18.10.10

Costa de Loiba: o Picón

Un hombre sentado en un banco

¡Eh, que soy yo...! Un poquito de caso, ¿no?









Al fondo, muy pequeños, los agullóns de Ortegal



Pero, para que quede claro que Galicia no es mérito nuestro, vean qué había junto a esos acantilados.



Es una fusión de hórreo y barco, como deconstruidos.

No se aprecia muy bien, pero conjuga una estructura arbórea con unos tejados de pizarra típicos, una chimenea historiada al uso y una puerta de madera y reja... ¿castellana?

Unos paisanos nos dijeron que ya se habían gastado más de 100 millones en ella.

Aún no está habitada, pero ya tenía parabólica.

59 comentarios:

  1. La costa me encanta.

    La casa me horroriza.

    ResponderEliminar
  2. Uy, que maravilloso ejemplo de arquitecto técnico metido a arquitecto.

    ResponderEliminar
  3. Brasileiro, disque.

    Es abominable.

    Siempre que veo estas horrorosidades me pregunto qué pensaba el que lo diseñó.

    ResponderEliminar
  4. Bien, Moli, respuesta correcta :D

    Qué rotundidad, Celia. ¿Apostarías (que conste que no tengo ni idea, ni sé cómo comprobarlo)?

    Brasileño, sí. Supongo que ese dato también sirve para impresionar.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, también puede ser un arquitecto de una escuela de provincias...

    lo siento
    soy muy cruel con los de mi especie.

    ResponderEliminar
  6. Otra cosa que me ha pasado por la cabeza es que incluso puede que el diseñador no sea español...quizá de los estados unidos.
    Tiene algo de pseudo-posmodernidad...

    ResponderEliminar
  7. Que es brasileño, te estamos diciendo...

    ResponderEliminar
  8. Parece un "querer y no poder" ser Frank Lloyd Wright.

    Lo de los 100 millones no me merece mucho crédito (salvo que el "arquitecto" se haya llevado 80).

    ResponderEliminar
  9. veo que hiciste buen caso de mi orientación.

    la casa, de haber sido construída por Rem Koolhas hace diez años ocuparía las portadas de todas las revistas.

    no está en situación irregular. Sólo es gratuita, aunque cueste 100 kilos.

    Los arquitectos técnicos no se atreven a tanto. Al menos en provincias. Lo más parecido a esto que ví en Galicia son unos edificios que hay en Santiago de unos arquitectos de Madrid.

    Pero es poca cosa para estropear tanto paisaje.

    ResponderEliminar
  10. Sí, sí, aunque ni de lejos anduvimos tanto como vosotros (por mí, que conste; cada vez prefiero más claramente sentarme a mirar que caminar). Muchas gracias. Me encantó. Y llegamos a Esteiro por el otro lado.

    Esperaba tu comentario. Bueno, la habrás visto: ¿qué te parece? ¿Te gustó? A mí me pareció horrible; y más allí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Las imágenes preciosas. Las vistas que van a tener los habitantes de la casa... ¿a quién le importa, teniendo parabólica?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Si viviera por ahí, querría vivir en esa casa. Hay que habitar siempre en el adefesio, para no verlo cuando te asomas.

    ResponderEliminar
  13. Bienvenida, Elena. Gracias.

    Ya. Bueno, es cierto que es fácil dejarse llevar por los prejuicios y estigmatizar. Por detalles así. Yo lo hago constantemente. Y con la televisión tengo fijación.

    Eso hacía alguien, algún escritor francés, con la torre Eiffel, ¿no? Organizaba picnics bajo ella porque decía que era el único sitio desde donde no se veía.
    A ver si vamos a estar siendo igual de ciegos con el chalet este...

    ResponderEliminar
  14. creo que era Zola, que odiaba la torre, y cuando unos parisinos le encontraron allí, el dió esa explicación.

    Realmente lo mejor es ignorar la casa.

    ResponderEliminar
  15. de todas formas el problema de estas cosas no considero que sea estético, que la casa sea rara o tenga los pilares torcidos o parezca una torre de control de un aeropuerto.

    Eso es solo una consecuencia de, primero, que se pueda construir ahí y, segundo, el afan de no integrarse, de aquí estoy yo, del qué original soy... que, desafortunadamente, impera en la arquitectura de éxito, no solo en España (calatravadas, penes barceloninos y los hermanos Dalton madrileños a la cabeza)

    Para poner a prueba tanta originalidad bastaría imaginarse que la totalidad de los edificios de una ciudad hubiesen sido construidos desde el afán de originalidad más radical, todos expresión "libre" de sus autores, no sometidos a ordenanzas ni a dictados generales de ningún tipo.

    Pues ese enfoque individualista es el que prima en las escuelas de arquitectura. Y a veces se producen estos accidentes.

    Esto no quiere decir que la casa, como objeto, no me resulte curiosa. Simplemente es incompatible con el mundo que la rodea.

    Subscribo la afirmación de Nan, pero para vivirla la menos una vez desde dentro. Aunque reconozco que las arquitecturas de este tipo que he visitado, además de parecerme un derroche absurdo, me cansan.

    Sobre todo porque las lógicas constructiva, funcional, espacial...están sometidas a la intención plástica de sus autores. Y además no suelen resultar espacios agradables, sino tensos.

    Vamos, que me gusta el ángulo recto.

    ResponderEliminar
  16. De picnic abajo, nada. ¡Cenaba todas las noches en el fabuloso restaurante de la primera planta!

    ResponderEliminar
  17. Yo parto de la presunción de que el dueño es el primero que quiere
    impresionar a todo el pueblo, o a todas sus amistades. Tal vez esté en un
    error y esté siendo injusto, pero no puedo evitar ver en algo así pura
    ostentación hortera. Y me imagino que el arquitecto se deja querer
    ("¿Quieres dejarlos con la boca abierta? No te preocupes"), y lo cobra (el
    precio es sin duda también algo de lo que presumir).

    Por otra parte (y creo que esto ya se lo he comentado alguna vez a
    Morelli), lo malo de la arquitectura  (bueno, es un decir) es que, como
    tiene su lado artístico-creativo, da la sensación de que en muchas
    ocasiones la obra se supedita a la gloria del arquitecto, que a menudo es
    incapaz (o no quiere, simplemente) de hacer lo contrario, ponerse al
    servicio de la obra, de la finalidad. Así tenemos que no puedes encargar
    una farola, un banco, una casa o los famosos centros de salud rurales en
    Galicia, sin que el resultado rebose personalidad (o sea, que no pegue ni
    con cola), porque la reacción suele ser: "esta es la mía, voy a dejarlos
    pasmados, ahora van a saber lo que yo valgo"... y se jodió la cosa.

    Supongo que el buen arquitecto es el capaz de destacar sin poner rótulos de
    neón con su nombre.
    Como el buen escritor escribe bien sin dejarse ver en cada frase (con la
    diferencia de que un libro, si no lo abres, no lo sufres).

    Volviendo a la casa, seguro que es curioso vivir en ella. Un rato. Yo no le
    veo el sentido a esas cristaleras en ángulo (la cama estaba contra uno de
    los cristales, una cosa absurda, creo yo...). Pero de todos modos para mí
    lo peor es la estética: simplemente me parece un esperpento que ya quisiera
    Valle Inclán.

    Buenos días.

    ResponderEliminar
  18. Me pregunto, como he dicho antes, qué piensa un arquitecto cuando diseña una casa.

    Yo viví en unos pisos "de diseño" que tenían un enorme ventanal que era inaccesible, con lo cual imposible de limpiar. En su momento pensé: esto lo diseñó un tío y no cayó en la cuenta de que los cristales se llenan de mierda en cuanto llueve.

    Pero la verdad es que es una duda que me surge cada vez que veo algo (como esta casa) que parece haber sido diseñado sin tener en cuenta en lo más mínimo el fin del objeto en cuestión.

    (Me pasa también con la comida: "Mira qué maravilla de ensalada, qué monada pero... cómo carallo se come esto?")

    ResponderEliminar
  19. el debate estético es bastante subjetivo. Lo que no es subjetivo es la racionalidad (la cama que tú comentas) o la economía, o la funcionalidad.

    En los trabajos que no son para la administración, la calidad del cliente es determinante.

    Si el promotor de la casa de la foto hubiese querido hacer una obra integrada, funcional, económica, el arquitecto no se hubiese atrevido a proponer algo tan injustificable.

    Hay estupendos centros de salud rurales en Galicia, ligeros a la vista, bien pensados, económicos accesibles, funcionales, agradables, coquetos...

    Pero tienes razón en que la mayoría son esculturas caras pagadas con el erario público.

    Un ejemplo de como prima la estética son las fotografías de arquitectura de las viviendas. Antes de realizar el reportaje se contrata a una empresa que vacía el inmueble y lo decora de forma minimalista. Lo despoja del rastro de la vida de sus habitantes. Convierte los espacios en encuadres sin contradicciones, representando algo que, con tan pocas cosas, es invivible.

    De todas formas, la estética de la que nos rodeamos es muy anticuada. Basta ver las series de televisión: los decorados de los interiores son propios del s. XIX. Y nuestras viviendas no están muy lejos de ese modelo.

    Has dado con un arquitecto al que la estética le importa muy poco, equivalente a lo justo y necesario. Asi que no sirvo para el debate.

    ResponderEliminar
  20. Pero sí que sirves. Esa es tu postura sobre la estética.

    Yo creo, Filla, que se trata de eso, ¿no? De que la estética pase de ser una variable más a ser la primera y casi casi la única.

    Y que conste que a mí la estética me importa mucho... incluso en los edificios.

    ResponderEliminar
  21. Pues yo cada vez que veía el cristal lleno de mugre me ponía de los nervios... :-P

    Supongo que en el equilibrio está la solución, no? Bueno, por lo menos para mí.

    Digamos que la estética no convierta nuestra casa en invivible.

    (Acabo de recordar que el ventanal del que hablaba tenía manilla y todo. Supongo que esta incoherencia fue responsabilidad del instalador de la carpintería y no del arquitecto, claro...)

    ResponderEliminar
  22. Tambien puede ser que al dueño le guste ese horror y que no quiera impresionar a nadie, me hace gracia que presupongas que quiere impresionar. Presupones mucho tu, ¿No?

    ResponderEliminar
  23. Ya he dicho que podía equivocarme y estar siendo injusto, Paloma. Ya he puesto en duda mi interpretación, aunque lógicamente la considero más probable.

    Presupongo, claro, todos lo hacemos, inevitablemente. Es parte de la interpretación. Si mucho o poco, si bien o mal (que me parece más importante), mal juez soy yo para decirlo (aunque creo que me equivoco muchísimo), pero en cualquier caso aquí hay más de cinco años de opiniones expuestas al escarnio público :-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. los edificios tienen que funcionar y, al final, ser estéticamente agradables.

    No hay ninguna ley física que, a priori, ponga en contradicción lo primero con lo segundo.

    Y en hacer posible esta compatibilidad está el trabajo del arquitecto o del ingeniero.

    Parece una máxima buena para tiempos modernos y económicamente precarios. Pero lo estético, claro, es subjetivo, aunque no tanto como pueda parecer.

    El problema es que los edificios históricos que nos impresionan y nos gustan se pasan esta máxima por el arco del triunfo.

    ResponderEliminar
  25. Bonita es, lo que pasa es que no todo el mundo tiene 16.660 millones de pesetas para pagarse una segunda residencia.


    Sirwood

    ResponderEliminar
  26. Mucha envidia, es lo que hay.

    S.

    ResponderEliminar
  27. Ayer vi esto. Y te sonará raro que haya soñado esta noche con una casa muy muy parecida, pero menos construida.

    ResponderEliminar
  28. Toda la razón, Morelli. PEro primero hay que cumplir lo primero: que sea funcional.

    ¿Y es que nadie va a comentar lo bueno que está tu amigo, Porto? Vaya brazos y envergadura!!!

    (ya sé que la palabra "envergadura es exacta para la foto: "Distancia de los brazos humanos completamente extendidos en cruz". Pero ¿es correcto decirla de un tío, no se pensará en otra cosa?).

    ResponderEliminar
  29. Coño, es verdad, "envergadura", nunca me había dado cuenta...

    No quería sacar yo el tema, pero la verdad es que es un tío excelente, el de la foto.

    Aroa, qué suerte, influir en tus sueños :)

    Yo querría que mi casa me la decorase el que decora las de las películas de Woody Allen; todas.

    Buenos días.

    ResponderEliminar
  30. te refieres al apartamento de Match Point, frente al Támesis, supongo...

    ResponderEliminar
  31. si existiese el verbo "envergar", qué significado tendría?

