10.3.13

On Vidreiro Beach

Bajo el ocurrente juego de palabras del título se esconde un post en el que les voy a hablar de la novela de Ian McEwan que acabo de terminar, On Chesil Beach, y de este fin de semana, pasado en Vicedo después de tres meses sin ir.

[Ojo, si alguien pretende leer el libro o ver la película y no quiere saber el final, que se salte los siguientes párrafos y siga leyendo después de la primera foto.]

Es muy original, esta novela. Porque ahora que la he leído digo sin dudar que es un libro muy triste; pero no lo fue durante la lectura, ya que son únicamente las últimas seis o siete páginas las que lo hacen así. Solo entonces lo que se nos cuenta convierte toda la historia en una triste historia.

Se centra en el final de la cena y principio de la noche de bodas de una joven pareja inglesa, a principios de los años 60. Cuenta parte de sus vidas, de modo que llegamos a conocer bien a los protagonistas, cuenta lo que les sucede durante esas horas y cuenta, en esa última media docena de páginas, lo que les deparó la vida de esa noche en adelante.

Lo que acaba por ser terrible es que los protagonistas cambian su futuro en apenas unos minutos de discusión, por poco más que un arrebato, por no decidirse a pronunciar una frase, por no saber parar. Un problema mal entendido, un enfado, una reacción dolida y la terquedad de no ceder, y todo acaba para siempre. Y en apenas unos párrafos McEwan deja claro cómo, aun sin condenarlos a la desgracia, ese momento de empecinamiento les privará de la felicidad. Y la constatación de que han perdido su gran oportunidad es descorazonadora.

Me ha gustado mucho. Al leerla en inglés no soy capaz de juzgarla desde un punto de vista formal; no tengo criterio estilístico en otros idiomas, desde luego. Pero lo que he podido valorar me ha gustado mucho. Es el tercer libro de este autor que leo y ninguno me ha dejado indiferente.

Les dejo la nota aclaratoria de la solapa del final, que me encanta:

Los personajes de esta novela son inventados y no guardan relación con ninguna persona viva o muerta. El hotel de Edward y Florence -a poco más de una milla al sur de Abbotsbury, Dorset, situado sobre un alto en un campo tras el aparcamiento de la playa- no existe.



Hemos vuelto a Vicedo. Tres meses después.

Hemos ido solos, a mirarnos a la cara, a mirar la vida de frente.

Y ha salido bien, y ha sido maravilloso.





16 comentarios:

  1. "Oh L'Amour, Cherchez la femme (busca a la mujer) " y a las mujeres responsables de la continuación de este mundo...
    El pasado día 8 viernes se celebro a nivel mundial Women's Day, un día para reconocer la supremacía del género femenino; seres muy responsables de que todos estemos aquí... y a la que nunca agradeceremos bastante...
    Dichoso de Usted PortoRosa que ha encontrado a la Mujer con mayúsculas... y como consecuencia la ¡Felicidad y el Amor!

    ResponderEliminar
  2. oh!! como me alegro Porto..de todo, de que te haya gustado el libro que a mí me encantó, de tu fin de semana y de como "suenas".

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Qué buena pinta el libro (hay peli? se titula igual?...me gustaría verla "acompañada") Y qué bonita la costa tb en invierno...Nosotros estuvimos el fin de semana anterior...Me alegro de que vosotros lo disfrutaseis...Ahora, sigue escribiendo, que se te echa de menos. Bss

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bien! (todo, el libro, Vicedo, vosotros, ...)

    Besos gordos

    ResponderEliminar
  5. Creo que Vicedo es el cristal con el que miras, claro. Respecto al libro, al menos mi mujer y mi hija lo han leído, mi hijo no estoy seguro, y yo me lo apunto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Beso gordo, Mary.

    Vicedo es una buena piedra de toque, José Luis, para algunas cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No me asustan los spoilers, así que me lo leí todo.

    Me alegro de que estés escribiendo "Retorno a Vicedo" en clave de sol mayor.

    ResponderEliminar
  8. Me leí este libro no hace mucho. Como mi novia (dentro de diez días, mi mujer) y yo hemos "juntado bibliotecas", yo me estoy leyendo cosas de este tipo y ella está probando con Terry Pratchett. Llamémosle "simbiosis".

    Es un libro desasosegante, que diría Pessoa. Eso sí, yo no me habría atrevido a leérmelo en inglés... en el fondo soy un perezoso.

    Y bueno. En la superficie también.

    ResponderEliminar
  9. Me encontré el artículo que enlazo abajo, "casualamente", en un sitio que frecuento habitualmente, el día que publicaste el post.

    La presión de "lo casual" en mi cabeza me ha convencido de que debía compartirlo.

    En su planteamiento sobre las relaciones (o Eros), el artículo promete más de lo que, al final, ofrece; pero posiblemente puedas encontrar algo de interés en él.

    Por los Beatles te pirras, ¿no?
    Un abrazo

    http://www.rubedo.psc.br/08outrub/workout.html

    ResponderEliminar
  10. Me pirro, sí. Esa canción, traducida como "Hemos de salvar", la tocaron los Sprinters en la boda de mis padres, ¿sabes?

    Voy al artículo.

    Gracias, NáN. Lo sé, que no te quepa duda.

    No tiene un inglés difícil, don Micro. ¿Se va a desfriquizar usted un poquito, entonces?

    ResponderEliminar
  11. Interesante.
    Más por ellos que por mí, creo, pero interesante.

    Para mí: volver a la lucha de opuestos (interna/internos) como motor. Seguro que se me escapan derivadas, pero aun así.

    Impresionante, lo de que el triunfo sobre la naturaleza se paga caro.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Si, mis reparos a compartirlo era porque no le veía una relación directa contigo. Al final, mandó la presión interna a hacerlo. Puede pasar, a veces, que lo central no sea lo importante y se revele algo secundario como relevante con el paso del tiempo.

    ResponderEliminar
  13. Yo me leí ese libro en un tiempo de mar (un verano larguísimo), en una casa de mar, etc etc. La verdad es que me gustó en su sencillez (lo leí traducido, eso sí). Me gustó mucho la historia. Sin embargo he empezado a leer un par de veces otros dos libros de él y no he conseguido avanzar con ellos, seguramente porque no ha llegado el momento.
    Besos, y qué bien, qué bien.

    ResponderEliminar
  14. A mí "Expiación" me gustó mucho (traducido, creo); "Amsterdam" no está mal (me acuerdo a menudo de algunas cosas de ella, lo cual supongo que es buena señal), pero tampoco me entusiasmó.

    El estilo es peculiar, ¿no? El narrador en tercera persona, peri subjetivo subjetivísimo (¿ves cómo presto atención?) me atrae mucho; me parece que da tanto juego... Aunque imagino que es difícil no pasarse.

    Sí, muy bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar