4.5.09

Los árboles

En la ventana de una casa junto a la carretera, una señora mira, apoyada en el cristal, los árboles que rodean la finca. Es mayor y lleva puesto un chal, y mira hacia arriba, a las copas que dejan el edificio en sombra. Es sábado por la tarde.

Hace años, llevó muchas veces a su hijo de la mano por aquel monte. También algún sábado. Él la miraba contento, como miraba todo, y le contaba, cada día, lo que iba a ser de mayor. Y se pregunta, mientras escucha los gritos en el piso de abajo y ve su reflejo en el cristal, qué habrá sido de aquel niño entusiasmado y de aquella mujer que no dejaba de sonreír.

120 comentarios:

  1. La vida como un viaje narrativo, la vida como una huerta donde uno planta sus lechugas y las come después, la vida como herramienta para el futuro.
    Así la vemos. Así nos la cuentan.
    Pero a cada rato se presenta acerada. Presente. Única. Como una fiesta que nunca acaba.

    ResponderEliminar
  2. Pues el niño entusiasmado anda en un estado melancólico-moñón...o crisis de los 40, que parece que ande ovulando.
    Porto, háblenos de culos! y haga de el favor de tomar el sol, que se nos está mustiando.

    (El texto es muy bonito)

    ResponderEliminar
  3. Oye, pero en serio
    que el texto es precioso
    lo va a volver a dejar en los buzones?
    deberían ser los mismos, para continuar con la sensación de estupefacción.

    ResponderEliminar
  4. Debería bajar, cogerlo de la mano, llevarlo de nuevo al monte, sentarlo en su regazo, hacerle una regresión hipnótica y/o tirarlo por el barranco. Es broma
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Eh, Celita, que esta vez sí que es inventado. Menos la señora, que sí que la vi, el sábado por la tarde, desde el coche. Y estaba tal cual.

    Gracias. Menos mal que al final dejas ver tus sentimientos :P

    No es mala idea la de los buzones, no... Ya te contaré.

    Koldo, supongo que es otra forma de verlo; y no dudo que preferible.

    ¡Pues no estaría mal, Antonio! A lo mejor el chaval se lo merecía.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. (que me había liao)

    Acabas de escribir un cuadro de Hopper.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué estará pensando mi madre ahora mismo? Glups. Creo que voy a llamarla.

    ResponderEliminar
  9. Joder Porto. Vuelve a la cocacola con cafeina, porque te ha dado un bajón de miedo.
    El hijo le ha dado nietos y están montando jaleo en la planta baja. Ella mira por la ventana para ver si los pequeños pueden salir a desfogarse al monte. Su hijo sigue sonriendo, jugando con los niños, en casa de su madre y después de una comida familiar, en la que se ha zampao unas croquetas ricas, como sólo una madre sabe hacer.
    ¿Qué quieres Porto? No sabes lo que me gustan las croquetas de mi madre.¿Hay un paisaje más bucólico que una bandeja llena?
    Se me fue la pinza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Dos consejos: cambia de buzones para ir ampliando amigos y no te distraigas tanto desde el coche porque un día nos vas a dar un disgusto.
    Tu prima la de Coruña

    ResponderEliminar
  11. Está sabio, cel.lia. Y no podemos interrumpirlo con caca, culo, pedo, pis. Los jóvenes somos así, impetuosos: nos gustan esas cosas. Pero el Señor de Portorosa está ahora abierto en canal y hay que aprovecharlo.

    ResponderEliminar
  12. Buenos días.

    Yo qué culpa tengo si la señora pensaba eso, a ver.

    Princesa, qué honor. Gracias.

    Y gracias, NáN, pequeño...

    Hitlodeo, no te preocupes. Tú sí que sabes de la vida :)

    Niní, tampoco te preocupes tú, que no conducía yo. Y lo de los buzones ya os lo contaré; que hoy es martes.

    Yo esto lo he hecho por la madre de Pcbcarp, que sé que echaba de menos a su hijo.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  13. ¿ Qué quería ser de mayor?
    ¿Lo consiguió?
    Qué años tenía cuando iba al monte con su mamá?

    ResponderEliminar
  14. Perdón...

    Buenos días a todos

    ResponderEliminar
  15. Cada semana o dos cambiaba de idea.

    Ninguna coincidió con la realidad (algunas, con razón, porque incluso quiso ser búfalo o tigre).

    Era muy pequeño: desde los dos o tres años hasta los siete, más o menos.

    Buenos días, Lunita.

    ResponderEliminar
  16. Porto.

    ...

    debería buscanrse una mujer. Pero no en el sentido edípico.

    ResponderEliminar
  17. No hombre, no.
    Una mujer que le abandone no, una que le haga mimitos, le haga sonreir como un bobo, y también le haga cochinadas, por qué no?

    :-)

    ResponderEliminar
  18. Bien por Cel.ia.

    Tendría que ser más de una..creo

    ResponderEliminar
  19. Pues seguramente lo que habia pasado por ambos era la vida. Simplemente se encontraban en otro momento de ella. Sus caminos se habian sanamente separado. Y ni la mujer podia ser la de hacia 25 años ni el chico tampoco. No le podia contar lo que iba a ser de mayor sencillamente por que ya lo era y habia descubierto que el ser no es algo que tenga que ver con la edad. Su ansiada identidad de adulto se habia quedado en agua de borrajas y habia descubierto que para vivir no hacen falta roles.
    Roles no Rolex.

    ResponderEliminar
  20. No, si lo malo es que no se habían separado, y mucho menos sanamente. Los gritos que ella oye son de él; no sé si a su mujer, a sus hijos o a la tele.

    Y desde luego se había quedado en agua de borrajas.

    Y se creía que hacían falta Rolex, incluso.
    En fin, un desastre.

    Pero insisto: ¿yo qué culpa tengo?

    (Sí, promiscuidad o poligamia)

    ResponderEliminar
  21. Vamos, que el niño se había convertido en un infeliz. Uno más. pese a los paseos por el bosque. Lo normal. ¿Por qué lo normal me dará tanto miedo?

    Yo me siento más cerca de mis antepasados de hace 10.000 años que de los de ahora. Por eso mi preferencia es un trío formado por dos tíos y una tía. Noche sí y noche no, con los amigotes al bar. Sin problemas ni censura.

    Cuando nos íbamos de juega a cazar animalotes y volvíamos al refugio que ellas mantenían, lo pasábamos estupendamente tres semanas y ¡hala!, otra vez la panda en marcha con las cachiporras.

    Y pensar que hemos cambiado eso por el dominio, los celos, los complejos de quién mea más lejos...

    (je, jé, ya saqué el concepto "pis").

    ResponderEliminar
  22. Vamos, que el niño se había convertido en un infeliz.
    Pero él no lo sabe.
    La madre sí, claro.

    (La que le espera por eso que ha dicho, ya verá...)

    ResponderEliminar
  23. PROMISCUIDAD VERSUS POLIGAMIA.
    NO LO DUDES. SI PUEDES ELEGIR, QUE SEA PROMISCUIDAD.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo5/5/09 12:19

    A ver..., la tropa galega.
    Si compro pulpo de ese que ya venden cocido en las pescaderías, y está como el chicle, ¿lo puedo hacer con patatas, o se me quedará hecho una piltrafa?
    Respuestas, antes de las 13.45 horas.

    Sirwood.

    ResponderEliminar
  25. Ahora vuelvo...
    Estoy montado la pancarta anti-candidatura olímpica.

    ResponderEliminar
  26. Yo siempre oí hablar de una buena paliza, pero a lo mejor es antes de cocerlo.

    ¿De verdad que necesita pasar por esos calvarios para alimentarse?

    ResponderEliminar
  27. Cueza las patas aparte ya está. si ya está cocido no le añadirña sabor.
    Es un correo urgente de mi pareji, que es el que coninca

    ResponderEliminar
  28. perdón..el que cocina

    ResponderEliminar
  29. Anónimo5/5/09 12:51

    Sirwood, para que quiere volver a cocer el pulpo si ya está cocido?

    Cueza sólo las patatas y santas pascuas, no?

    De todos modos, la (baja) dureza del agua y la paliza previa, en caso de que el pulpo sea fresco, son fundamentales para que esté blando.

    Mi recomendación: si quiere pulpo, tómeselo en un bar gallego. Hay uno en cada esquina...

    ResponderEliminar
  30. Anónimo5/5/09 12:56

    Es que no está blando... es que, a pesar de estar cocido, está duro. Duro y correoso, como el Gene Hackman ese.
    S.

    ResponderEliminar
  31. Anónimo5/5/09 12:59

    Nada, que iba a abrir un Clos Erasmus, pero me lo voy a hacer con Don Simón.

    S.

    ResponderEliminar
  32. Anónimo5/5/09 13:02

    ¿Paliza, dice? Este no estaba ni amonestado.

    S.

    ResponderEliminar
  33. ¿Al refugio que ellas Mantenían?
    No me extraña que sienta más identificado con los de hace 10.000años o más.
    Y lo del trío...

    Xx501. Lo generacional te afecta, creo que demasiado.

    ¿tomar pulpo con san simón?

    ResponderEliminar
  34. Yo no tengo ni idea, y no conozco a nadie que compre pulpos cocidos, de esos...

    Pero si está duro yo lo cocería algo más; supongo que así se ablandará.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo5/5/09 13:24

    Aún me queda Chuck Norris.

    ResponderEliminar
  36. Anónimo5/5/09 13:26

    Luna...que bailamos.

    S,

    ResponderEliminar
  37. San Simón es un queso, no un vino.

    ResponderEliminar
  38. ¿quieres bailar conmigo?
    glub

    ResponderEliminar
  39. Anónimo5/5/09 13:33

    Error: San Simón en un vino de Jumilla.

    S.

    ResponderEliminar
  40. No lo vuelva a cocer y las patatas mejor hacerlas aparte.
    Por cierto, tampoco lo vuelva a comprar así, mejor ir a comerlo a un bar gallego como apuntillaron antes.
    13:35

    ResponderEliminar
  41. No es por molestar a los gallegos.
    El pulpo más rico y mejor preparado lo he comido en León y el mejor pescado frito, lo he comido en Cadiz en las freidurías de gallegos

    ResponderEliminar
  42. Anónimo5/5/09 13:42

    !Coño!, ese es truco: !Hay que apuntillarlo!

    :-D

    S.

    ResponderEliminar
  43. échele un par de monedas de 5 céntimos.
    al pulpo.
    mientras lo cuece.
    se sobreentiende.

    ResponderEliminar
  44. Eso....para rematarlo ;-)

    ResponderEliminar
  45. Anónimo5/5/09 14:01

    Qué grandes amigos tienes, Porto.
    Eres afortunado, disfrútalo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  46. ¿Serán para sustituir al caldero de cobre?

    Si MyT le dice que no lo vuelva a cocer, no lo cueza, que ella sabe (no como otr@s).

    ResponderEliminar
  47. son para sustituir el caldero de cobre, sí.
    si lo cuece.

    ResponderEliminar
  48. Por cierto, hoy el cartero va a volver a llamar.

    ResponderEliminar
  49. No, intriga ninguna, Porto, qué va.
    Pásalo bien, que es lo bueno.
    :)

    ResponderEliminar
  50. si lo cuece otra vez se pondrá más duro.

    Quizás sea demasiado tarde.

    el pulpo bien cocido está un poco duro, es su consistencia ideal.

    ¿son de cobre las monedas de 10 centavos?

    ResponderEliminar
  51. Sobre la historia.
    Creo que lo importante es el momento y complicidad entre los dos, la mágia.

    En casa me llamaban teatrera y el rumbo de mi vida fueron otros y elegidos personalmente y me han gustado los caminos elegidos. al cabo de lo años comprendo a mi familia, soy teatrera hasta la médula.

    ResponderEliminar
  52. Ya me he vestido de lagarterana con sombrero cordobés y estoy preparada para el baile, no tarde que los faldones dan mucho calor.

    ResponderEliminar
  53. por favor
    confírmenme que lo de Luna y Sirwood es una historia de amor con todas las de la ley (y descuentos de iberia incluídos)

    ResponderEliminar
  54. ¡Ah, Carol, eras tú!

    Igualmente. Un beso.

    Morelli, ya digo que yo, de pulpo...
    ¿Centavos?

    ¿Pero usted no puede estarse quieta?

    Bueno, yo me voy. Hasta mañana a todos. Buen día, y buena noche.

    ResponderEliminar
  55. Anónimo5/5/09 14:49

    Fuera de la ley más bien.

    ResponderEliminar
  56. Qué tal estaba el pulpo????

    ResponderEliminar
  57. Anónimo5/5/09 16:21

    Luna, deduzco de su comentario que no ha comido usted mucho pulpo, entonces. O por lo menos no lo ha comido en Galicia.

    Coma la oiga la pulpeira de Melide...

    Manda carallo!

    ResponderEliminar
  58. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  59. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  60. Buenos días.

