2.3.14

Los egoístas no nos queremos

Esta mañana había escrito esto:

La tristeza del desánimo, de la soledad, de la ansiedad: del vacío. Es increíble y penoso lo mucho, lo totalmente que dependo de los demás. Y no hablo del depender del amor y la amistad para dar sentido a mi vida; eso sería normal. Hablo de hasta qué punto mi autoestima depende de lo que los demás opinan de mí; de hasta qué punto me sostengo sobre la aceptación de los otros. Qué endeble, esta fachada que soy. Qué frágil, qué superficial, qué inconsistente: qué inmaduro. 
Esta ansiedad con la que busco el visto bueno, el halago, la aprobación y hasta, ilusamente, la admiración. La ansiedad que desvirtúa mi interés, que pone en entredicho mi supuesta motivación: solo busco que se me reconozcan méritos, el aplauso. Y en pos de eso trabajo, así, con ansiedad. 
Pero de nada sirve intentar salir de ahí siguiendo el mismo camino: los demás. Por los demás puedo encontrar consuelo o incluso tranquilidad sobre mis temores e inseguridades. Pero solo hasta la próxima vez, hasta la siguiente crisis, provocada por lo mismo y que dependerá de ellos también. Solo yo puedo sosegarme de verdad y con posibilidades de llegar a un equilibrio estable. Solo yo, mi propia opinión, mi grado de satisfacción, lo que piense de mí mismo, pueden proporcionarme (ya que no parezco correr el riesgo de la auto indulgencia) una referencia centrada y serena, libre de los vaivenes de mirar ansioso alrededor.
Por una parte, ser capaz de juzgarme y juzgar mis acciones con la suficiente tranquilidad y sinceridad como para no dejarme zarandear por la primera opinión ajena. Por otra, conseguir que esa calma se traduzca, precisamente, en  madurar y actuar con madurez; en ser y hacer las cosas mejor...

Y al poco rato he vuelto con El arte de amar y me he encontrado esto. Justo lo que necesitaba, me estaba esperando:

La persona egoísta solo se interesa por sí misma, desea todo para sí misma, no siente placer en dar, sino únicamente en tomar. Considera el mundo exterior solo desde el punto de vista de lo que puede obtener de él (...) juzga a todos según su utilidad; es básicamente incapaz de amar. 
(...)
El egoísmo y el amor a sí mismo, lejos de ser idénticos, son realmente opuestos. El individuo egoísta no se ama demasiado, sino muy poco; en realidad, se odia. Tal falta de cariño y cuidado por sí mismo, que no es sino la expresión de su [incapacidad para amar], lo deja vacío y frustrado. Se siente necesariamente infeliz y ansiosamente preocupado por arrancar a la vida las satisfacciones que él se impide obtener. Parece preocuparse demasiado por sí mismo, pero, en realidad, solo realiza un fracasado intento de disimular y compensar su incapacidad de cuidar de su verdadero ser.

No se me ocurre una mejor explicación de mi permanente insatisfacción, que solo causa ansiedad y desánimo, que decir que no me quiero lo suficiente. Ni mejor forma de tranquilizarme y ser mejor con los demás que reconciliarme conmigo mismo de una vez.


22 comentarios:

  1. Amigo, ¿no has pensado en las drogas? Ya sabes... Prozac y demás, no hablo de las ilegales, que son difíciles de conseguir y nunca sabe uno su grado de pureza. :-D
    Por si sirve de algo, es normal que, de vez en cuando te sientas así: ser un superhéroe es lo que tiene, aunque, curiosamente, en tu caso se trata del único superhéroe que siempre es Supermán, porque sus superpoderes también forman parte de él cuando es Clark Kent, y que se tiene que vestir para que los demás lo reconozcan como tal.
    No sé si significa algo... :-P (igual debería dejar yo las drogas, por otra parte)

    Para mí, usted es un modelo a seguir en muchas cosas, por si sirve de algo también.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. :-)
    Claro, claro que sirve. Aunque deba insistir en la necesidad de saber sostenerme un poco más por mí mismo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/3/14 10:07

    Enfrentarse a uno mismo implica valentía y es el primer paso para aceptarnos y mejorar pero lo has hecho sòlo desde un lado , la autocrítica.Me gustarìa que ahora cogieses otro papel y escribas todas las cosas buenas que tienes , yo podría ayudar un poco pero no lo voy a hacer.Empieza a quererte Porto.
    Un beso.B.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4/3/14 13:00

