18.6.10

Recycling

Deberían diseñar unos contenedores para el vidrio que, a diferencia de los actuales, no le hiciesen sentirse a uno un vándalo desaprensivo por usarlos.

18 comentarios:

  1. El que tengo más cerca de mi casa está justamente al lado, a dos metros escasos, de un teléfono público. Da mal rollo tirar las botellas cuando una persona está hablando por teléfono con todo el estrépito que hacen al romperse, sí.

    ResponderEliminar
  2. Sí, el estruendo es tremendo. Pero si arrojáramos una botella y no escucháramos el chasquido esperado, ese silencio nos aterrorizaría.

    ResponderEliminar
  3. Es lo mejor para liberar estrés.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creo que es un aliciente, sobre todo para las nuevas generaciones. Tengo un sobrino que disfruta de lo lindo "reciclando vidrio", hasta pone cara de malo.

    Aquí no cuajó, pero creo recordar que en algún país más civilizado había unos aviones de papel que se echaban en la taza del wc para que los niños lo hundiesen con el chorrito. Se trataba de incentivar una práctica cara el futuro.

    Saludos desde la irónica realidad.

    ResponderEliminar
  5. ¡Que gran idea!, seguro que llego a casa relajadísima, eso si, procuraré no hacerlo a la hora de la siesta, je,je

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Buenas!!
    ¡¡Jaja!! El que yo utilizo se encuentra en mitad de una avenida y siempre que tiro las botellas la gente se pone a mirarme como si fuese la primera vez que ven a alguien hacer eso...
    Lo mejor es cuando el contenedor está vacío y tu bolsa llena de botellas grandes.

    ResponderEliminar
  7. A mi siempre me daba grima, cuando en plena avenida florida de Vigo, llegaba el camion a recojer cada cierto tiempo el contenedor de vidrios, algo asi como 10 de la noche y aquello era un ruido infernal, y aun mas mirarlo desde mi piso...

    El camion tenia una especie de grua con unas cuerdas enormes, tipo paracaidas, eso elevaba el contenedor y lo vaciaba de la base hacia el camion, eso era brillante como diamantes, miles y miles de vidrios, botellas, envases hechos trizas...

    Siempre me ponia de los nervios e imaginaba que por mala suerte caia encima de aquellos vidrios...uyyyyyyyyyy, me da grima cortarme.

    ResponderEliminar
  8. Están las 3 R de la salvación, por este orden: Reducir, Reutilizar, Reciclar.

    El reciclaje es lo menos importante, pero absolutamente necesario: hemos abusado y el médico nos da un tratamiento para que no nos duela.

    Pero lo más importante es reducir este abuso de recursos y reutilizarlos.

    Pero ya que estamos enfermos (de consumo), sigamos el tratamiento.

    ResponderEliminar
  9. Casualmente esta fotografía ilustra lo que dice Jesús Miramón. Estoy con Nán en lo de las tres erres.

    Saludos


    http://andan-dos.blogspot.com/2009/12/binefar_08.html

    ResponderEliminar
  10. ¡Exacto, ese contenedor es, justo al lado de un teléfono público!

    Y hablando de las tres erres, echad un vistazo a este magnífico video titulado «Historia de una botella de agua», o el timo contaminante del agua embotellada en los países donde existe el agua corriente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. (No he leído lo comentarios, lo mismo me repito.)

    ¡Qué dices, qué dices! Con lo que mola tirar el vidrio al contenedor en plan destroyer. Yo, como no tengo saco de boxeo y tengo un pelín de estrés, no hay cosa que más me reconforte.

    Besotes.
    Cal.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, la conclusión esta clara: los contenedores son así porque la gente necesita ese desahogo, esa salida de tono, ese rapto de incivismo.

    Sea.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. Sí, sí... ustedes vusotros siempre dando facilidades.

    http://www.20minutos.es/noticia/706932/0/whisky/botellas/rellenaba/


    Sirwood

    ¡Cambio climático, ya!

    ResponderEliminar
  14. Bueno, veo que somos las mujeres en concreto las que necesitamos "ese desahogo, esa salida de tono, ese rapto de incivismo".

    Las chicas somos guerreras.

    Sirwood, seguro que en Betanzos también tienen otro laboratorio clandestino de esos. Madre mía que cogorza me agarré una noche de fin de año con un solo cubata.

    ResponderEliminar
  15. Creo que me he enamorado de tu blog. A partir de ahora te sigo.

    ResponderEliminar
  16. Pues muchas gracias y bienvenida.
    Debes de ser mi lectora más joven; será todo un reto saberte ahí.

    ResponderEliminar
  17. Molinos, es un placer que leas esos posts de hace tanto tiempo.
    Es curioso repasar todo eso desde mi punto de vista de ahora, y comparar, y ver en qué he cambiado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. los contenedores de reciclaje de vidrio son el consuelo burgués al acto de rebeldía.

    ResponderEliminar