8.7.07

La pérdida del encanto

No sé yo si, contra todo pronóstico, me prometía algo especial en
Deauville, (...) enseguida me di cuenta de que este antaño legendario centro
turístico, como cualquier otro lugar que visitemos hoy en día, da igual en qué
país o en qué continente, se había desfigurado sin remedio y estaba destrozado
por el tráfico, el trajín de los comercios y un afán destructivo que se
propagaba omnímodamente.


W. G. Sebald, Los emigrados


El turismo barato (y esto, que conste, lo dice alguien que si no fuese por esta popularización de los viajes no podría viajar) ha puesto a nuestro alcance prácticamente todos los lugares atractivos del mundo, y con nuestra presencia éstos han dejado de serlo. Da igual, como dice Sebald, lo lejos que nos vayamos.

Por cierto, ¿qué hacen que no leen a Sebald?

15 comentarios:

  1. Eso, ¿qué hacen?...

    Tomar el sol, si lo hay, tampoco está mal. "Los emigrados" y "Los anillos de Saturno" son en mi opinión lo mejor de este señor alemán, que también fue siempre un emigrado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Maba.

    Pues a mí me gustó más "Austerlitz" que éste (no he leído más).
    Hoy he tomado algo el sol.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es esa contradicción de necesitar vivirlo para conocerlo pero, inevitablemente, cuando lo conocemos, lo transformamos en mayor o menor medida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Por aquí, de sol, poco. Así que, mucho Sebald. Lectura y relectura. Siempre dando en el clavo, portorosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. "Austerlitz" también me parece excelente, y "Vértigo" es muy bueno, ameno en sentido amplio. Salud

    ResponderEliminar
  6. Pues mira.....
    te haré caso , en agosto los emigrados se vendrán conmigo pal norrrrrte.
    Feliz verano a todos.

    ResponderEliminar
  7. Aquí hace el sol justo para mí: hay días de playa, pero sin agobiar, y otros en los que el tiempo permite hacer cosas que el calor haría molestas.

    Que conste, Momo, que yo te aconsejo, antes, "Austerlitz". Pero Mabalot no, claro...

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  8. Yo disfruté mucho Austerlitz y Vértigo.
    Estupenda esa mirada siempre en trayecto, de un lado para otro. Para leer en épocas sedentarias.

    ResponderEliminar
  9. Siento discrepar contigo y con Sebald. Siempre se puede encontrar, incluso en el más aborrecible rincón turístico, un rincón propio y exclusivo para la sorpresa y el encanto.

    No discrepo, sin embargo, sobre la calidad de tu recomendación.

    ResponderEliminar
  10. Es verdad que todo parece haberse convertido en un Benidorm genérico, pero al menos el común de los mortales tenemos la oportunidad de visitar estos parajes. Y, si cierras los ojos o te fijas sólo en un punto e ignoras lo que lo rodea, casi puedes ver cómo era antes de que llegaran los constructores de turno.

    ResponderEliminar
  11. Creo que los maravillosos "Austerlitz" y "Los anillos de Saturno" arrojarían tal velo de amargura sobre el sol -que, por cierto, en Cantabria no es que luzca mucho últimamente- que ya no apetecería tomarlo. "Los emigrados" lo reservo para el invierno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Coincido con Portorosa para empezar a leer a Sebald quizá sea mejor hacerlo con "Austerlitz" y seguir con "Los emigrados".

    Hay otros dos libros de este autor austriaco menos conocidos pero que me parecen muy interesantes: el sobrecogedor "Sobre la historia natural de la destrucción" y esa recopilación de amargos y demoledores ensayos literarios llamada "Pútrida patria".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.
    La verdad es que, a estas alturas, ya no sé quién viene por primera vez aquí, a quién conozco de otros blogs, o a quién no he visto nunca. Dense los recién llegados por bienvenidos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Siempre nos atraerán destinos exóticos o rutas de aventura, pero, cada vez más, tengo la sensación de que el turismo es, hoy, una visita a un inmenso parque temático, vayas donde vayas.

    Y no digamos nada de "comprar un recuerdo", algo típico, para los amigos o la familia. Parece que todos estén fabricados en el mismo sitio ...

    Sin embargo, a pocos kilómetros de tu casa, puedes encontrar rincones inesperados, que permanecen ahí, solitarios, olvidados y ... maravillosos.

    ResponderEliminar
  15. Bienvenida, Celebes.
    Totalmente de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar