algún nombre, para poder identificarte y no confundirte).

    ResponderEliminar
  25. Enhorabuena, Javier Castro, por su comentario. Conmovedor. Paso por circunstancias similares. No es fácil.

    José Tato González. No es esto. Mire: De Juana ha cumplido su condena por los famosos 25 asesinatos: es evidente. Un Código Penal de mierda: el Código Penal que había. Pero el muy torpe luego escribió algo que usted llama artículos y yo, errado, también los he llamado así en otro momento. ¿Qué ocurre? Que si yo violo a un par de muchachitas de trece años, me caen muchos años de prisión. Pero yo estoy en la cárcel y escribo un artículo para el periódico. Un artículo en el que yo cuento lo mucho que me gusta la hija pequeña de una vieja vecina. Y que si la niña sigue poniéndose esas faldas yo, al salir, no respondo. Bien: eso ya no es un artículo. Eso es una amenaza. "Sacad vuestras sucias manos de Euskal Herria, o sino os quedaréis sin ellas". Bien. Esto no lo escribe un catequista extremeño. Si lo escribiese un catequista extremeño no tendría tanto valor. Lo escribe un señor que ha dejado sin manos a mucha gente. Y que después de más de diez años en prisión pide langostinos y champán para festejar un tiro en la nuca y se hace pajas viendo la cara de una madre enterrando a un hijo: no sé cómo se le llama a esto, pero no es un hombre: es otra cosa. Entonces a este preso se le piden 96 años de cárcel por las amenazas: una gilipollez. Luego doce: otro sinsentido. Y finalmente tres, que es una condena más lógica. Y, mientras, él se ha puesto en huelga de hambre para exigir una revisión de su situación penitenciaria. Para que le dulcifiquen la vida. Se lamenta en The Times: "Es muy duro no llevar una vida normal". Y el Gobierno, legalmente, puede pasarle al segundo grado y llevarle al País Vasco, para besar los prados. Pero no es un preso que haya tenido una buena conducta: ha sido condenado de nuevo, fíjese. No es un tipo al que se le vea arrepentido. Él ha hecho lo que debe por su patria, de ahí la emoción al reconciliarse con ella. Y no se le ocurre nada mejor para lograr su objetivo que ponerse en huelga de hambre: o sea, iniciar un pulso y sentar las bases de un chantaje. Y al Gobierno no se le ocurre otra cosa mejor que hacerle caso y ceder por razones "humanitarias". Ya lo sé: no somos lo mismo que ellos. Pero esto no era necesario. Este guiño absurdo dos meses después de que nos hayan puesto dos cadáveres calientes en medio de una tregua. Esto no es así. No queríamos un mártir y les hemos devuelto a un héroe. Les hemos entregado a un señor que ha iniciado un pulso con el Estado y lo ha ganado: él solito, sin apenas músculo. Y ahí los tiene: con la bandera al hombro celebrando la victoria. ¿Es legal? Claro. También lo sería que cumpliese íntegra su condena, y además de legal, sería menos repugnante.

    Sé que estamos en el mismo barco. Y como lo estamos, discrepamos civilizadamente. Un saludo.

    Otro a ti, Portorosa. Me ha encantado el añadido que le has puesto a la entrada. Qué dignidad. Es muy valiente arrepentirse de algo que uno ha escrito y mantenerlo pese a todo.

    ResponderEliminar
  26. Gracias, Manuel. Si borrase todos los textos de los que me he arrepentido...

    En cuanto a tu comentario, ya ya he aclarado que no prentendía protestar por la decisión del Gobierno, pero confieso que la razón es que no tengo una opinión formada (me faltan datos, seguramente, y por eso el post se limitaba a hablar de los protagonistas). Sí diré que no entiendo que la huelga de hambre influya en una decisión como ésta. Y no por ser de Juana el que la ha mantenido, sino porque teniéndola en cuenta me parece que se sienta un precedente nada aconsejable.
    Tu versión me parece razonable y razonada, y me gustaría leer una réplica igual de convincente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. javier castro4/3/07 19:05

    Imaginaros como anda uno de desocupado que hasta he intentado contar mis libros, aunque luego, aburrido, preferí medirlos constatando el sorprendente dato de que he tengo en casa 98 metros y 11 cm de libros, que formarían puestos uno sobre otro una torre de la altura de un edificio de unos 23 pisos) Es lo malo de estar en paro: que uno tiene todo el tiempo del mundo para enredar o para opinar y al final voy a ser como el perejil en las recetas de Arguiñano que cae en todos los guisos aunque las más de las veces sea cosa de adorno y no de sustancia.
    Os pido perdón por volver a entrar pero necesito daros las gracias por los besos y muestras de cariño recibidas. Esta vez no son los ocios sino la emoción lo que me ha traído aquí.
    A Manuel, en especial, querría darle un abrazo fuerte y desearle mucha suerte y ánimos. Tu comentario me ha encantado.
    Un beso a las chicas y gays y un abrazo a los demás.

    ResponderEliminar
  28. ¿Perdón? ¿Perdón, dices?
    Yo, personalmente, no puedo sino agradecerte que entres, que entres y opines; sobre todo si lo vas a hacer tan bien como antes.

    Oye, ¿no son ésos muchos libros?

    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  29. javier castro4/3/07 21:19

    Los libros, como los besos y los bígaros cocidos nunca son muchos. Pero la verdad es que sí que hacen una familia numerosa como las de antes, que parece que de noche se reprodujeran. Para los amantes de las estadísticas el record lo tiene de momento Azorín con 256 cm de libros seguido por Galdos con 186 cm. Otros son más cortitos pero se hacen de querer como Cunqueiro con sus 55 cm.
    Un librero me contaba que en Cáceres sobrevivimos algunos buenos ejemplares de esa rara especie que somos los compradores de libros y me contó que un abogado que era también de los de la cuerda, había puesto un tresillo frente a la ventana de su biblioteca (vive en un primero) para, antes de entrar en casa, lanzar el libro recién comprado por la ventana y que aterrizase mullidamente, evitando así el pobre hombre la regañina de la parienta que le tenía ya prohibido, o al menos controlado estrictamente, lo de los libros.
    Cuando el editor de los libros de Juan Chaos dice que éste es como Cervantes un hombre que escribe sobre las cárceles, y que nadie crítica a D. Miguel y no sabe por qué si lo hacen con De Juana, no sabe que los libros tienen que ver con la vida. Que nacen y, si los dejas, crecen y se multiplican cosa mala. Que sirven incluso para resucitar a la buena gente que ya no patea estos andurriales: para hacernos reir en amistad con Montaigne o desear tomarnos un ribeiro bajo esta lluvia con D. Álvaro Cunqueiro. Siempre se ha dicho lo de que no hay que finar sin hacer las tres cosas clásicas del libro, el árbol y el hijo. La gente disfruta con estas tareas (sobre todo intentando lo tercero) porque son cosas que crecen y como decía Juan Ramón se quedarán - junto con los pájaros, el pozo y todo lo demás- cuando nos hallamos ido.
    El señor de Juana tiene que aprender que matar es como intentar escribir usando el lápiz por la parte del borrador.
    Un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  30. Javier, estoy asombrado por la calidad de sus comentarios de los últimos días. Cada vez que lo veo, merece la pena leerle.

    Supongo que ha habido un lápsus, y que en éste último quería decir metros y no centímetros. En ese caso, veo que supera usted con creces a don Álvaro. Y, por supuesto, con muchos no quise decir demasiados. ¡Pero es que 98 m son muchos metros!

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  31. "De Juana cometió unos asesinatos, fue juzgado y condenado y ha cumplido su condena y tiene que ser puesto en libertad."