    Hola Porto:
    Voy a entrar a saco, como casi siempre. Podrá parecer que soy abrupta, sabes que no es así.
    Drogas NO. De ningún tipo. Es una forma de engañar el organismo. Dentro de nosotros mismos están los mecanismos. Otra cosa diferente es si queremos usarlos o no.
    Lo único que tienes es la rigidez educacional.
    No te permites un fallo ni ante los demás ni ante ti mismo y eso es terrible. Buscas la perfección y "eso" no existe.
    Seguro que deseas ser un hombre perfecto, un padre perfecto y un amigo perfecto y como eso no es posible, sufres de ansiedad y demás cosas.
    Con lo bonito que es ser imperfecto, cometer fallos, errores y meter la pata de vez en cuando y entender que el mundo sigue girando igual.
    Es una pena que con todo lo bello que te rodea, amor, hijos, padres vivos, te pierdas en elucubraciones que a nada te llevan, salvo a que tu entorno también sufra, aunque tu no lo notes.
    Te quedan dos días para tener en casa a una adolescente que te hará frente y te echará en cara todos los defectos, Los que tienes y los que no tienes. Si no estás preparado para afrontar esos tiempos, mal asunto.
    ¿Por qué eres tan duro contigo mismo?
    Besos

    Luna

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4/3/14 22:52

    Una de proverbios:

    "Concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar. Valor para cambiar aquellas que puedo, y sabiduría para reconocer la diferencia”.


    "Sin una sana autoestima seré como la hoja que arrastra el viento o quema el fuego. No seré un individuo (indivisible) sino un humano escindido por conflictos. No seré acción sino reacción. Seré efecto, no causa."

    Quiérase usted mucho y que esa reconciliación no se haga de rogar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6/3/14 11:06

    ¿De verdad se cree una persona egoísta? ¿De verdad cree que no se quiere? ¿De verdad cree que no le quieren? Mientras lo leía me parecía estar leyendo a una persona con la que comparto mi vida desde hace años y a la que no logro convencer de que la perfección no existe, ni en la familia, ni en la vida en pareja, ni con los hijos, ni con los amigos, ni en el trabajo... Ser perfeccionista implica pagar un precio demasiado alto. Le leía antes de conocerle y cuando le conocí hace unos meses, me imaginaba una persona diferente. Le quiere y le admira tanta gente, aún sin apenas conocerlo, que usted no se puede permitir no quererse a sí mismo. ¿De qué se encuentra insatisfecho? De ser una persona honrada, un buen hijo, un buen padre, un buen amigo, un buen compañero...
    Reconciliarse con uno mismo es un acto que sólo tiene valor cuando se toma absoluta conciencia de lo que significa. Por favor, levante ese ánimo y disfrute de su presente, que a su alrededor tiene a muchas personas que le quieren y que le necesitan.
    Una aperta desde Madrid.
    Elena.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias.
    En eso estamos, B, en eso estamos.

    No eres brusca, Luna. Sé que pronto estaré en una situación que me pedirá estar mejor, y que será mejor que lo esté.

    Elena, aun en caso de que fuera así, que tuviera esos sentimientos a mi alrededor, eso solo demostraría que mi estado de ánimo no sería lógico ni racional. Pero es que yo precisamente creo que estas cosas suceden y se arreglan en otro plano.
    Pero mil gracias.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  8. (Por cierto, ya le lo dijiste entonces, ¿por qué no me imaginabas así?)

    ResponderEliminar
  9. Anónimo7/3/14 00:02

    Se lo diré cuando vuelva a verle, que espero sea en este año, la verdad es que me encantó conocerle.
    Todo lo que tiene que hacer cuando cae, es volverse a levantar.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y yo, lo poco que me como la cabeza con estas cosas?

    ResponderEliminar
  11. Pero es que usted es de Cádiz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo, como si fuera de Cádiz.

      Eliminar
  12. Beso A Beso
    dulcemente
    estoY
    sinTTTiEENDDOTE
    naninioNINO
    nanananaaaaa....


    GN!!

    ResponderEliminar
  13. YTUUUUU


    PALommmAINfiElRaaaaaaaa!!!



    Ga!!!!



    Bye!!!

