29.11.13

Toletum

Una vez más, mi trabajo me ha movido. Esta semana, a la Ciudad Imperial.

Frío, cuestas y un laberinto fantástico de callejuelas en el que no importaba perderse pues uno siempre acababa desembocando en un sitio precioso.
















9 comentarios:

  1. Ay, Moli, caigo ahora en dónde están los libros de colores...
    Qué pena, con las horas que callejeé solo.

    ResponderEliminar
  2. Volviche? Pagaba eu un café no Parador... café con vistas!.
    L.

    ResponderEliminar
  3. Volvín onte. Ao parador non fun.

    No pude entrar en ningún sitio, porque salía demasiado tarde (¡y todo cerraba muy temprano: antes de las seis!).

    ResponderEliminar
  4. Toletum...no se que me gusta más, si como se refleja la luz del sol por sus rincones o como la envuelve la noche...de todas maneras siempre ne llena los ojos

    ResponderEliminar
  5. Qué pena. Si no le hubieras cedido la armónica a Carlos te la podrías haber llevado. Tocarla en la noche y el frío hubiera sido un puntazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué tal las noches toledanas?
    Tierra con encanto!

    ResponderEliminar
  7. Conozco bien el sitio... nací allí.

    Pero luego me vine ensegía pa Cái (cruse de camino, crisol de curtura), así que no se me pegó musho.

    ResponderEliminar