    Es evidente que con la ley en la mano eso es así.
    Ahora bien: el fiscal, cumpliendo con su trabajo, buscó un resquicio legal para que este individuo cumpliera más años, como hace un buen abogado para conseguir todo lo contrario, lo consiguió gracias a una metedura de pata del recluso en un ataque de prepotencia de los suyos. El Supremo, después de mil peripecias y basándose en la peligrosidad de un asesino masivo amenazando por escrito le mete tres años más. Hasta aquí, que yo sepa, es todo legal. Luego viene el gobierno y, sin que nadie sepa en que se basa, le da un beneficio penitenciario.
    El preso no ha hecho nada para merecerlo, en todo caso todo lo contrario, también ha reconocido no arrepentirse de sus actos diciendo que volvería a actuar de la misma manera, se ha saltado normas y ha decidido poner voluntariamente fin a su vida... todo un cúmulo de circunstancias que demuestran que el gobierno no ha errado.
    ¿Por qué el gobierno ha actuado así?
    Solo hay una explicación a eso: debilidad a la presión de HB.
    El preso, de haber actuado en silencio y sin romper la disciplina carcelaria podría disfrutar de los beneficios carcelarios, pero eso no es lo que deseaba, eso hubiera sido una rendición para su enferma mente. El preso ha preferido poner al gobierno en jaque para demostrar a los suyos su victoria y la debilidad del contrario, jactándose de haber matado a veinticinco y al estado de derecho.
    Así de simple, amigo mío.

    ResponderEliminar
  32. Cuando supe que De Juana viajaba en ambulancia camino de "su" tierra y de SU prisión atenuada, instantaneamente, vi en mi mente el rostro de Miguel Angel Blanco. Y una mezcla de angustia y derrota agrias como la bilis me invadió.
    Hemos perdido, pensé, cada vez van a pedir más y más....
    ¿A donde nos lleva esto? ¿A una prolongación de ausencia de atentados que nos beneficia a todos pero que puede llegar a mantener ciertas urnas y pesebres? ¿A un nuevo modelo de Estado que se construye sobre las muertes de inocentes y las presiones de las minorías sin contar con la verdadera opinión de los ciudadanos?
    O, ¿nos acerca, tal vez, al modelo batasuno? No olvidemos las palabras de Otegui ayer: ellos desean un Estado independiente, socialista y euskaldun. No creo que nadie necesite que se le aclare que persiguen su propia dictadura, su "verdadera democracia", como ellos la denominan desde hace 30 años.
    Como algunos de vosotros habeis explicado muy bien, el caso de DJC puede entrar dentro de la aplicación de la Ley. Pero que algo sea legal, no siempre significa que sea justo, ni siquiera conveniente, y ni tan siquiera humano o aceptable.
    En fin, siempre que puedo manifiesto mi convencimiento de que no se puede dialogar con fanáticos como se hace con gente normal, sencillamente porque no lo son, sus distorsiones necesitarían años de terapia.
    En este momento me siento muy pesimista en cuanto al fin de ETA, presiento que habrá más muertes y más pisotones a nuestra dignidad, ojalá me equivoque.
    Portorosa, entendi perfectamente tu post, a mi también me llamó mucho la atención esa declaración de sentimientos...lástima que no sienta en otra dirección.
    Gracias por tu espacio y un abrazo.
    Kaken

    ResponderEliminar
  33. Gracias, Pau; gracias, Kaken. Los dos habéis sido clarísimos.

    Perdonad que yo no os conteste, pero ahora mismo sólo repetiría cosas que se han dicho, sin aportar nada ni aclarar siquiera mi postura. Tengo que pensar en el tema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Creo que llego un poco tarde a este corrillo -bajo la persiana el viernes al mediodía y no abro la pantalla hasta el lunes: así que ha sido hoy cuando he leído el post-. Me apetece participar -nos bullen a todos demasiadas cosas por dentro estos días ante la dichosa noticia-, pero, al mismo tiempo, me invade una paralizante pereza. Tiene uno la impresión de que a propósito de ciertos asuntos todos caemos en el error de manifestarnos no por dialogar, sino sólo para escucharnos a nosotros mismos, como para reafirmarnos en lo que pensamos diciéndolo en alto. Hay demasiada gente instalada en las trincheras. El viejo dicho de que se es dueño de los silencios y esclavo de las propias palabras, tiene una variante casi grotesca en España, la de que por muy estúpidas que sean las palabras que alguien diga, si es alguien considerado relevante, enseguida muchos se sienten en la necesidad de hacerlas suyas, de esclavizarse bajo la estupidez dialéctica del timonel de turno –político, columnista o tertuliano-. Así nos va.