    Ayer llamó el cartero, por segunda vez.
    El texto: "Los árboles" (o sea, el de este post).
    Destinatarios: creo que repetí uno, más otro nuevo; ambos en el camino de los martes.

    ResponderEliminar
  61. Yo los martes voy a casa de mis padres, y vuelvo a dormir en mi camita pequeñita, y con mi colcha mullidita.

    ResponderEliminar
  62. Usted cállese, decapitadora.

    ResponderEliminar
  63. Tan tierno todo, tan infantil, pero sedienta de cabezas.

    ResponderEliminar
  64. otro día hablaré del Martirio de San Sebastian, o el despellejamiento de Marsias.

    ResponderEliminar
  65. está usted intratable. Si ella solo quería ayudar.

    ¿Y no se le salen los piececitos?

    ResponderEliminar
  66. o prefiere que me centre en heroínas bíblicas del tipo Dalila o Betsabé.
    La mitología occidental está repleta de episodios sádicos.
    :-)

    ResponderEliminar
  67. Nan no se me salen los piececitos, porque es larga, lo malo es que me he acostumbrado a dormir en diagonal, y en una de 90 cm es complicado.
    a Porto no le haga mucho caso, que desde que se está dedicando a la realización de experimentos Situacionistas está de un snob...

    No cree usted que le está saliendo demasiado la vena gallega de la melancolía, la morriña (o saudade)...a veces tengo la sensación de que vive perpatuamente en un banco de niebla, en plan inglés...sólo le falta decir: Darling, have you seen my cup of tea?

    ResponderEliminar
  68. Buenos días.
    prefiero la historia de heidi con sus ovejitas trotando por el monte.

    Besos

    ResponderEliminar
  69. Le vale para un "cruzadito" modesto.

    Cuando empiece con sus episodios sangrientos, le agradecería que lo los sacara de la Biblia, para no afectar a mi infantil propensión propalestina.

    ResponderEliminar
  70. Anónimo6/5/09 11:33

    Pulpo Don Simón
    (para 4 personas)
    Ingredientes:

    Una pata de pulpo cocido Chuck Norris
    ½ vaso de vino blanco Don Simón
    4 patatas medianas
    1 pastilla de caldo de pescado
    1 cebolla
    1 puerro
    2 zanahorias
    pimentón dulce
    pimienta en grano
    azafrán
    aceite de oliva
    sal
    2 monedas de 5 céntimos de euro

    Preparación:

    El día anterior, cortar el pulpo a rojadas; disponer en un plato llano y sazonar con sal, aceite y pimentón. Comprobar el grado de dureza. Guardar toda la noche en la nevera, cubierto con papel film.
    Ya en los fogones:
    Cocer durante 20 minutos la cebolla, las hojas verdes del puerro y las zanahorias, junto a seis u ocho granos de pimienta y media docena de hebras de azafrán. Una vez hecho, colar.
    Pelar las patatas y cortarlas a cachelos. Rociarlas con dos cucharadas de aceite. En una cazuela plana, echar el pulpo junto con medio vaso de vino. Cocer a fuego fuerte y dejar reducir hasta que quede una especie de salsa semiespesa. En ese momento, echar las patatas. Bajar el fuego, añadir una cucharadita (tamaño moka) de pimentón y mantener rehogando durante un minuto, aproximadamente. Cubrir con el caldo anterior. A mitad de cocer, añadir la sal y parte de la pastilla de caldo, vigilando el sabor. Cuando la patata empieza a soltar la fécula, retirar el fuego. Servir con un chorrito de aceite por encima.

    Mientras el plato reposa, tomar las monedas, bajar a la cabina, llamar a Telepizza y encargar una Cuatro Estaciones.
    Receta recomendada para familias con perro sin pedigrí.

    Sirwood.

    ResponderEliminar
  71. Nan, demasiado tarde. Empecé por Judith y Holofernes.

    Sirwood, ánimo.

    ResponderEliminar
  72. :)

    (No, en un banco de niebla permanente no, mujer. A veces también llueve.)

    ResponderEliminar
  73. joé, pues me está dando un hambre. Y no por la pizza.

    Y lo de San Sebastián, con sus flecitas de Karina, ¿no le pone?

    ResponderEliminar
  74. Anónimo6/5/09 12:05

    así que es usted el graciosillo que me mete propaganda en el buzón?

    ResponderEliminar
  75. ¿Todo eso hay que hacer para comer pulpo?
    Cel.lia no seas indiscreta que da corte.

    ResponderEliminar
  76. Que imaginación! Yo ni esforzándome se me ocurriría hacerle eso a un pulpo para cocinarlo.
    Que pena que no entrara ayer Nini, ella si es una cocinitas.
    Pero que tal le quedo????

    ResponderEliminar
  77. Anónimo6/5/09 13:34

    "Pelar las patatas y cortarlas a cachelos."

    Sirwood a usted lo de la comida gallega...

    Aquí, lo que se conoce como cachelos son las patatas cocidas con "monda", es decir, sin pelar, que se comen así con piel y todo.

    Y si prueba con la empanada?

    ResponderEliminar
  78. estoy por ponerme de nombre artístico Celita Calamidad.

    Por cierto, es usted consciente, sr de Portorosa, que en este blog pasamos prácticamente olímpicamente de lo que dice, y que es en plan una tertulia de barrio? bueno, si incluso tiene rincones oscuros en los que la gente se mete mano, cual fila de los mancos!!!

    Sirwood, llame usted al TelePulpo la próxima vez.

    ResponderEliminar
  79. ¡Claro que es consciente! ¿No recuerdas cuando ofreció una siliita de enea, de esas bajas, a quien comentara todos sus posts durante seis meses seguidos?

    ResponderEliminar
  80. Me fascina este blog, Maese Portorosa. Empiezo a pensar que todos ustedes se reúnen en un bar con wifi, porque, si no, ¿cuándo toman cañas? Salud.

    ResponderEliminar
  81. Por cierto, mi madre agradeció la llamada.

    ResponderEliminar
  82. Anónimo6/5/09 22:49

    Internet chivato.......

    Eladio Rodríguez González (Leiro, 1864 - La Coruña, 1949). Miembro fundador de la Real Academia Gallega.
    Decía don Eladio:
    CACHELOS: trozos o cachos de patatas mondadas, que se cuecen en agua con sal, y que generalmente se comen con sardinas.
    --------------
    Marcial Valladares Núñez ((Vilancosta 1821- Pontevedra,1903). Estudioso de la lengua gallega.
    Decía don Marcial:
    CACHELOS: pedazos de patata mondada, cocidos en agua con sal y echados luego en leche, para comer así.
    ----------

    Es decir, cachelo viene de cacho, y no tiene nada que ver con la envoltura de la patata.

    Otro sí, digo: Las patatas se cocinan con piel cuando son nuevas. A medida que se hacen viejas, pierden el agua y la piel deja de estar apetecible. En cualquier caso, mañana llamaré a Portela, a ver qué dice.

    Sirwood.

    ResponderEliminar
  83. Vamos a ver, que vengo a aclarar de una vez y por todas el asunto de los pulpos duros. Los pulpos son unos bichos preciosos, inteligentes y simpáticos; es por eso que tras su muerte se suelen vengar del cocinero en el momento de la cocción. Es lo único que les queda. El pulpo tiene tres puntos de cocción: si lo cuece poco le quedará duro, si lo cuece en su tiempo justo le quedará tierno, si lo cuece mucho le quedará duro otra vez (pero no hay una cuarta fase en la que el pulpo vuelva a quedar tierno, un pulpo es un pulpo, no es la sangre de san Pantaleón o la flauta de Bartolo). Aclarado lo primero y más importante, se supone que el pulpo que venden ya cocido lo ha cocido un señor que sabe los tiempos que debe estar un pulpo en una olla, pero eso es mucho suponer, desconfíe de los cocedores de pulpos que no estén homologados. Todo dependerá del tamaño del pulpo, pero la cosa rondará los 20-30 minutos. Truco hostelero: la próxima vez compre el pulpo crudo y congélelo. ¿Pero por qué voy a congelar un pulpo fresco? me preguntará. Pues para que cuando lo descongele le quede más tierno, pues el proceso de congelación romperá las fibras del mismo modo que pegándole una paliza, como se hacía antaño. Compra el pulpo crudo, lo congela, lo descongela y lo cuece. Y luego recuerde que el pulpo se cuece en un puchero con agua hirviendo y sal y que debe hacer la bonita acción de asustar al pulpo, que consiste en meter y sacar el pulpo de la olla unas tres o cuatro veces. ¿Y por qué debo meter y sacar el pulpo de la olla tres o cuatro veces? me preguntará. Pues debe hacerlo porque si no la piel del pulpo se contraerá de forma asustante y le quedará un pulpo, además de más correoso, menos estético. ¿Que ya ha comprado el pulpo cocido y lo quiere apañar? pruebe a cortarlo en rodajas, échele un chorretón de aceite crudo y métalo un rato corto en el microondas. Luego, lo saca, le echa pimentón y sal gorda (pero no me le eche la sal antes de meterlo en el microondas, que le sacará los pocos jugos que le quedan al pobre pulpo ya cocido). ¿Que ya lo ha probado y le sigue quedando duro? pues entonces coja el pulpo cocido y córtelo en finas chips con un cuchillo afilado, que queden casi transparentes, colóquelas montadas en un plato, échele sal, alguna hierba, un chorretón de limón y aceite de oliva y sírvalo frío. Siempre podrá decir que es un falso ceviche y quedará mas tierno porque con el cuchillo habrá roto las fibras.

    ResponderEliminar
  84. ¡Que vivan los huevos fritos con patatas! Me quedan estupendamente. Y la ensalada de acompañamiento, la clásica: tomate, lechuga y cebolla.


    (Y yo que creía que cachelos era un tipo de patata gallega).

    ResponderEliminar
  85. Buenos días.

    Bueno, creo que S. gana en lo de los cachelos.
    Y Harry en arte culinario y, como de costumbre, en sentido del humor.

    Celia, NáN, Pcbcarp (gracias por lo del blog, y enhorabuena por el acercamiento a su madre), soy más que consciente de que pasan de mí.
    ¡Pero como me canse un día, les voy a cerrar el blog, y a ver qué carallo hacen! ¡Que se van a aburrir más que qué!
    Claro que, con lo que empezaríamos todos a trabajar, lo mismo sacábamos al país de la crisis...

    ResponderEliminar
  86. Harry: no vuelvo a comer pulpo en la vida ¡¡menudo agotamiento!!
    Si le digo a mi pareji que hay que hacer todo eso para comer pulpo, me divorcia.

    Buenos días.

    ResponderEliminar
  87. Don Porto, si nos cierra el blog,haremos una manifestación.
    Otra cosa, que me voy toda la mañana.
    Aparte del blog de Cel.ia que siempre despierta una sonrisa, está el blog de Carolaine que vive en Hong Kong y tiene fotos preciosas; le he pedido que nos cuente cosas del día a día de allí, a ver si nos culturizamos un poco, que ya va siendo hora.

    Un besito y uno especial para S. (risas)
    La palabra de hoy iritaky

    ResponderEliminar
  88. Buf, Luna, ahora me he puesto colorada como un tomate...
    Muchas gracias por lo que dices...
    Qué presión...
    Buenos días.

    ResponderEliminar
  89. Pasaremos, Carolaine.

    Serñor de Portorosa, ¿acaso no ha leído en los periódicos referencias a ese profundo estudio que revela que los que tonteamos un 20% del tiempo en Internet somos un 45 % más productivos?

    Era lógico, no se puede estar dale que te pego dale que te pego y seguir teniendo oxígeno suficiente en el cerebro y seguir siendo productivos.

    DISCLAIMER: si alguno de los que me leeis trabajáis conduciendo, vehículos, sobre todo camiones, o maquinaria pesada, aviones. O si sois cirujanos y tenéis al pobre animalillo abierto sobre la mesa: ESTE ESTUDIO NO SE OS APLICA.

    ResponderEliminar
  90. Buenos días...
    tan temprano y todos aquí otra vez?
    no he tenido tiempo ni de quitarme el pijama...
    Luna, mi blog últimamente está de un soso...

    ResponderEliminar
  91. ¡¿Quién tenía que venir a escribir el comentario número 100?! ¿Quién...?

    Claro, NáN, por eso este blog está subvencionado por el Gobierno, como proyecto I+D+i, y me pagan muchísimo dinero (si no, sí que os iba a aguantar yo...).

    Carol, nada de presión. Las fotos son preciosas y muy interesantes.
    El que quiera verlas, ahí al lado tiene el enlace: Hong Kong Fuiii.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  92. A ver con el cachondeito.
    Sr. de Portorosa, de la manera que me trata usted siempre parezco que sea la benjamina de este blog, que seguramente lo soy, pero no soy una críaja tan terrible, que soy una mujercita con su flamante carrera y preparándose para un doctorado -porque no hay manera de encontrar trabajo de lo mío- y hablo muchos idiomas, y soy culta, y me han publicado un artículo en una revista de tirada nacional -que sólo se vende en librerías especializadas, pero y qué, me lo han pagado- y... y... estoy pasando la crisis de los 30 desde que cumplí 25 y todavía no he llegado ni a los 29 -que me faltan meses- y... y...

    vale
    y qué?
    me ha bajado la regla.
    Una también puede tener sus días tontitos, no?
    Portorosa se nos pone moñon cada dos por tres y no pasa nada!

    ResponderEliminar
  93. Celia, pero, pero... ¡con lo que yo te quiero!

    Y con lo que todos te queremos, que nos alegras siempre el día con tus monerías y tus cabriolas, y tus salidas de niña... ¡Ay, no, no, perdona!

    Yo te respeto mucho, ¡PERO MUCHO!, Celia.

    :P

    ResponderEliminar
  94. ahora me hago la ofendida y me voy al trabajo.

    Pasen un buen día, alejen a Sirwood de los fogones y del Don Simon.

    ResponderEliminar
  95. Ahora que va a alcanzar esa edad, y tiene ese espectacular currículo, permítame que le dé un tratamiento formal.

    He vivido dos veces esa edad y tengo una buena noticia, la segunda fue mucho más interesante. Claro que la primera fue mucho más divertida.

    Si tiene paciencia, y con sus años ya debería, esté atenta a mi mensaje de dentro de 29 años que le advertiré del término que mejor defina la tercera fase.

    (las judit repugnadas me atraen mucho más).

    ResponderEliminar
  96. Anónimo7/5/09 14:49

    Gracias, Harry, por su ayuda. Le debo unas cañas en el Coso.
    A todos los demás, gracias también por su tiempo y comprensión.
    Vuelve Litoral.

    Sirwood.

    ResponderEliminar
  97. Buenos días:
    Me parece que alguno debería invitar por su cumple hoy.

    ResponderEliminar
  98. Vale, Luna.
    Sirwood, háganos un pulpito, hombre, yo corro con los gastos.

    ResponderEliminar
  99. ¡Coño, que me había olvidado de entrar!

    ¿Se lo pueden creer? ¡Estaba trabajando!

    Qué disparate, por favor...

    Buenos días.
    ¿Cumpleaños? ¿De S.?
    Felicidades, S.

    ResponderEliminar
  100. ¿ Es el cumple de S también?

    ResponderEliminar
  101. No sé si será de S., lo he elegido como cocinero experto, pero pago yo porque es mi cumple.

    Ahora, que si paga usted la bebida con todo el dineral que le paga el Gobierno por tenernos distraídos en el trabajo, pues oiga, se acepta, hombre, y gracias.

    ResponderEliminar
  102. ¡Anda, NáN, muchas felicidades!

    ¿Y por qué lo saben los demás? ¿Debería saberlo yo también?

    (En realidad, yo no soy yo, sino un programa desarrollado para estas cosas -como incentivar el absentismo laboral, por ejemplo-, que forma parte de un proyecto de animación socio-cultural muy controvertido. Mis comentarios se generan en base a un muestreo de las palabras que aparecen en los suyos.)

    ResponderEliminar
  103. Lo sé. Me paso por los blog de sus enlaces de vez en cuando y lo he visto.

    ResponderEliminar
  104. Ya tengo aquí el vino, el traje de chulapa puesto y un disco de chotís.

    ResponderEliminar
  105. Anónimo8/5/09 13:42

    Porras!
    Si llego a saber que hoy comemos pulpo de Sirwood no me traigo bocata...

    Felicidades NáN, que los disfrute como hasta ahora!

    ResponderEliminar
  106. muchas gracias! M Y T y los demás.

    Y al pulpo hay que charle prampika, que es la palabra verificadora y suena a ingrediente picante y exótico.

    Y aprovechando que las tres amigas con las que como están de baja, me voy a celebrarlo solo tomándome unos huevos fritos con jamón y leyendo un libro de Nabokov, que es de lo más digestivo. Con vino Don Simón, desde luego, que es el de los restaurantes de menú.

    ResponderEliminar
  107. Pues me parece una magnífica forma de celebrarlo, sí señor.

    Que lo disfrute usted mucho.

    ResponderEliminar
  108. A todos, feliz fin de semana.

    Yo haré todo lo que esté en mi mano para que el mío lo sea.

    Besos y abrazos a mansalva.

    ResponderEliminar