    ResponderEliminar
  32. Pues no, no te creas. Pienso más bien en los pisos que salen en sus películas de hace más tiempo; los que suelen aparecer como vivienda suya, con una decoración bastante sencilla pero, para mi gusto, alucinante, todo con muchos libros, luces muy acogedoras, etc. Pisos caros y buenos, desde luego, pero sin llegar al lujo del de Match point, ni al de Scoop.

    Pero envergar sí que existe; es un término marinero. Date cuenta de que los "palos" horizontales de donde cuelgan las velas son las vergas.

    ResponderEliminar
  33. Ese maromo con esos brazos eres tu????????????? Y si no eres tu...¿quien es?? y..lo que es más importante..¿ NO quiere conocerme??


    Yo quiero vivir en el apartamento de Woody y Diane en Misterioso Asesinato en Manhattan.... y el de woody en "desmontando a Harry"

    ResponderEliminar
  34. Me alegra haber llamado la atención sobre el tema básico de este post.

    ResponderEliminar
  35. Gracias NáN..ayer estaba distraída con Marketa y Glenn...y no me había fijado..

    ...claro que ahora no podré centrarme en tu post de terror...

    Insisto, Porto.haz el favor de sacarme de mis dudas...

    ResponderEliminar
  36. ¡¡Pues claro que soy yo!!

    Si es que no me hacéis caso. La segunda vez en cinco años que salgo yo en el blog y nada. Desde luego...

    ResponderEliminar
  37. Gracias, NáN.
    Mi ego, que es mi parte más importante, te lo agradece un montón :)

    ResponderEliminar
  38. ¿Eres tú??

    Vale, corrigiendo imagen mental..pensé que eras más canijo...jajajajajaja.

    Estás estupendo..eso para tu ego.

    En fin...

    ResponderEliminar
  39. Gracias. Pues la nuca es mi lado malo... :D

    ResponderEliminar
  40. La calidad de la foto, el enfoque...

    Excelente!

    (Hala! La palabra es fulata. Suena fatal...)

    ResponderEliminar
  41. No deja de hacerme sonreir el vuelco egocéntrico que han tomado los "posts". ¿Qué opina su psicoanalista Allen del tema?

    La casa me parece preciosa: el castillo de un barco que mira al mar. Me parece muy apropiado, visto el entorno. Claro que no sé si como vivienda; parece más bien un Centro de Interpretación Mariña o algo así que justifique el dispendio de millones por parte de alguna administración... Y ¡qué decir del techado de "pizarra do país"! En definitiva, una obra de arte.
    En cuanto a la envergadura, si el banco es estándar, encomiable. No me lo imaginaba joven y alto, la verdad; más bien madurito, entrado en años y carnes, bajito y poco pelo. Vamos, alguien a quien le gustan los libros raros y se dispone a reflexionar en alto impúdicamente. Fíjese que llegué a imaginarme que este era el blog secreto de Juan Manuel de Prada. Desilusionado estoy.

    Saludos desde la irónica realidad.

    "Palabro" de verificación: pierese. Espero que no se refiera a mí, me agrada la compañía...

    ResponderEliminar
  42. ¡Pero si eres un tiarrón del norte! Yo tío bueno ya te imaginaba, más o menos, pero tan joven no (y eso que sé tu edad). Un fuerte abrazo.

    "¡Eh, que soy yo...! Un poquito de caso, ¿no?" ¡Já, já, já!

    ResponderEliminar
  43. Ah, y la calidad del enfoque de la foto, así como el encuadre, que, no sé por qué, creo que es obra de una guapa fotógrafa gallega, verdaderamente extraordinaria, ¿eh?

    :-)

    ResponderEliminar
  44. Y las gafas, ¿qué? Este no ve cinco en un dromedario.

    ResponderEliminar
  45. Bueno, Irónico, que le guste la casa... bueno. ¡Pero que me tome por Prada!

    ¿Posts o comentarios? Supongo que comentarios, pero en cualquier caso no hace falta psicoanalizarse para ver que blogs como este son impensables sin el egocentrismo del autor.

    1,88 y 84 kg. Que lo sepan. Un día pongo una foto sacando bola :D

    En esta la fotógrafa surgió de las aguas, como Venus. Como lo oyen.

    ResponderEliminar
  46. Ya está el otro. Y luego habla de envidia...
    Que sepa que veo perfectamente, que las llevo por el aire intelectual que me dan.

    ResponderEliminar
  47. Un hombre sentado en un banco. Doy fé esa es su espalda. Y confirmo que ve menos que yo.

    Lo siento Porto no me he podido resistir

    ResponderEliminar
  48. ¿Menos que tú? ¡¿Menos que tú?!

    Ja.

    ResponderEliminar
  49. Coño, que una cosa es la bonita canción esa que dice "Mirando al mar, soñéee", y otra quedarse frito en un banco al relente.

    ¿Cuándo se renueva aquí?

    ResponderEliminar
  50. Qué gran película "El Milagro de P. Tinto"

    S.

    ResponderEliminar
  51. Buenoooo, y los enanos, lo mejor de lo mejor. A mí, con que no me pongan 7 novias para 7 hermanos, lo veo todo.

    Usté siempre al quite.

    Es un ejemplo para las nuevas generaciones.

    ResponderEliminar
  52. Y vamos por el 53 (con este) y en el blog del Bremen se anuncia otro post, pero el señorito de los brazos se ha empeñado en que la señoras se los sigan mirando.

    ResponderEliminar
  53. Esta noche, esta noche renovamos el género. Pero no va a ser lo de cortarle el pito, que tuve problemas técnicos. Va a ser un post familiar. Y con el verdadero Portorosa como estrella invitada.

    Buen día.

    ResponderEliminar
  54. jajaja, hoy no me llevo mas que disgustos releyendo tus retomadas publicaciones. Esa playa, creo que es la que está debajo del banco en que te sientas, Loiba... una con la arena oscura y lajas de pizarra, es para mi una de las mas bellas de galicia. En cuanto la casa; que decir... ¡¡que la demuelan!!

    ResponderEliminar
  55. Gracias por vuestros comentarios, la libertad de opinar no esta reñida con el gusto, siempre y cuando sea respetuoso. Me gustaría invitamos a que la conozcáis cuando queráis, y no para convencer a nadie sino para explicar el proyecto, al que le interese. Yo soy el primero en dudar de todo con respecto a este proyecto y si habéis seguido esta obra desde el principio entenderías de las dificultades, sobre todo en el aspecto de integración con el paisaje. Aun todavía necesita mucho de integración y estamos en ello. Soy consciente que nunca convencerá a todos, ni se pretende, porque a final, al que tiene que convencer es a la gente cercana que la disfruta.
    Salirse de la norma suele ser motivo de critica y aunque este nunca fue el objetivo, cuando es de corazón es mas que respetado. Os dejo una pagina para que sepáis un poco mas www.macusso.es
    Saludos

    ResponderEliminar
  56. Buenos días, ¿Víctor?
    Me he despertado con tu correo, y la verdad es que me he sentido un poco mal.
    No te voy a mentir: la casa no me gustó, y viendo las fotos sigue sin gustarme; y, sobre todo, me parece inapropiada para aquel sitio (pero, básicamente, porque el sitio me encanta y la casa, no).
    Pero, releyendo el post y los comentarios, creo que no fui todo lo respetuoso que habría debido. Y me disculpo por ello.

    Un saludo, y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  57. Un hombre le dijo una vez a un profesor mío:
    - Sobre gustos no hay nada escrito.
    - No se equivoque, sobre gustos hay muchísimo escrito, otra cosa es que usted no haya leido nada.
    A mi personalmente el exterior no me entusiasma, considero que una mala normativa puede estropear un buen proyecto, pero vivir en una vivienda tan luminosa y volcada al exterior es incomparable.
    Habra gente a la que le gusten las casas tipicas de la zona, con sus muros anchos para tener buena inercia termica, sus huecos pequeños y la uniformidad de su "tipismo normativo".
    Yo estoy en un momento de la vida en el que prefiero la "utilitas" a la "venustas", agradezco ver proyectos como este, que busquen otro concepto de vivienda y que pongan de manifiesto las carencias y limitaciones de las normativas que nos imponen. Esta casa, a mi modo de ver, habria quedado mejor con otra solución de cubierta, pero la normativa obliga en nucleo rural, cubierta tradicional con material tradicional de la zona (Pizarra).
    ES LO QUE TENEMOS

    ResponderEliminar
  58. Hace poco volvimos por allí. A mis hijos les encantó.

    Un saludo.

    ResponderEliminar