    No sé si el diálogo imaginado por Portorosa podría ser verosímil, porque se me hace imposible imaginarme, ni por un instante, lo que puede pasar por la cabeza de cierta gente. Me temo que, además, el problema es que tampoco pasa demasiado. Tengo la impresión de que su sintaxis mental carece de subordinadas. Que su proceso reflexivo, de haberlo, no va más allá de la endogamia. Que la empatía la practican en el espejo. Entiendo, por ello, que, después de escrito, Porto haya pensando en que no valía la pena el esfuerzo. Esa duda tiene parentesco con la pereza de la que hablaba yo al principio de este comentario.

    Pero a pesar de todo, supongo que algo hay que hacer para merecernos un país más habitable, más sensato; un lugar que se vaya haciendo no según las ocurrencias del gobierno de turno o el capricho de la minoría airada que se levante de patas en cualquier esquina del Estado; una sociedad que pueda acceder a una información menos parcial y alineada; donde la discrepancia, argumentada, sensata y educada, pueda ser posible incluso entre los nuestros –valga la expresión, aunque no la comparta-.

    Un cordial saludo para todos.

    ResponderEliminar
  35. A la vida no solemos pedirle demasiado. Mucho menos a la información ofrecida por los medios de comunicación. Nos dicen algo y no nos paramos a pensar si es coherente o posible.

    Con la literatura, o el cine, es más fácil. Todos encontramos los fallos de guión, y las historias inverosímiles las olemos a cien metros.

    Si alguien escribe una novela y cuenta que un etarra después de un asesinato pide champán y langostinos, pierde toda la credibilidad de que dispone. ¿Dónde los pide? ¿Al servicio de habitaciones de la cárcel? ¿Lo elige en el menú especial del día? ¿Lo encarga por teléfono?

    Nunca he estado en la cárcel, pero creo que es imposible pedir langostinos y champán. A no ser que, sabiendo que era imposible, lo pidiera para dejar patente su maldad, que también podría ser. Aunque la mayoría de las cosas que se cuentan de De Juana son conjeturas, historias más o menos truculentas (¡masturbarse mirando la cara de las víctimas!), pero a las que no se aporta ni una sola prueba. Se supone que es malvado y ya está. Todo lo que se diga de él es poco.

    Lo único probado son los 25 asesinatos, y con eso es suficiente para demostrar la catadura moral del individuo. NO hace falta decir más. Pero, insisto, cumplió su condena y ya ha pagado por los crímenes que cometió. Si es justo o no, ya es otro tema. Es la ley. No hay discusión posible.

    El caso es que aquí se ventila otra cosa, por supuesto. De Juana importa poco. Hay un grupo que quiere conseguir de nuevo el poder y para ello no hace más que utilizar todo lo que está a su alcance. Aunque mienta o caiga en contradicciones tan alucinantes como la que nos ocupa.

    Ejemplo:

    El etarra Iñaki Bilbao, condenado a 52 años de prisión, que quedaron reducidos a 30 por efecto de la acumulación de penas, y de los que efectivamente cumplió 17, salió de la cárcel el 28 de septiembre de 2000, siendo Angel Acebes ministro de Justicia y Mariano Rajoy ministro del Interior. El 21 de marzo de 2002, Bilbao asesinó al concejal socialista de la localidad de Orio Juan Priede.

    Si en realidad importara lo de ceder al chantaje o lo de traicionar España, este caso tampoco se hubiera producido. Pero, insisto, se está buscando otra cosa. Y lo malo es que están contaminando la calle y confundiendo a gente de buena fe.

    ResponderEliminar
  36. “Con motivo de la jubilación forzosa del franquista forzosa del franquista antivasco Tomás Caballero y como celebración extraordinaria, solicito se me proporcione por demandero:

    1 botella de champán (francés)
    1 tarta
    1 kg de langostinos

    Melilla a 6 de mayo de 1998”

    Helo aquí.