    ResponderEliminar
  14. My friend!!
    You have a little problem. Love yourself!! Is the best way to love others, because everything that comes out of oneself back again...it´s a circle.

    ResponderEliminar
  15. http://oscurobordedelaluz.wordpress.com/2014/03/26/el-sedentario/comment-page-1/#comment-563

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, NáN, no lo había visto. ¡Qué casualidad!

      Aunque yo no quiero ser ese.

      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Anónimo2/4/14 20:07

    HAPPyEASTer, MESdeAbrIl!!

    -sobre la aceptación de /OTROS
    -mis temores e inseguridaD...


    -
    vacío y frustrado. Se siente necesariamente infeliz y ansiosamente preocupado por -sosegar- la vida "de satisfacciones... que impiden "obteNerse;parece SER preocupantE Uno
    Mismo.mismo, pero, en realidad, solo realiza un fracasado intento de disimular y compensar su incapacidad de cuidar de su verdadero ser.

    No se me ocurre una mejor explicación de mi permanente insatisfacción, que solo causa ansiedad y desánimo, que decir que no me quiero lo suficiente. Ni mejor forma de tranquilizarme y ser mejor con los demás que reconciliarme conmigo mismo de una vez.


    wacht ZZBY!!

    ResponderEliminar
  17. Porto. La perfección no existe, aunque algunos la buscan siempre, va en su carácter. Eso a mi no me pasa.
    Creo que lo que tienes es un bajón psicológico. Suelen aparecer de vez en cuando. Tienes que superarlo.
    Eres un buen tío. Pero yo soy mejor, que enseguida se te sube a la cabeza.XD
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola Porto. Siempre me he considerado independiente emocionalmente hablando. Es más me gusta mucho mi soledad elegida. Y también me gusta estar acompañada. Soy sociable pero selectiva en mis relaciones con los demás. Pero de un tiempo a esta parte, me siento muy vulnerable, no sé si es que con 43 años la vida me está tratando " desde otra perspectiva". Pero al leer tu comentario, me sentí indentificada. Será que después de tanta lucha y entre comillas independencia emocional , ahora no lo estoy viviendo así y mucho menos lo siento así. Creo y considero que es por los hijos. A mí lo que digan de mí, al carajo, pero si es por los hijos: mato. Y esa es mi vulnerabilidad actual. La que tú has descrito. Pero no soy perfeccionista, al revés. Mi mundo es espontáneo, atrevido, no planifinicado y adorando los pequeños detalles de la imperfección. Karmem.

    ResponderEliminar
  19. Divagué en mi anterior comentario..."bla bla bla" y mi verdadera intención era animarte. ( si es que sé y puedo y llego y transmito ).
    Decirte además del anterior comentario. Que yo me vengo arriba, cuando tengo un bajón, simplemente proponiéndomelo. Cómo?. Pues, cuando me levanto ,tras unos días de bajón, me canso y me digo: ¡basta ya¡. Y desde muy temprano me dirijo a mi trabajo respirando, caminando, observando todos los detalles con atención( los que otros días no observo porque mi voz interna rumia y rumia en pensamientos negativos). Y oye, por arte de magia, ese día vuelvo a ver luz, colores...sonrisas. Todas las personas tenemos una parte interna de " luz oscura, pena, melancolía de...de gris". Pero lo curioso es que no todas las personas reconocen tenerla por su educación. A mí siempre me han dicho que les sorprenden ( personas que me rodean) los pensamientos que tengo, mis preocupaciones...porque al parecer no está bien visto que las personas seamos vulnerables, confesemos sensibilidades, susceptibilidades...para mí es un acto de valentía, y para nada de egoísmo.
    Otro ejercicio que suelo hacer, es fijarme en mi camino a casa( siempre caminando, siempre) en las caras de otras personas, parece que van absortas en sus propias tristezas...es raro ver una mírada limpia ( en el buen sentido de la palabra) sin que el dolor aflore en la tez....Somos personas y como tal, somos insignificantes comparado con una ola del mar. Karmem.

    ResponderEliminar
  20. Creo que empatizo contigo. Afortunadamente, el estado de insatisfacción sólo es una cara de la moneda, y debidamente aprovechado, nos ayuda a encontrar lo que debemos pulir para seguir avanzando hacia el estado de completitud y gracia. Abrazo. Ja

    ResponderEliminar