    Lo de la paja sí es cosa mía. Él simplemente se solaza con gusto viendo las “caras desencajadas de los familiares” en los entierros, según una carta intervenida.

    No me hace falta que me hable del PP ni de lo malos que son. Eso no es lo que nos ocupa ahora. Créame cuando le digo esto: no es necesario ser de derechas para discrepar con la prisión atenuada de De Juana.

    Un saludo.

    M.

    ResponderEliminar
  37. Leo el artículo el día 5, una vez publicada ya la aclaración y por tanto con ventaja.

    Coincido con la confusión de portorosa, tanto en la sentimental (¿cómo te puedes emocionar por un paisaje y no por una muerte?) como en la de si es correcta la actuación del Gobierno.

    Me permito aportar una duda que me surgió viendo a la novia del preso por televisión. ¿Qué edad puede tener esta chica? Él ha pasado casi 20 años en prisión. ¿A qué edad se conocieron, en qué circunstancias? ¿Puedes enamorarte de alguien que mataría a tu vecino por sus ideales?

    Preguntas que me hago desde la más absoluta ignorancia.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  38. Nueve años tenía la moza cuando el mozo entró en prisión. Se conocieron porque ella es miembro del colectivo de apoyo a los presos. Sí, puedes enamorarte. Es más: hay psiques a las que les ayuda. El morbo del plomo. La querencia por el champán francés. Las jubilaciones. Todo eso.

    ResponderEliminar
  39. Por cierto, José Tato: acabo de ver su perfil en Blogger. Es usted de Badajoz (Extremadura). La alusión que hice en un comentario anterior al “catequista extremeño” la hice sin saber esto, por poner un ejemplo de alguien lejano al País Vasco. Pude haber utilizado Andalucía o Murcia. Lamento la coincidencia y le ruego que me disculpe: no era en modo alguno una alusión personal. Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. D.R., me parece de lo más acertado, tu comentario.

    Tato y Manuel (ya sé tu opinión, Manuel), yo no tengo dudas de la legalidad de la decisión, como no tengo dudas de lo insuficiente que me parece que alguien con sus cargos sólo pase encerrado lo que él ha pasado (porque creo que debería cumplir cadena perpetua, o como se llame en realidad, y salir cuando fuese un anciano), ni de la sinrazón que había en que por los artículos tuviese que cumplir una pena no mucho menor que por los 25 asesinatos.

    La duda viene con la decisión de concederle la prisión atenuada (¿se dice así?) debido a sus circunstancias particulares: su salud, y (añado yo) la trascendencia política del caso. Porque sí estamos ante una decisión graciable, no ante un procedimiento automático.

    A bote pronto, me parece inaceptable que se ceda ante la huelga, y no por ser él, como ya he dicho, sino porque se sienta un precedente que, salta a la vista, puede ser utilizado por cualquier preso para salirse con la suya, con tal de que sea capaz de mantener una huelga parecida el suficiente tiempo.
    (Lo que no sé es qué pasa cuando el enfermo se recupera y todavía le queda condena por cumplir. Supongo que volverá a prisión, ¿no?)
    Pero, por otra parte, parece ser que si seguía así a éste le quedaban semanas de vida, lo cual a mí personalmente no podría importarme menos, pero entiendo que para el Gobierno plantee una situación complicada. Además, quiero decir una cosa: el Gobierno no puede aceptar el reto, el pulso; no digo que no pueda ceder, no, sino que no lo puede aceptar; el Gobierno debe estar por encima de eso, debe aplicar la ley y punto, y en su margen de decisión debe hacer lo más conveniente, no lo más ejemplar, ni lo que le piden las masas ni sus propios sentimientos, porque el Gobierno también es el Gobierno de los etarras. No hay tal pulso, no puede haberlo, no puede entrar en el juego ése, me parece a mí; no debe decidir en función de la actitud del terrorista, ni pensando en lo que intenta.

    ¿Cuánto le quedaba por cumplir, en cualquier caso? ¿En qué condiciones? Y hablo de la realidad, no de deseos.

    Iván, como ves, no me aclaro nada, tengo mil dudas.

    Un saludo a todos, y muchas gracias por esos comentarios tan buenos.

    ResponderEliminar
  41. Manuel, no hay problema con lo de catequista extremeño, desde el principio supe que era un ejemplo.

    No sé de donde ha salido la carta de petición de champán y langostinos, pero me sigue resultando inverosímil que un preso en primer grado pueda pedir para comer lo que quiera. ¿Quién ha publicado esa carta y con qué fin?

    En fin, tantos años escuchando patrañas me han hecho llegar al extremo de no creerme nada de lo que dicen los medios oficiales. Ejemplo: Hace poco nos contaron que quemaron a dos Hertzainak en una acción de Kale-borroka. ¿Dónde están los dos hertzainak quemados? ¿Existieron realmente? ¿Por qué jamás se volvió a hablar de ellos en los telediarios ni en los periódicos?

    Hay miles de ejemplos, algunos completamente alucinantes y delirantes, pero que se dicen y se creen sin estupor. (Mi favorito es aquel que dice que Fidel Castro es el quinto hombre más rico del mundo. Pero eso es tema para otro post.)

    Respecto al PP, yo no los he citado. He hablado de un grupo al que se le escapó el poder (muy poco), pero no son el PP. En fin, otro día podemos hablar de quién ostenta/detenta el poder.

    De cualquier manera, insisto es que toda esta polémica se olvidará de aquí a nada y todos dirán diego donde dijeron digo. Recordad a Carod Rovira o al famoso plan Ibarretxe.

    ResponderEliminar
  42. A mí me ha gustado (uno que es raro), me ha gustado muchísimo.

    Me ha recordado el ridículo de elevar a lo épico el acto brutal de William Wallace en Braveheart, porque claro, lucha por "la libertad". O el animal de Rodrigo Díaz de Vivar convertido en un noble gentilhombre, por la Cristiandad y por España. El amor al terruño como elemento de poderosa evocación romántica o como ridículo resaltador del caracter caricaturesco de un localismo paleto. No es nada de eso, es un sentimiento y como tal no se juzga. Los medios, los medios y su efecto sobre la comunidad es lo que debe juzgarse

    Respecto a la decisión en concreto -segundo grado para un reo por delitos de amenazas-, estoy de acuerdo, las leyes son las leyes, la decisión tiene tres planos (legal, político, ético) y es debatible pero correcta en los tres, así que se puede debatir correctamente en los tres planos, sin sacar las cosas de quicio, sin darle más importancia de la que tiene, y sobre todo, sin hacer tanta literatura.

    Así que todo mi apoyo a este ejercicio, si hubiera sido capaz, lo habría escrito yo mismo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Y el criticar que una joven se enamore de una figura dibujada como un héroe no me parece objeto posible de discusión. Ella debería permanecer fuera de la discusión, igual que la esposa del nuevo ministro de justicia, por poner un ejemplo. En una historia deben distinguirse los personajes de las personas.

    ResponderEliminar
  44. Pues muchas gracias, Balcius, aunque no estoy de acuerdo (obviamente) con lo que dices de su novia.
    Una cosa es que yo entienda que eso puede pasar (qué mejor prueba de que el amor es ciego... y tonto perdido), y otra diferente que me parezca un claro ejemplo de lo incomprensibles e incongruentes que podemos llegar a ser. Un triste ejemplo, creo yo. Ella misma, y quienes la rodean y han dibujado a Chaos como un héroe.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Si defiendo a su novia no porque me crea que puede tener razón, sino de caballero andante que es uno. Ya ves... el corazón tiene incongruencias etc. Quien más ha ayudado a Chaos a ser un héroe (pues no era nadie y hasta en ETA lo tenían por un socio inconveniente, que es mucho decir) fue la sobreactuación de retorcer la ley para meterle más años de la cuenta. El cabrón lo aprovechó, pero no debería habérsele dado esa oportunidad. El amor es ciego y tonto. La justicia debe ser ciega y punto.

    ResponderEliminar